BUSINESS TI | Noticias | 15 ABR 2013

Tecnología green: el WiFi y no el alojamiento es el sumidero energético

Los proveedores de servicios cloud vienen siendo blanco de las iras de los ecologistas por no ser transparentes con respecto a la eficiencia energética de sus centros de datos. Sin embargo, un nuevo informe de la Universidad de Melbourne subraya que la verdadera amenaza para la sostenibilidad de los data center no procede del permanente intento de éstos por disponer de una infraestructura suficiente, sino del exponencial aumento del uso de redes celulares y WiFi para acceder a servicios en la nube.
PCWORLD PROFESIONAL

En el informe de GreenPeace sobre 2012 titulado “¿Cómo es de limpia tu nube?" se argumenta que tres de las principales ofertas de servicio a empresas basadas en la nube, Amazon, Apple y Microsoft, “están creciendo rápidamente sin el adecuado cuidado hacia el suministro energético y aprovecha demasiado energías sucias para alimentar sus nubes”.

Suena alarmante, teniendo en cuenta la creciente demanda de espacio en los data center (y el consecuente aumento del consumo de energía) que provoca la amplia adopción de los servicios cloud. El informe señala que anualmente se destinan cerca de 450.000 millones de dólares a “comprar” espacio en los centros de datos y que la demanda de estos centros consumió 31 gigawatios de electricidad el pasado año, lo que supone un aumento del 19 por ciento.

Sin embargo, en 2015, la energía utilizada para poner en marcha centros de datos será una “gota en el océano” comparado con las redes wireless que se utilizarán para acceder a los servicios cloud, reconoce Kerry Hinton, director del Centro de Comunicaciones Eficientes de la Universidad de Melbourne, que ha realizado el nuevo informe.

“Hay una importante convergencia entre informática cloud y comunicaciones wireless, que ofrecen a los consumidores acceso a una amplia gama de aplicaciones y servicios cloud con la comodidad de hacerlo en cualquier momento, lugar y a través de cualquier red, y desde el dispositivo que se prefiera”, señala el estudio.

Esta convergencia tiene importantes implicaciones para el consumo de energía, asociado a los servicios cloud, incluyendo aplicaciones y almacenamiento en la nube. El informe predice que en 2015 el consumo energético asociado con la “nube inalámbrica” alcanzará los 43 terawatios hora, comparado con los 9,2 actuales.

“Este es un aumento en la huella de carbón, desde los 6 megatones de dióxido de carbono en 2012 a más de 30 megatones en 2015”, lo que equivale a casi 5 millones de coches Redesmás en la carretera, indican los expertos.

Los centros de datos solo aportan el 9 por ciento de este incremento, comparado con el 90 por ciento del acceso wireless. “La tendencia al wireless es el gran problema y las redes tienen la culpa”, insiste Hilton. “La industria necesita centrarse en temas reales, como las tecnologías inalámbricas, si quieren resolver el problema. Normalmente, pensamos que la banda ancha es el freno a los servicios online y que va mejorando. Pero, el mensaje real es que el cuello de botella llegará antes de lo que creemos y será la energía”.

“Para asegurar la sostenibilidad energética de los futuros servicios de la nube inalámbrica, es necesario centrarse más en la parte del ecosistema que consume la mayor parte de la energía; y este es las redes inalámbricas”, concluye el informe.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información