MILLENNIALS | Artículos | 11 OCT 2016

Tatchi, un puente online nos acerca offline

Tags: Apps
Una app de factura española nos avisa cuando estamos cerca de nuestros contactos o de personas afines.
Captura de pantalla de Tatchi.
Captura de pantalla de Tatchi.
Manuela Astasio

Carlos Artal maneja con soltura las últimas estadísticas globales de actividad móvil: 2.000 millones de personas se conectan en el mundo una media de tres horas diarias a las redes sociales. “Son datos brutales”, dice, pero añade que siente que, aunque cada vez estemos más conectados, también estamos más solos. Él es el CEO y fundador de Tatchi, una aplicación lanzada hace tres meses que pretende, precisamente, ser un puente entre esos dos mundos, el offline y el online.

Disponible en descarga gratuita para iOS y para Android, Tatchi, que toma su nombre de una palabra japonesa que significa “cercanía” y “relación”, es un radar desde el que detectar, mediante el teléfono móvil, la cercanía física de personas afines. La aplicación se sincroniza con la agenda del smartphone y con otras plataformas como Facebook, Twitter y Xing (la integración con Instagram está en camino), y permite saber si coincidimos con nuestros contactos en aquellos lugares por los que pasamos.

No solo con ellos: también posibilita, si así lo deseamos, contactar con otros usuarios con los que tengamos algún interés en común, aun cuando no los conozcamos. Cada usuario puede ver qué intereses existen en Tatchi a su alrededor y crear otros nuevos. De momento, el balance es muy positivo para el equipo: en tres meses de funcionamiento se han creado alrededor de 28.000 intereses, que van desde el predecible ‘cañas’ hasta otros usos como ‘vendo bicicleta por 70 euros’. “En cuanto selecciones algún interés puedes ver a gente a tu alrededor que los comparta, con la que puedes empezar a chatear sin saber quién es, solo que estáis cerca. Si os sentís cómodos, podéis quedar”, cuenta Artal. Queda en nuestras manos decidir si la utilizamos para tomar una cerveza, para captar un inversor o para ligar.

El principal desafío al que se enfrenta la app es el de conjugar todo lo anterior con una de las grandes preocupaciones del usuario actual, la privacidad. “Para nosotros, es clave”, indica Artal. Por eso, la aplicación ofrece la posibilidad de configurar por capas o niveles muy personalizados la información que queremos que se muestre de nosotros. Por ejemplo, todos tenemos a alguien en Facebook al que no sabemos muy bien por qué agregamos; en Tatchi, explica su fundador, “en todo momento y persona por persona puedes decidir si hay alguien que no quieres que te vea”.  En los chats con desconocidos, además, nunca se desvelará ningún dato sobre nuestra identidad, y siempre tendremos la opción de desaparecer completamente del radar. “Al final lo más importante es darle el poder al usuario, que sea él quien en cada momento pueda decidir. Es una opción personal que no se debe perder por el hecho de estar usando una app gratuita”, recalca Artal.

La aplicación propone, además, un uso “no intrusivo” de la geolocalización, una frase que contiene subtexto: existe una geolocalización que sí resulta intrusiva. “Las aplicaciones abusan en general de ella. La primera fue Google Latitude en 2006, que te pintaba directamente en Google Maps a ti y a tus contactos. Era súper invasivo, y nunca funcionó, porque la gente no quiere que le pinten en el mapa”, explica Artal. El equipo de Tatchi realizó una investigación de mercado tras la que decidieron que no usarían un plano de esas características. En lugar de eso, optaron por mostrar a los usuarios un radar en el que nunca se especifica la distancia o ubicación en la que se encuentran. Solo que están cerca.

Tatchi también busca la personalización a otros niveles, como el de la publicidad. Su modelo de negocio avanza hacia la interacción con marcas y productos, que pronto aparecerán en el radar de la app junto a nuestros contactos. “Pero siempre con la característica de que tú has decidido antes que los quieres ver”, aclara su fundador. “Tatchi quiere cambiar un modelo publicitario online que se ha convertido en irrelevante, que resulta totalmente masivo y despersonalizado por más que nos digan que no lo es”, reflexiona.

El “mercado de prueba” en el que Tatchi ha dado sus primeros pasos ha sido Madrid, pero la aplicación, multiidioma desde su lanzamiento, ya está disponible en todo el mundo. “Nuestro enfoque es global”, explica Artal, que se atreve a hacer una previsión: con el tiempo, su mercado principal podría ser Asia.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información