BUSINESS TI | Noticias | 17 NOV 2006

Una de cada cinco aplicaciones tiene fallos

Según el estudio llevado a cabo por Compuware, el 52 por ciento de los responsables de TI estima que las posibilidades de que las aplicaciones que se ponen en funcionamiento tengan fallos son de un 50 por ciento. La falta de una metodología de gestión del rendimiento se erige como una de las causas de estos fallos.
Encarna González
Ana Ascasso, consultora de soluciones de calidad de servicio de Compuware, apunta que “en el 80 por ciento de los casos, las aplicaciones se prueban en producción, por lo que es el usuario final el que dice que no funcionan”. Esto lleva a que una de cada cinco aplicaciones que se ponen en marcha tenga fallos, es decir, el 22 por ciento de las aplicaciones desplegadas.

Para esta responsable, una de las consecuencias de esta situación es que se ralentiza la disponibilidad de las aplicaciones, lo cual afecta directamente al negocio. Por ello, desde Compuware apuntan la necesidad de hacerlo mediante metodologías formales “para ser proactivos y avanzarse a los requerimientos de los usuarios, es decir, que los responsables de producción hagan las pruebas de rendimiento pertinentes antes de poner las aplicaciones en un entorno real para ver que funcionan correctamente”, destaca Ascasso.

El estudio también refleja que, a la hora de poner las aplicaciones en producción, en un 60 por ciento de los casos no se cumplen los estándares de rendimiento que se acuerdan en los contratos de nivel de servicio y que, en el 49 por ciento de los casos, se acaban sobrepasando los presupuestos previstos inicialmente para los proyectos lo que, según esta responsable, “lleva a que en muchas ocasiones, estos proyectos no se terminen”.

Así, una de las principales repercusiones que más acusa esta responsable es el impacto sobre los negocios ya que, un 22 por ciento de las empresas ve reducido su volumen de facturación, un 78 por ciento ve la satisfacción afectada, un 60 por ciento sufre caídas de la aplicación, con la consiguiente pérdida de productividad y un 56 por ciento ven afectados sus niveles de servicios de las aplicaciones existentes.

Todo esto, unido al hecho de que el 33 por ciento de las empresas confiesan ser ineficientes a la hora de subsanar defectos de rendimiento. Para solucionar todos estos aspectos, desde Compuware apuntan que la creación de entornos de preproducción para ver cómo funcionan las aplicaciones en un entorno real, se erige como una de las respuestas que contribuyen a disminuir estos márgenes de error.

Compuware ha elaborado este estudio partir de la encuesta realizada a más de 150 empresas en los diferentes países europeos, una docena de ellas españolas. De acuerdo con Ana Ascasso, “los resultados extraídos son similares en todos los países ya que hemos constatado que sufren problemáticas similares”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información