BUSINESS TI | Noticias | 24 ENE 2013

Intel abandona la fabricación de placas base para PCs

Tras 20 años en este mercado, Intel abandonará paulatinamente este negocio con la llegada de la nueva generación de procesadores Haswell, aunque mantendrá los chipset integrados que comunican los componentes.
PCWORLD PROFESIONAL

En vistas de que la demanda de ordenadores de formato de sobremesa se ha desplazado hacia portátiles y tablets, Intel ha optado por centrarse en nuevos formatos y dirigir sus esfuerzos a este mercado, dejando el actual de placas base para equipos de sobremesa a compañías como Asus, Gigabyte o Asrock, las cuales ya satisfacen la demanda existente con una gran variedad de placas base con características innovadoras.

Según Intel, desplazará los recursos de que dispone en placas base para sobremesas a placas en otras alternativas de formato, como NUC (Next Unit of Computing) recientemente lanzado, un microordenador de escasas dimensiones, autónomo de 4x4 pulgadas. Intel también se centrará en mejorar los diseños de sistemas Ultrabook y all-in-one. Los fabricantes podrán licenciar diseños completos o sólo una parte para integrarla en sus propios productos. Este tipo de integración ya se encuentra en la placa base Thin ITX de Gygabyte para PCs todo-en-uno.

Además, Intel destinará esfuerzos a ampliar su trabajo en Form Factor Reference Design (FFRD) para ayudar a sus partners OEM a desarrollar nuevos diseños de placas para placas base Intellos PCs de sobremesa.

Snyder insistió en que Intel continuará ofreciendo soporte para sus actuales placas base a través de sus periodos de garantía, y mencionó también que ofrecerá las placas base de sobremesa que soporten Haswell, vendiéndolas a lo largo de la vida del procesador Haswell. Esto quiere decir que las nuevas placas base de Intel permanecerán en el mercado durante al menos 18 meses desde que la nueva CPU esté en el mercado, y que el soporte de garantía se prolongará más allá de ese periodo.

El directivo también señaló que Intel sigue muy comprometida con los chipsets y CPUs de sobremesa, citando las CPUs serie K y la tercera generación de CPUs Extreme como ejemplos clave. La compañía seguirá soportando también un amplio conjunto de sockets de la placa base, incluyendo el LGA 2011 para entusiastas del rendimiento; los LGA 1155/1150 para procesadores convencionales, etc.

Recordemos que tanto los procesadores como las placas base orientadas a los amantes de los juegos, siempre ha sido muy bien vista y respaldada por la compañía, ya que son los equipos Extreme Edition los que habitualmente mayores prestaciones desarrollan.

Intel comenzó a lanzar placas base en 1993 para soportar el ritmo en aumento de los lanzamientos de CPU. Antes de ese año, entregaba las CPUs sin ningún soporte para la placa base, así que al entrar en el negocio era prácticamente una necesidad para acelerar las ventas de los procesadores. Intel estaba ya entregando chipsets para placas base a partners de fabricación, así que fue un paso natural.

Una decisión con sentido

Intel no fue nunca un gran jugador en este mercado, aunque había fabricantes OEM de PCs que utilizaban sus placas. Asus, Gigabyte y muchos otros fabricantes de componentes capturaron la mayor parte del negocio de retail y marca blanca de placas base. Dado este escenario, no es una gran sorpresa que Intel centre sus esfuerzos en áreas que tienen potencialmente más impacto en su futuro crecimiento. Todos los segmentos del negocio PC están bajo una presión extrema, con las ventas y los usuarios gravitando en torno a tablets y smartphones.

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información