BUSINESS TI | Noticias | 11 MAY 2015

La estrategia del mercado único digital europeo, a análisis

¿Europa 'goes digital' por fin? La Comisión Europea acaba de presentar sus planes para la creación de un mercado único digital. A continuación, examinamos en qué consiste, sus bases y sus objetivos, así como la situación de la que partimos.
Bandera de la Unión Europea
Reyes Alonso

La Comisión Europea ha desvelado los detalles de sus planes para crear un mercado único digital, con el que pretende asumir la revolución digital mediante el derribo de barreras regulatorias y convertir en un solo mercado a los 28 países del territorio de la Unión, lo que podría suponer a la economía comunitaria 415.000 millones de euros anuales y crear 3,8 millones de empleos. De ahí, la importancia de la fuerza de un mercado único digital, que se coloca como una de la prioridades de la agenda europea.
 

Antecedentes
Sobre el punto de partida, la Comisión señala que “en la actualidad, los obstáculos en línea suponen pérdidas en bienes y servicios para los ciudadanos”, aportando un dato revelador: sólo el 15 por ciento de los compradores online hacen sus pedidos en otro país de la UE que no sea el suyo, y las empresas de Internet ya presentes y de nueva creación no pueden aprovechar plenamente las oportunidades de crecimiento en línea: solo el 7 por ciento realizan ventas transfronterizas. Además, las empresas y las administraciones no se benefician plenamente de las herramientas digitales.
 

Bases de la estrategia, acciones y tiempos
La estrategia para el mercado único digital establece 16 acciones clave en función de 3 pilares, que la Comisión llevará a cabo antes de finales de 2016:
 

Pilar I: Mejorar el acceso de los consumidores y las empresas a los bienes y servicios digitales en toda Europa

Para conseguirlo, la Comisión propondrá:
 

1. Normas para facilitar el comercio electrónico transfronterizo. Ello incluye normas armonizadas de la UE en materia de contratos y protección de los consumidores en la compraventa en línea: ya se trate de bienes físicos, como calzado o muebles, o de contenidos digitales, como libros electrónicos o aplicaciones para dispositivos móviles. Se espera que los consumidores se beneficien de una gama más amplia de derechos y ofertas, a la par que las empresas podrán vender más fácilmente a otros países de la UE. Se reforzará la confianza en la compra y venta transfronterizas
2. La aplicación de las normas de protección de los consumidores de forma más rápida y coherente, mediante la revisión del Reglamento sobre la cooperación en materia de protección de los consumidores.
3. Una paquetería más eficiente y asequible. En la actualidad, el 62% de las empresas que venden en línea afirman que los costes de paquetería demasiado elevados constituyen un obstáculo.
4. El fin del bloqueo geográfico injustificado, una práctica discriminatoria utilizada por motivos comerciales, cuando los vendedores en línea deniegan a los consumidores el acceso a un sitio web en función de su ubicación o los redirigen a la tienda más próxima con precios diferentes. Este bloqueo se traduce en que, por ejemplo, los clientes del servicio de alquiler de vehículos en un determinado Estado miembro pueden acabar pagando más por el alquiler de un coche idéntico en el mismo destino.
5. La determinación de posibles problemas de competencia que afecten a los mercados del comercio electrónico europeo. Por ello, la Comisión ha iniciado una investigación de la competencia antimonopolio en el sector del comercio electrónico de la Unión Europa.
6. La modernización y europeización de la legislación sobre los derechos de autor: se presentarán propuestas legislativas antes de finales de 2015 para reducir las diferencias entre los regímenes de derechos de autor nacionales y permitir un acceso más amplio a las obras en toda la UE, incluidas nuevas medidas de armonización. La finalidad es mejorar el acceso de los ciudadanos a los contenidos culturales en línea –incentivando de este modo la diversidad cultural– a la par que se ofrecen nuevas oportunidades a los creadores y a la industria de contenidos. En particular, la Comisión pretende garantizar que los consumidores que adquieren películas, música o artículos en el hogar puedan disfrutar también de ellos cuando viajen por Europa. La Comisión analizará también el papel de los intermediarios en línea en relación con las obras protegidas por derechos de autor y reforzará la aplicación de la ley contra los delitos mercantiles que vulneren los derechos de la propiedad intelectual.
7. La revisión de la Directiva sobre la transmisión por satélite y cable para evaluar si su ámbito de aplicación debe ampliarse a las transmisiones de radiotelevisión en línea y estudiar cómo potenciar el acceso transfronterizo a los servicios de radiotelevisión en Europa.
8. La reducción de la carga administrativa a que se enfrentan las empresas como consecuencia de diferentes regímenes del IVA: de modo que los vendedores de bienes físicos a otros países se beneficien también del registro electrónico y el pago únicos, con un umbral común del IVA para ayudar a vender en línea a las pequeñas empresas de nueva creación.
 

Pilar II: Crear las condiciones adecuadas y garantizar la igualdad de condiciones para que las redes digitales y los servicios innovadores puedan prosperar

En este punto, la Comisión realizará las siguientes acciones:
 

1. Presentará una revisión ambiciosa de la normativa sobre telecomunicaciones de la UE. Esto incluye una coordinación del espectro más eficaz y criterios comunes a escala de la UE para la asignación del espectro a nivel nacional; la creación de incentivos a la inversión en banda ancha de alta velocidad; garantizar la igualdad de condiciones para todos los agentes del mercado, tanto los tradicionales como los nuevos, y crear un marco institucional eficaz.
2. Revisará el marco de comunicación audiovisual con el fin de adecuarlo al siglo XXI, centrándose en las funciones de los distintos agentes del mercado en la promoción de las obras europeas (las cadenas de televisión, los proveedores de servicios audiovisuales a la carta, etc.). Se estudiará asimismo la forma de adaptar las normas vigentes (la Directiva de servicios de comunicación audiovisual) a los nuevos modelos empresariales para la distribución de contenidos.
3. Analizará exhaustivamente el papel de las plataformas en línea (motores de búsqueda, redes sociales, tiendas de aplicaciones, etc.) en el mercado, abarcando cuestiones como la transparencia de los resultados de la búsqueda y de las políticas de fijación de precios, el uso de la información obtenida, las relaciones entre plataformas y proveedores, y la promoción de sus propios servicios en detrimento de los competidores, en la medida en que no estén ya regulados por el Derecho de la competencia. También estudiará la mejor manera de luchar contra los contenidos ilícitos en Internet.
4. Reforzará la confianza y la seguridad en los servicios digitales, en particular en relación con el tratamiento de datos personales. Sobre la base de la nueva normativa de la UE sobre protección de datos, que debe adoptarse a finales de 2015, la Comisión revisará la Directiva sobre privacidad en línea.
5. Propondrá una asociación con la industria de ciberseguridad en el área de las tecnologías y soluciones de seguridad de la red en línea.
 
Pilar III: Maximizar el potencial de crecimiento de la economía digital.

Para llevarlo a cabo, se trabajará en:
 

1. Proponer una «iniciativa europea de libre flujo de datos», a fin de promover la libre circulación de datos en la Unión Europea. A veces los nuevos servicios se ven obstaculizados por restricciones al almacenamiento de datos o al acceso a los datos, que a menudo no tienen nada que ver con la protección de los datos personales. Esta nueva iniciativa abordará estas restricciones para favorecer así la innovación. La Comisión pondrá también en marcha una iniciativa europea de computación en nube que incluya la certificación de los servicios en la nube, la conmutación de los prestadores de servicios en la nube y una «investigación en la nube».
2. Definir prioridades de normas e interoperabilidad en ámbitos fundamentales para el mercado único digital, como la sanidad en línea, la planificación del transporte o la energía (contadores inteligentes).
3. Apoyar una sociedad digital integradora, donde los ciudadanos tengan las cualificaciones adecuadas para aprovechar las oportunidades ofrecidas por Internet y acrecentar sus posibilidades de conseguir un empleo. Un nuevo plan de acción para la administración electrónica conectará también los registros mercantiles en toda Europa, y garantizará que los diferentes sistemas nacionales puedan ser compatibles entre sí y que las empresas y los ciudadanos tengan que comunicar sus datos una sola vez a las administraciones públicas, lo que significa que las administraciones ya no solicitarán una y otra vez la misma información de la que ya disponen. La iniciativa «una sola vez» reducirá la carga burocrática y ahorrará unos 5.000 millones de euros al año de aquí a 2017. Se acelerará la introducción de la contratación electrónica y de la firma electrónica interoperable.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información