BUSINESS TI | Noticias | 08 FEB 2007

Opinión: El ahorro "eficiente" de Vista

Tags: Hardware
Como cada día, tengo por costumbre dar un rápido vistazo a la actualidad tecnológica mientras se enfría el primer café de la mañana, ya que mi trabajo me obliga a estar a la última. La semana pasada, aparte de los comentarios recogidos en todas partes sobre el lanzamiento de las versiones de Windows Vista y cómo van a cambiar nuestras vidas, me llamó la atención las consecuencias y seguimiento que tuvo la noticia del apagón global con el fin de poder evaluar las repercusiones directas que se producen sobre el cambio climático. Tan sólo fueron cinco minutos de un solo día, pero estoy seguro que permitirá sacar interesantes conclusiones.
PCWORLD PROFESIONAL
Ahora bien. No nos engañemos. La inmensa mayoría de la población está concienciada con el ahorro energético. Sin embargo, a diario son pocas las medidas que se ponen en práctica. Si lo trasladamos al mundo informático, es fácil darse cuenta de la cantidad de vatios que se consumen inútilmente, ya sean por ordenadores que permanecen encendidos en ausencia del usuario, o bien, todos los componentes adicionales como impresoras, escáneres, altavoces o monitores, entre muchos otros, que pocas veces son apagados durante su vida útil, aunque pasen incluso semanas sin llegar a ser utilizados.

Por poner un ejemplo, el consumo medio de un ordenador puede variar entre los 113 vatios cuando no realiza actividad alguna y los 160 con procesos activos. Con la llegada de los nuevos procesadores y tarjetas gráficas, las fuentes de alimentación han tenido que duplicar y triplicar su potencia, hasta alcanzar los 600 W. Un monitor CRT ronda los 75 W, mientras que si entra en modo de ahorro de energía puede disminuir su valor hasta los 3 vatios. Las pantallas TFT consumen menos, aunque los nuevos modelos de gran formato panorámico también añaden un gasto extra.

Si trasladamos la situación al mundo empresarial, el dato llega a ser aterrador. Basta imaginarse infinidad de granjas de servidores que deben permanecer encendidas los 365 días del año, las de un ISP por ejemplo, con plena disponibilidad, y para los que es necesario adoptar medidas adicionales de refrigeración, con el fin de mantener la temperatura óptima de funcionamiento en las salas.

En este sentido, todos debemos tomar mayor conciencia del ahorro energético y las emisiones de CO2, tanto los usuarios como los fabricantes. Aunque muy pocos son los equipos que en las empresas se encuentran trabajando al cien por cien de sus posibilidades, es posible reducir el gasto configurando de forma óptima el ahorro de energía de cada puesto de red, en función de las necesidades de cada uno.

Con relación a este tema, he comprobado que Microsoft ha tomado cartas en el asunto, y con el lanzamiento de su nuevo sistema operativo Windows Vista, parece haber corregido actitudes que anteriormente no había tenido en cuenta. Al instalarlo por primera vez, por defecto, se configura para entrar en modo "standby" a los 20 minutos de inactividad, una gran diferencia frente a versiones anteriores que venían configuradas de serie sin esta medida. Por su parte, Windows XP siempre se encuentra en modo de alto rendimiento, salvo cuando trabaja con procesadores Centrino, a pesar de que la mayoría de los usuarios apenas necesiten la mitad de su potencia. Vista es capaz de ajustar automáticamente el consumo conforme a las tareas que se realicen, algo para lo que el hardware ya viene preparado.

El gigante de Redmon también ha trabajado sobre el modo hibernación, para evitar que cualquier aplicación pueda deshabilitarlo incluso si el programa opera en un segundo plano, como hacen los antivirus. Esto es algo que venía sucediendo en Windows XP.

La tercera y última mejora relacionada con el ahorro energético está directamente relacionada con las políticas de grupo aplicables dentro de una empresa. Vista incluye opciones para que el administrador pueda manejar más fácilmente el consumo de energía de los equipos de la red, evitando que el usuario pueda decidir individualmente sobre ello, o bien, dejar el equipo encendido fuera del horario de trabajo.

Con estas medidas, según Microsoft, una empresa podría ahorrarse entre 50 y 75 dólares al año por cada uno de los equipos configurados en red.
Así pues, aunque Microsoft haya podido recibir duras críticas por otra serie de motivos, en esta cuestión deberían tomar ejemplo muchas de las principales marcas, pues con esta eficiencia energética que implementa Windows Vista, se beneficia el planeta entero.

Por Alfonso Casas

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información