REDES SOCIALES | Noticias | 11 MAR 2010

El ciberbulling saca los colores a Google y Facebook

Google y Facebook, así como otras redes sociales, se encuentran frente a la tesitura de mantener altos los niveles de libertad de expresión o limitar ciertas entradas que realizan los usuarios.
Ariadna González Ortiz

Aunque Google, Facebook y sus rivales han disfrutado de un relativo "puerto seguro" en la persecución por el contenido generado por usuarios en los Estados Unidos y Europa, se enfrentan a un público que está, cada vez más, inclinado a culparlos por la ciber-intimidación y otras transgresiones en línea.

Este puede haber sido el caso de los tres ejecutivos de Google que fueron condenados en Milán, Italia, el 24 de febrero por un vídeo de acoso en el sitio.

El periodista Jeff Jarvis propuso, en su influyente blog BuzzMachine, que el juez italiano, que encontró culpables a los tres ejecutivos de violar la privacidad de un niño autista que fue ofendido en un video, solicite páginas webs para ver todo lo relacionado con el tema.

"La implicación práctica de esto es que nadie va a permitir que se ponga nada en línea porque el riesgo es demasiado grande," escribió Jarvis. "No permitiría poner un post aquí. Mi ISP no me dejaría poner algo en sus servicios. Y esto mata a Internet".

Al respecto, Matt Sucherman, vicepresidente y consejero general de Google, escribió en un blog que la empresa estaba "profundamente preocupada" por el caso, diciendo que "ataca los principios de libertad en que se basa Internet".

Los expertos jurídicos han sido más optimistas diciendo que lo más probable del veredicto en Milán es que termine siendo algo atípico y que no siente precedentes legales en otros lugares.

Pero en la sentencia de seis meses de cárcel el tribunal puede haber provocado hacer a las empresas de Internet responsables del contenido publicado por los usuarios.

"De hecho creo que esto probablemente no es un momento decisivo, porque las condenas violan la legislación europea y en última instancia, serán revocadas", dijo John Morris, asesor general de Washington, DC, del Centro para la Democracia y la Tecnología.

"Estamos muy preocupados por la tendencia en otros países de proponer que los proveedores de servicios de Internet y los sitios web sean los policías de Internet", dijo Morris.

Si la tendencia se mantiene, las empresas se podrían ponerse a la defensiva, obligándolas a dedicar más tiempo a la defensa de estos casos o rechazando llamadas para limitar el contenido de alguna manera.

China controla su web y exige la cooperación de empresas web, mientras que Estados Unidos se ha mantenido como la cara de la censura de los gobiernos más represivos para la libertad en Internet, según algunos analistas.

Aunque a menudo la presión social a menudo viene desde la base, como descubrió Facebook recientemente en Australia. Y es que las páginas de Facebook creadas en homenaje a dos niños asesinados en febrero, Trinity Bates de 8 años de edad, y Elliott Fletcher de 12, se cubrieron rápidamente de obscenidades y pornografía, lo que provocó llamadas a la red social para que sean responsables del contenido de su red.

"Que pasen estas cosas en páginas de Facebook, creadas con el único propósito de ayudar a la comunidad a rendir homenaje por la muerte de dos jóvenes de la forma más horrible, no hace más que agrandar el dolor que ya tenemos” escribió la Gobernadora de Queensland, Ann Bligh, en una carta difundida a los medios de comunicación australianos, y dirigida al CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

Una portavoz de Facebook respondió que la popular red social, que cuenta con más de 400 millones de usuarios en todo el mundo, tiene reglas para comprobar el contenido y cualquier reporte de odio o amenazas se elimina rápidamente.

"Facebook es autorregulable y los usuarios pueden reportar cualquier contenido que consideren cuestionable u ofensivo", dijo el portavoz, Debbie Frost

La persecución de la ciber-intimidación alcanzó por primera vez un punto álgido con el caso de una madre acusada de incitar al suicidio en 2006 a Megan Meier, una chica de 13 años desengañada por amor, atormentándola con una identidad falsa en Myspace.

Lori Drew, madre de una niña con la que se había peleado Meir, fue declarada culpable de cargos menores en un caso federal llamado el "suicidio de MySpace" en los medios de EE.UU., si bien el juez desestimó más tarde su condena sobre la base de que la acusación era selectiva y la ley inconstitucionalmente vaga.

Pero la muerte de Meier y una serie de casos de explotación infantil vinculada a los New Corps de MySpace han ejercido presión al sitio para que aumente sus medidas de seguridad y pueden tener sus costes en su aparente pérdida en la rivalidad con Facebook por el dominio de las redes sociales.

Estas cuestiones apuntan a los riesgos para empresas como Google y Facebook en su intento de conciliar las demandas de rendición de cuentas con la imposibilidad de controlar todo lo publicado en sus sitios.

"Somos una sociedad que espera que las empresas y autoridades asuman sus responsabilidad, y no sólo de sus propias acciones, sino por las acciones de aquellos que están por debajo de ellos", dijo Karen North, directora del programa de Annenberg en comunidades de Internet en la Universidad del Sur de California.

"La dificultad es que hemos creado una cultura de Internet donde las personas se les invita a poner el contenido, pero la responsabilidad recae en ambas direcciones", dijo Norte. "(En Internet) todos compartimos la responsabilidad de vigilar el contenido que nos encontramos para que se mantengan nuestros estándares sociales".

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información