MILLENNIALS | Artículos | 24 NOV 2016

Instagram Stories ya no es una copia de Snapchat

La funcionalidad de Instagram se renueva con extras que adelantan a la aplicación de mensajería efímera de moda.
Instagram Stories ya no es una copia de Snapchat
Manuela Astasio

Estaba claro que Instagram no podría vivir siempre de las rentas del filtro Valencia. Pasada aquella primera obsesión por hacer que todas nuestras fotografías del smartphone parecieran sacadas del álbum familiar de los abuelos, los gurús avisaron: el reinado de la fotografía móvil tenía fecha de caducidad, y el siguiente en ocupar el trono sería el vídeo.

En el Mobile World Congress celebrado en Barcelona en 2015 el propio Mark Zuckerberg, presidente de Facebook, pronosticó que faltaban cinco años para que su red social se convirtiera en puro vídeo, de forma similar a la transición que antes se había dado del texto a la fotografía. Y que lo dijera Zuckerberg no es banal para Instagram, puesto que fue su compañía la que en 2012 se hizo con la aplicación móvil por 1.000 millones de dólares en efectivo y acciones.

Instagram incorporó hace tiempo los vídeos a su timeline; primero en un reducidísimo formato de 15 segundos que este año se amplió hasta los 60, y completando después la apuesta con el lanzamiento de una de sus aplicaciones paralelas, Boomerang, que convierte una serie de fotografías consecutivas en un GIF animado, y que ya ha demostrado hacer las delicias de muchos de sus usuarios.

Pero todavía faltaba algo más. Probablemente, ese mismo componente de frescura y espontaneidad que los usuarios están acostumbrados a ver en los contenidos creados por y para millennials: garabatos, emoticonos, imágenes que no tienen que ser perfectas ni inolvidables porque se borrarán una vez las hayamos visto. Y fue así cómo este año nació Instagram Stories.

Quienes ahora abren Instagram en sus teléfonos móviles se encuentran con una nueva barra superior, en la que figuran, en pequeños círculos, los avatares de cuentas a las que siguen que han publicado stories en las últimas horas. Al abrir cualquiera de ellas, comienzan a reproducirse en carrusel las fotografías, vídeos o GIF que nuestros contactos hayan decidido compartir de esta forma, que garantiza que serán eliminadas una vez hayan sido vistas. Es aquí, asimismo, desde donde podremos compartir nuestras propias stories; bien a partir de una fotografía o vídeo tomados en el momento, bien utilizando algún archivo de imagen de la memoria de nuestro teléfono o bien, como es posible desde esta semana, retransmitiendo vídeo en directo.

¿Plagio o evolución?

La primera acogida de la prensa y los blogs especializados fue tibia: decían que, con sus rudimentarias herramientas de dibujo y sus publicaciones de duración limitada, no era más que un plagio de Snapchat, la app de mensajería efímera a la que todas las grandes han intentado parecerse en un momento u otro en los últimos años, y que Facebook también intentó comprar en 2013, aunque en este caso en vano. Sin embargo, parece que Instagram Stories ya le ha tomado la delantera a la app móvil de mensajería efímera.

Lo ha hecho con sus últimas novedades. Como las menciones, una posibilidad de la que la app del fantasma todavía no dispone, y que permite que los usuarios de Instagram que compartan sus historias puedan etiquetar en ellas a quien deseen, incluso cuando no exista el follow mutuo.

Instagram también ha incorporado otra funcionalidad, aunque de momento solo está a disposición de los perfiles ‘verificados’: la de incluir enlaces a páginas web en las stories que se compartan, una opción con grandes posibilidades para el mundo del marketing digital y para aquellos negocios que deseen promocionarse en esta plataforma.

La red social de fotografía móvil no ha querido olvidarse, tampoco, de una de las apps que, como decíamos antes, más alegrías le está proporcionando en los últimos meses, y permite que los usuarios de stories compartan GIF generados con Boomerang a través de este canal, añadiendo otro plus de diferenciación.

Aún más contenidos

Pese a las reticencias iniciales, Stories está demostrando un enorme potencial. No solo para la superpoblación de celebrities y followers curiosos que invade Instagram, quienes probablemente sacarán mucho partido de funcionalidades como el vídeo en directo. También para otros actores como los medios de comunicación, que están aprovechando este formato para compartir algunas de sus historias. Un ejemplo en España es el del diario digital El Español, de Pedro J. Ramírez, que aprovecha stories para realizar coberturas breves de noticias a las que desplaza a sus reporteros.

Eso no quiere decir que Stories resulte un plato de buen gusto para todo el mundo. Además de sumar aún más notificaciones push a la pantalla de nuestro teléfono (cuando un usuario publica su primera story, cuando alguien retransmite en directo), los carruseles de stories pueden llegar a resultar algo pesados cuando todo el mundo se deja llevar por la espontaneidad: miles de pequeños vídeos de tazas de café, pies caminando por la calle, gatos durmiendo o paisajes que avanzan por la ventanilla. Las notificaciones pueden desactivarse desde el menú de configuración de nuestro perfil de usuario; las ganas de algunos de compartirlo absolutamente todo a través de Stories probablemente se desactiven con el tiempo.

Imágenes: Instagram

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información