MOVILIDAD | Noticias | 24 SEP 2013

Google Glass y Galaxy Gear son la sensación ahora, pero la mejor tecnología para llevar puesta está por llegar

El ruido en torno a las gafas Google y los próximos relojes inteligentes, Samsung Galaxy Gear y Apple iWatch, resulta ya ensordecedor. Parecería que no hay más proveedores y productos en el mercado tecnológico actual. Pero muy pronto se verán superados por nuevos y más potentes artilugios para llevar encima.
Samsung Galaxy Gear smartwatch
Tom Kaneshige. CIO

Al menos, esto es lo que sostiene Christian DeFeo, director de distribución online en Newark element14, un comunidad de diseño electrónico integrada por ingenieros. “En vez de llevar puestas unas gafas Google, de 1.500 dólares, que ofrezcan una experiencia de ciencia ficción, sería preferible utilizar un modesto anillo equipado con tecnología NFC que permita, por ejemplo, abrir la puerta del coche”, señala.
“Las gafas Google son un producto elitista para unos cuantos elegidos, debido a su presumible alto precio” sostiene DeFeo. “Creemos que la tecnología para llevar puesta estará mucho más democratizada que ahora”, advierte.
A diferencia del superpotente anillo de Green Lantern, el anillo NFC no intentará hacer de todo. No va a actuar como un miniordenador que presta todo tipo de servicios, del tipo smartphone, sino que será una herramienta invisible y práctica para nuestra vida diaria. Y no se topará con los enormes obstáculos que deben superar otros proyectos más ambiciosos, como Google Glass o iWatch.
Dispositivos “realistas”
Los expertos coinciden en que estos futuros artilugios de alto nivel se toparán con la realidad tecnológica de nuestros días, en especial el consumo de energía y el precio final del producto.
Las gafas Google podrían rondar los 1.000 dólares y los relojes inteligentes de Samsung tienen un coste de unos 300 dólares y además funcionan junto al próximo Galaxy Note 3. ¿Desembolsaremos cientos de dólares solo por mirar a una pantalla de 1,6 pulgadas, cuando disponemos de un smartphone con una pantalla de 5,7 pulgadas?
En cuanto a consumo de energía, estos gadgets inteligentes deben recorrer un largo camino. La tecnología de carga inalámbrica y el aprovechamiento de energías alternativas (como la solar, del movimiento o térmica) aún están en su infancia.
Los smartphones apenas pueden durar un día completo con una sola carga. Las futuras gafas y los relojes inteligentes carecen del espacio necesario para alojar la batería de un teléfono inteligente y no tiene sentido que traten de hacer las mismas cosas. Es poco probable que la gente vaya a querer recargar sus gafas o relojes inteligentes varias veces al día.
Este problema puede evitarse si los nuevos artilugios trabajan en conjunción con un teléfono inteligente, vía Bluetooth. Estos futuros dispositivos dejarían que el smartphone hiciera el trabajo más pesado, como el proceso de datos finales y la conexión a servicios cloud. En todo caso, Samsung asegura que su Galaxy Gear tiene una autonomía de aproximadamente 24 horas.
"Creo que el teléfono es cada vez más central e importante", admite Jef Holove, CEO del fabricante de relojes inteligentes Basis Point en la conferencia MobileBeat que tuvo lugar en San Francisco a principios del verano.
No actuarán al dictado de la moda
Otro conflicto para la adopción masiva de estos productos de gama alta es que pueden quedar sometidos a los dictados de la moda, al ser utilizados previsiblemente por personajes famosos, y tendrían mayores probabilidades de éxito si se desligaran de la industria de la moda, que es totalmente diferente a la industria tecnológica. La moda es mejor dejársela a los Versace y Guccis del mundo y, en cambio, la tecnología para llevar puesta debe integrarse con la ropa de todos los días o al menos no ser elitista.
Permanecer al margen de la moda, o quizás asociarse con diseñadores sin pretender dirigir las tendencias de la moda, puede resultar más útil a la hora de atraer a millones de usuarios que no quieren cambiar su imagen al dictado de los estrenos de Hollywood. Si se limita la funcionalidad del dispositivo para que resuelva uno o dos problemas concretos, además se ahorra energía y el precio final del producto tiende a la baja.
El anillo con NFC se ajusta muy bien a este criterio, pero es sólo una más de las muchas posibilidades que reúne la tecnología para llevar puesta. Newark element14 está realizando un concurso para captar inventores y no ha habido pocos proyectos. Aunque la mayoría de los observadores presta atención a la gama más alta de estos dispositivos, la franja baja del mercado también es un hervidero.
Entre los prototipos que se han presentado al concurso de Newark element14, destacan -por ejemplo- una “gorra de viaje” con brújula integrada y GPS programable para navegación y luces en la parte de abajo de la visera para guiar al usuario en la oscuridad, o un paraguas, aún en desarrollo, que se alumbrará cuando, por ejemplo, un usuario con discapacidad visual se acerque a su casa.


 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información