BUSINESS TI | Noticias | 11 DIC 2006

Nuevo respaldo a Open XML

A falta de su aprobación definitiva por parte de la ISO, la Organización Internacional de Estándares, el nuevo formato ofimático propuesto por Microsoft, Open XML, ha recibido la aprobación final de la ECMA (European Computer Manufacturers Association). Un paso más en el camino para que Open XML pase a ser el último formato estándar internacional.
Encarna González
Con 20 votos a favor y uno en contra, emitido por un representante de IBM, la Asamblea General de la ECMA ha aprobado el formato Open XML de manera oficial. Tras la reciente aprobación del formato ODF (OpenDocument Format) por parte de la ISO el pasado mes de noviembre, todas las miradas apuntan ahora hacia la admisión de Open XML como nuevo estándar para las aplicaciones ofimáticas. De hecho, ODF ya se utiliza en las suites de productividad como OpenOffice.org, o la StarOffice de Sun Microsystems y ha contado con el soporte de otras compañías, entre ellas, IBM.

Además, organismos gubernamentales en países como Francia y en puntos de Estados Unidos, ya lo han recomendado como estándar gubernamental. El director general para interoperabilidad y arquitectura XML de Microsoft, Jean Paoli, argumenta que “algunas instituciones públicas prefieren estándares que están certificados por la ISO”.

Por este motivo, los responsables de Microsoft confían en la rápida aprobación de Open XML por parte de la ISO. Según fuentes de la compañía, la utilización de un formato estándar hará más fácil para las compañías de software en competencia desarrollar productos que pueden interoperar con otros y editar los mismos documentos.

Sin duda, la interoperabilidad es un factor vital para la preservación de la información archivada, según apunta Adam Farquhar, responsable de e-arquitectura en la British Library y miembro del comité de ECMA. La British Library archiva documentos electrónicos, pero debe cumplir con otros formatos que puedan llegar. El desarrollo de herramientas de software interoperables hará este trabajo más fácil.

“El nivel de precisión en este estándar es improcedente”, comenta Farquhar. Asimismo, para ayudar a los desarrolladores a asimilar este estándar, el comité ha publicado un libro explicándolo.

Esta accesibilidad es importante si Microsoft quiere ganar desarrolladores alrededor de su formato de documentos, mientras la compañía encara la competencia en la industria de estándares como ya hace en el mercado de software.

Ahora, el siguiente paso será su aprobación por parte de la ISO, la Organización Internacional de Estandarización.

No obstante, aún hay algunos obstáculos que salvar antes de que Microsoft obtenga la aprobación de la ISO. La ECMA ha respondido que el estándar debe ser seguido de forma rápida, un proceso en el que los cuerpos nacionales de estándares tienen 30 días para presentar sus objeciones. En el caso de que no haya oposición, el Subcomité 34 de la ISO trabajará durante cinco o seis meses examinando los comentarios sobre dicho estándar recibidos de los cuerpos nacionales de estandarización. Finalmente, un comité técnico de la ISO dará el voto definitivo para su estandarización.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información