MOVILIDAD | Noticias | 21 SEP 2006

En busca de un estándar de seguridad para las baterías

Tras los últimos problemas padecidos por diferentes fabricantes de portátiles en relación con sus baterías, un nutrido grupo de marcas de PC se ha reunido para conseguir una batería más segura para sus equipos portátiles. Ésta será un estándar para el segundo trimestre de 2007.
Santiago Carro
Dell, HP, Lenovo, Polycom y hasta una veintena de fabricantes han señalado que están intentando aliviar los miedos de los usuarios después de que algunas baterías llegaran a prenderse fuego debido a un sobrecalentamiento. Sin embargo, todos estos esfuerzos pueden quedar dificultados por culpa del silencio de Sony y, posiblemente, Apple, quienes no se han querido unir a este proyecto, lo que no ayuda a trazar las líneas a seguir.

Sin embargo, desde Sony se asegura que no fueron a la reunión porque nunca fue invitado, ha señalado John Dolak, portavoz de Sony. En cambio, la empresa tiene representantes en campos similares; de hecho, el ejecutivo de Sony, Doug Smith, es el director de un consorcio de empresas que fabrican baterías para portátiles, la Rechargeable Battery Recycling Corp.

El pasado mes de agosto también Dell llamó a más de 4 millones de usuarios de portátiles porque se descubrió un fallo en su batería. Apple hizo lo mismo con 1,8 millones de portátiles. Sony fue quien hizo todas estas pilas defectuosas y culpó el problema a una serie de cortocircuitos causados por un fallo en la fabricación que dejó un rastro de diminutas partículas de metal flotando en las celdillas de iones de litio.

La asistencia de Polycom se debió a que casi 30.000 de sus teléfonos inalámbricos tuvieron que ser llamados a revisión en febrero de 2006. Sony también anunció defectos en las baterías cuando Toshiba también tuvo que llamar a revisión a cerca de 340.000 ordenadores portátiles que, repentinamente, perdían la energía de su batería.

Sin embargo, no toda la culpa puede achacársela a Sony, ya que si los fabricantes de PC hubieran sido más precavidos con sus ordenadores portátiles, las baterías defectuosas no se hubieran recalentado, ha señalado Donald Sadoway, profesor de química en el Instituto de Massachusetts de Tecnología.

Los ingenieros evitan recalentamientos en las baterías de iones de litio con una característica de seguridad, como el microcircuito que supervisa los procesos de carga, algo que permite que el electrolito sea menos inflamable o un espaciador de polipropileno poroso que se derrite cuando se alcanzan altas temperaturas cerrando la reacción química de la batería.

Así, y debido a que muchos fabricantes llaman a los usuarios a descambiar baterías defectuosas, y teniendo en cuenta que existen baterías mucho más seguras, Sadoway se pregunta por qué no se construyen estas baterías dotadas de estos sistemas de seguridad.

El diseño también influye en calentamientos excesivos de la batería. Por ejemplo, se puede calentar bastante más si se sitúa cerca el procesador, que necesita buena refrigeración debido al calor que desprende.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información