BUSINESS TI | Noticias | 08 FEB 2013

Windows 9: ¿cómo renovar la interfaz del próximo SO de Microsoft?

Toda vieja película necesita una gran secuela para resucitar. Star Trek o James Bond son buenos ejemplos. Con los sistemas operativos ocurre igual, especialmente con los de Microsoft. Después de recibir un buen repaso de la crítica por Windows 8, ¿qué se sacará de la manga la compañía de Redmon en su próxima versión de SO?
PCWORLD PROFESIONAL

Es muy pronto para saber si Windows 8 será un éxito o no, pero nunca es demasiado pronto para pensar en el siguiente paso, especialmente en relación con la rumoreada actualización de mediados de este año, ya bautizada como “Windows Blue”. Microsoft tendrá que balancear correctamente su próxima versión de Windows: debe satisfacer a su actual base de usuarios y migrar desde su viejo paradigma de escritorio hacia la nueva visión de interfaz táctil. Ya ha quedado claro que existe espacio para la mejora.

La compañía no ha querido responder a cuestiones relacionadas con el futuro de Windows, pero en una brainstorm entre expertos del sector nos hemos imaginado cómo podría ser el futuro.

Con Windows 8, Microsoft degradó la interfaz de escritorio. En vez de ser la principal atracción cuando enciendes el PC, se convertía en solo una app al “estilo moderno”, como otras muchas pantallas de inicio del mercado. El hecho de que Windows 8 sea básicamente la suma de dos sistemas operativos ha impulsado el interés por los equipos híbridos, al estilo Surface Pro, pero eso también ha generado burlas de la crítica que encuentra la dicotomía, entre pantalla desktop y móvil, dispar y confusa.

Varios expertos consideran que mantener la versión escritorio en Windows 9 sería un error. Así lo asegura Tom Hobbs, consultor de diseño de Teague. “Creo que una de las cosas que deben hacer es olvidar por completo el desktop y mantener la parte táctil de Windows, con su jardín privado de apps, asegura.

Pero los usuarios, especialmente las empresas, podrían rebelarse. Windows 8Puede ser, pero comprometerse con la opción táctil también es un claro guiño a los usuarios y desarrolladores, asegura Hobbs. No sería diferente a la transición de Apple, desde Mac OS 9 a OS X, un sistema operativo que era incompatible con el software anterior y no contaba con un nivel de emulación para escritorio.

“Por supuesto, habrá resistencia a hacerlo”, asegura Hobbs. “Será un proceso más lento pero, al mismo tiempo, supondrá que la gente sepa dónde está y en qué lugar se queda”, concluye.

Para el experto, la clave para Microsoft es capitalizar sus fortalezas. Esto supone abandonar la lucha para hacer de Windows un producto de consumo, dejando ese campo al equipo de Xbox y a dispositivos como el rumoreado Xbox Surface y, a cambio, posicionar  Windows como el mejor sistema de pantalla táctil.

Entre las sugerencias de este analista, destaca un PC Surface todo-en-uno que pueda ser manejado a distancia, al estilo del sistema Kinect. No es tan inverosímil. De hecho ya estamos vislumbrando este tipo de funcionalidad en algunos periféricos, que incorporan sensores del tamaño de un paquete de chicles y se pueden adherir a los PCs Windows 8. La tecnología de control gestual permite ya registrar los movimientos de nuestras manos y de los dedos a 290 frames por segundo y detectar los movimientoes al milímetro. De hecho, algunas compañías, como Asus, ya han anunciado, para este mismo año, portátiles con este tipo de tecnología.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información