MOVILIDAD | Noticias | 28 JUN 2012

Aumenta el interés por las small cells, pero las dudas sobre su futuro persisten

Tags: Actualidad
Las pequeñas estaciones base móviles cada vez llaman más la atención de los operadores que tienen que afrontar de alguna forma el ingente crecimiento de datos que estamos viviendo. Pero, poner en marcha el equipamiento necesario, a coste razonable, resulta aún hoy difícil. Así lo ha destacado en una reciente mesa redonda el responsable de ingeniería de radio en Telefónica Reino Unido, Robert Joyce.
PCWORLD PROFESIONAL

El uso de small cells comenzó a producirse en hogares y ahora algunos operadores se plantean su uso en áreas públicas también, según recoge la compañía Informa Telecoms & Media en un reciente informe. Por ejemplo, SK Telecom en Corea del Sur ya ha comenzado el primer despliegue mundial de small cells LTE, mientras que AT&T, Sprint y China Mobile tienen el compromiso de poner en marcha servicios de small cell 3G, según la misma consultora.

“Tenemos que ver primero todo lo que podemos sacar fuera del entorno de las redes de células, pero lo que encontramos cuando miramos fuera y vemos la incesante demanda de smartphones, tablets, etcétera, es que ese marco ya no está dando abasto”, asegura Joyce

Telefónica está actualmente utilizando tecnología Wi-Fi, pero planea ampliarla para incluir tecnologías celulares en small cells durante el tercer trimestre del año, según Joyce. Incluso en esta nueva área para los operadores, la tecnología en sí misma no es el principal problema. Sí lo son, en cambio, aspectos como las fuentes de alimentación eléctrica o el mejor emplazamiento para los equipos, incluyendo puntos de acceso que permitan recargarse. Esos sí son los grandes desafíos.

“La gente que dispone de espacio disponibles para localizar estos equipos,  se ha dado cuenta de su importancia para los operadores y los precios están aumentando rápidamente año a año, y esto se está convirtiendo en un problema real en todo el mundo”, asegura Mark Newman, responsable de análisis en Informa. Incluso, los centros de exposiciones pueden no estar disponibles para los operadores, porque ya hacen un buen negocio vendiendo acceso a datos, apunta Newman.

Pero lograr este acceso es sólo el primer desafío. Por ejemplo, en Londres la capacidad para hacer llegar suministro de luz está sometida a rigurosas pruebas y situar este tipo de equipamiento en la ciudad también está restringido, así que Telefónica tiene que pagar “un ojo de la cara” para ofrecer acceso, asegura Joyce.

Mientras algunos operadores prueban con varios tipos de small cells, la situación económica también está impactando en estos desarrollos de forma negativa. “Las small cells son algo muy interesante en potencia para la industria móvil. Pero, al mismo tiempo, tenemos que ser muy realistas sobre las posibilidades de los operadores para permitirse desarrollar estrategias en este campo, dado que los ingresos del operador en los mercados occidentales están estancados”, asegura Newman, quien cree que el despegue del mercado llevará dos o tres años.

El final del camino para los operadores llegará cuando consigan tener una red que sea capaz de tomar decisiones inteligentes dependiendo de las condiciones de los usuarios. Por ejemplo, incluso si los usuarios están en la cobertura de una red small cell (con Wi-Fi, 3G o LTE), no tiene mucho sentido conectarlos a ella si están en movimiento, para eso es mejor utilizar una red móvil.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información