MOVILIDAD | Artículos | 11 FEB 2016

LG Zero: toma de contacto inicial

¿Qué pretende aportar LG con la comercialización del Zero? Un Smartphone de gama media, muy próximo a los 300 euros, cuyo elemento clave radica en el cuidado diseño y en la calidad de acabados: se abandona el plástico en favor de un cuerpo mayormente de aluminio.
LG Zero
Marc Corredera

Si se echa un rápido vistazo a las especificaciones del LG Zero, a uno no le viene a la cabeza que se pueda tener en las manos un Smartphone muy prometedor: las características del procesador, batería, pantalla y cámara son comunes a otros terminales de gama media. ¿Es entonces un terminal que pasará desapercibido?

No debemos precipitarnos y considerar el Zero como un producto algo desfasado técnicamente, más allá de si se está o no de acuerdo con los 279 euros de precio de mercado. Es caro en comparación con otros terminales de prestaciones similares, o incluso mejor dotados en apartados clave como el procesador.

El Zero se tiene que tocar, sentir en la mano, y manejarlo también para ponerse un poco en la piel de los Product Managers e ingenieros coreanos. De hecho, este teléfono LG no se identifica del todo con el diseño característico la marca, aunque en él sea inconfundible la ubicación de la botonera en la zona posterior. 

 

Cuerpo de aluminio

El mimo y atención en los acabados es lo que hace de este terminal algo diferente con respecto a los G2 Mini, G3S o G4c. Lo primero que se revela tiene que ver con el cristal 2.5D que cubre la cara frontal, de buena calidad y amigable al tacto, que se aprecia cuando se desliza el dedo cerca de los flancos (la superficie se curva ligeramente). 

¿Qué tiene de particular este teléfono? El uso de aluminio sólido en un 85% de la superficie, que cubre la zona posterior y los laterales: solamente los extremos cuentan con un componente de plástico, perfectamente ensamblado y con un color metalizado en línea con el resto de la superficie.

El LG Zero marca la diferencia entre un producto "barato" y uno "premium", al menos a simple vista. ¿Te has fijado en los tornillos de precisión visibles en los extremos? El diseño unibody sacrifica el acceso a la batería, de apenas 2050 mAh, aunque ello no influye en las opciones de expansión relativas a la capacidad de almacenamiento: una bandeja lateral permite utilizar una tarjeta micro SD. 

Por otro lado, la ubicación del altavoz en la zona posterior no me parece la más oportuna, aunque reconozco se evita que taponemos la salida del sonido al jugar a títulos como Asphalt 8 o Jetpack Joyride, en los que es necesario disponer el teléfono horizontalmente. 

Un rendimiento mejor de lo esperado

¿Qué es lo determinará si un teléfono móvil deja o no satisfecho a su usuario? El procesador es la clave, y más aún si las funciones que se van a utilizar son exigentes a nivel de potencia. No se puede decir que el procesador Snapdragon 400 Series incorporado en el LG Zero sea la solución más a la última, pero me ha sorprendido lo bien que se desenvuelve y las buenas sensaciones que deja en este caso.

Contaremos con un procesador de 4 núcleos a 1,2 Ghz y 64-bit, al que acompaña una memoria RAM de 1,5GB y una GPU Adreno 305. ¿Será capaz de rendir bien en juegos? La mejor forma forma de comprobarlo es lanzando un juego exigente a nivel gráfico, como Real Racing 3, con el que yo personalmente he experimentado plena fluidez en las secuencias y escenarios bien detallados. Nada que reprochar. 

Con la sombra de los ocho núcleos planeando sobre nuestras cabezas, es difícil no sentir cierto desprecio cuando se habla de menos "potencia teórica", pero con el Zero no hay duda que se sabrá apreciar la aguda respuesta del terminal al moverse por la interfaz, lanzar aplicaciones o pasar el rato buscando información en páginas web. ¿Valoración de la aplicación de Benchmark AnTuTu? 27.968 puntos, menos de la mitad comparado con el LG G4: un valor que no siempre refleja la realidad de las cosas. 

Selfies bien hechas

¿Quien no quiere tomar una selfie decente con su Smartphone? El Zero no me ha dejado indiferente, todo lo contrario. La cámara frontal, con sensor de 8MP y apertura f2.0, proporciona una imágenes muy nítidas en todos los planos, siempre y cuando las condiciones de iluminación sean propicias.

Con muchas pruebas a mis espaldas, este móvil LG creo que no descuida los objetos de planos alejados, lo que aporta valor al resultado final: no es algo tan habitual como se quiera pensar. ¿Y qué virtudes tiene la cámara trasera de 13MP? Una imagen vale más que mil palabras, así que invito al lector a echar un vistazo a mi álbum de Flickr con algunas muestras tomadas con el terminal en pruebas.

¿Dispondrás de autonomía de batería suficiente?

No puedo decir que tener una batería de 2050 mAh no me haya dejado algo frío, pero en la práctica los resultados se aceptan bastante bien. Todavía no estoy en disposición de asegurar cómo se comporta el teléfono tras un día de pleno uso, pero ya he realizado un par de mediciones que dan pistas sobre el comportamiento real. ¿Conifiguración? Wi-Fi activado y brillo de pantalla fijado al 75%:

  • Con Real Racing 3, 20 minutos jugando sin parar consumen una media del 10% de batería. Un valor muy aceptable. 
  • Reproducir 30 minutos de un vídeo de YouTube, con resolución máxima de 1280x720 pixels, supondrá un consumo energético medio del 10%.

El LG Zero puede despertar indiferencia, pues la relación precio - prestaciones no es la más idónea atendiendo a lo que llevan otros terminales con precio de mercado más moderado. En cualquier caso, y tras unas cuantas horas de uso, las impresiones iniciales son muy positivas. 

Puedes leer sobre el resto de especificaciones en la página oficial de LG dedicada a este producto.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información