MILLENNIALS | Artículos | 26 JUL 2016

Selfies, una profesión de riesgo

Un selfie que se haga viral puede cambiar la vida de quien lo toma a mejor, pero también puede hacerlo a peor. Recordamos algunos casos célebres de damnificados por la locura de las autofotos.
Una mujer se toma un 'selfie'.
Una mujer se toma un 'selfie'.
Manuela Astasio

"Ni un millón de 'me gusta' en las redes sociales valen tanto como tu vida y tu bienestar". La frase pertenece a una campaña de concienciación sobre los selfies seguros puesta en marcha el pasado año por el Ministerio del Interior ruso. Según datos de la web Priceonomics, desde 2014 se han registrado en el mundo 49 fallecimientos relacionados con autofotos. No es que sea una cifra muy alta, pero, como todo lo que tiene algo que ver con este fenómeno autoególatra, sería noticiosa cual quiera que fuese su magnitud. Lo bueno y lo malo de hacer un selfie es que todo el mundo se entera, especialmente si acaba con una caída desde decenas de metros de altura.

Sobre muertes por selfie, por tanto, se ha escrito mucho; probablemente, de forma desproporcionada. De lo que quizá no tanto es de aquellas autofotos que, si bien no acaban con la vida del fotógrafo y modelo, sí son capaces de cambiársela, y a peor. Al menos durante unos días, que ya se sabe que en el 2.0. se olvida todo muy rápido. He aquí una lista de selfies que, si bien no acabaron en tragedia, tampoco fueron una buena idea.

Selfie en los Sanfermines

Estaba claro que el autor del selfie que dio la vuelta al mundo en las fiestas de San Fermín de 2014 buscaba repercusión, pero quizá no tanta. Cuando la imagen de este joven que se quiso hacer una autofoto mientras era perseguido por un toro empezó a multiplicarse en las portadas de los digitales, la Policía de Pamplona anunció oficialmente que lo estaba buscando, y que la sanción por incumplir la normativa municipal que prohíbe usar cámaras mientras se participa en un encierro ascendía a 1.500 euros. Dos años después, le hemos perdido la pista -¿se atrevería a subirla a Facebook?-, pero su atrevimiento es emulado cada julio por otros asistentes a la multitudinaria fiesta.

Foto: Rob Franksdad (cc)

Selfie en Auschwitz

A las autoridades que se encargan del mantenimiento del antiguo campo de concentración de Auschwitz (Polonia) como memorial del Holocausto las nuevas tecnologías les dan, de vez en cuando, algún que otro disgusto. Si hace poco se dirigían a Nintendo para pedirle que sacaran a los Pokémon Go lejos de allí, en 2014 fue un selfie tomado por la joven norteamericana Breanna Mitchell y subido a Twitter lo que despertó la indignación de muchos usuarios en esa red social. La autofoto, que mostraba a una sonriente Mitchell y estaba acompañada por un emoticono también sonriente, provocó un aluvión de críticas y comentarios de otros tuiteros, que la acusaban de no respetar la solemnidad del lugar ni la memoria de las víctimas. Pero una imagen no siempre vale más que mil palabras, ni siquiera en la web social, y la afectada explicó poco después que aquel selfie era un homenaje a su padre, quien le había contado la historia del campo antes de fallecer un año atrás.

Selfie en la Bataclan

Es difícil que el periodista Carlos Herrera, con años de experiencia ante las cámaras y los micrófonos a sus espaldas, no sepa prever el impacto mediático de un gesto. Nos quedaremos con las ganas de saber si pronosticó el terremoto de quejas, pero, sobre todo, de cachondeo, que provocó su selfie en la sala de conciertos Bataclan el pasado mes de noviembre, cuando acababan de producirse en París los atentados que costaron la vida de 130 personas. El periodista almeriense quiso dejar testimonio de su presencia en el lugar de los hechos, convertido en un improvisado altar de homenaje a las víctimas, en una imagen que no tardó en convertirse en cientos de fotomontajes que parodiaban la siempre arriesgada combinación selfie + tragedia.

Selfie con el pequeño Nicolás

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como el pequeño Nicolás, conoce mejor que nadie el poder de una autofoto tomada en el lugar adecuado con la persona adecuada. Fue a través de selfies con personas cercanas al Partido Popular y a distintos órganos de poder cómo este joven madrileño tejió la red de intrigas con la que planeaba llegar a la fama, pero que terminó con su detención, y con el escarnio público de algunos de los que, en aquel momento, pensaron que por qué no habrían de hacerse una foto con ese chico tan simpático.

Selfie con incendio de fondo

Tomarse un selfie para celebrar el comienzo del año no fue la mejor idea que tuvo una pareja que el pasado 31 de diciembre se encontraba junto al hotel Address Downtown de Dubai. El motivo es que dicho edificio estaba ardiendo, y los enamorados decidieron subir a Instagram la imagen haciendo comentarios jocosos sobre los “fuegos artificiales” que tenían a sus espaldas. Los tuiteros recibieron la ocurrencia señalándolos como “los primeros idiotas del año”. 

Foto: Rob Franksdad (cc)

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información