BUSINESS TI | Noticias | 06 OCT 2014

Errores que una startup no se puede permitir (I)

Tags: PYME
¿Cómo puede cumplir una startup sus objetivos?, ¿cuáles son los errores más comunes en los que caen?, ¿cómo no liquidar su oportunidad de éxito? Tras analizar numerosas startups durante un año y examinar sus gastos, ganancias, fallos y pérdidas, Startup Academy nos cuenta cuáles son los principales errores y los pone en valor.
Gestion_negocio_business
R. Alonso

He aquí los resultados del análisis que el programa Startup Academy ha llevado a cabo sobre los principales errores en los que puede incurrir un emprendedor y el impacto económico que éstos tienen.


Pensar que tu idea vale dinero

Precio: 250.000 euros de media.

 

Según la firma, uno de los fallos más comunes es confundir una buena idea con una oportunidad. “Tener una buena idea es muy importante, pero que no la haya tenido nadie antes, no significa que haya un mercado dispuesto a comprarla”, señala.


Es decir, una idea no es un negocio. Éste se fragua cuando se sabe cómo hacerlo, y hay muchas buenas ideas que, por falta de perspectiva, no se han convertido en buenos negocios. Por eso, es importante validar pronto la idea para tener las primeras métricas de ventas o demanda por parte de los clientes.

 

Si no se hace, puede suponer una pérdida económica a la altura de todo nuestro proyecto, ya que éste no será invertible. Al menos, dos años de tu sueldo y todo el equipo.

 

No fijarse en qué no ha funcionado

Precio: 50.000 euros

No todas las ideas funcionan. Ver los errores que han cometido otros nos puede ahorrar mucho tiempo y dinero, por eso es muy útil conocer sus aciertos y fracasos, aunque parece que estos últimos no salen mucho a la luz. Hay que estudiar la evolución de los negocios de nuestro sector, o de aquellos que puedan ser nuestra competencia.


Según Startup Academy, existen entornos en el ecosistema emprendedor que pueden apoyar en los primeros pasos de una startup con mentorización y experiencia. Rodearse de un equipo asesor que ha pasado por las mismas fases es esencial. Si lo comparamos a un programa de aceleración el coste de no tener ese apoyo en tiempo podría ser de 6 meses.

 

Complicar las cosas sencillas

Precio: 20.000 euros.

Es muy importante tener las ideas claras y saber cómo adaptarlas conforme avanza el proyecto. De nada sirve tener muchas ideas que vayan “molestando” a los objetivos finales que nos hemos marcado. Es habitual que el público, el producto, el modelo de negocio, etc. se vayan modificando, por eso es fácil perder el norte y olvidarse de los objetivos iniciales.
 
El emprendedor tiene que saber cuánto se puede y lo que se quiere abarcar. De ahí la importancia de tener definido el MVP (Minimum Viable Product) y sacarlo a la luz cuanto antes. Si tarda demasiado, no sabremos si nuestra idea es buena (error nº1) y de si funciona en el mercado.  

 

No elegir bien a los compañeros de viaje

Precio: 1.500 – 50.000 euros

En el camino del emprendimiento es vital juntarse con personas competentes y profesionales, que tengan las ganas de iniciar un camino próspero hacia adelante, siendo conscientes de las dificultades del terreno.


No hacerlo generará más de una desventaja en el momento en que lleguen las turbulencias. Puede suponer desde el inicio de batallas legales, juicios, indemnizaciones y reclamaciones, hasta la muerte del proyecto.

 

No saber comunicar bien el proyecto

Precio: Incalculable


Clave también es la comunicación porque, aunque tengamos la mejor idea del mundo, si no sabemos explicársela a los inversores o potenciales clientes, no servirá de nada. “No es cuestión de hablar bien sino de atraer bien”, matiza la firma.

Creerse todopoderoso

Precio: 50.000 euros


Si llegas a crear que uno lo puede todo y no necesita a nadie, estás cayendo en un error típico. De ahí la importancia tener una disciplina y una rutina para llevar el negocio adelante, así como un buen equipo de profesionales de confianza, que ayuden a ver otras perspectivas del negocio y errores comunes que uno puede cometer, insiste el análisis.

No formarse

Precio: Incalculable.


Alegar que no hay medios para formarse hoy en día es una falacia. Ya no sólo es necesario formarse, sino conocer el mercado e investigar sobre él. Para ello se han de conocer herramientas y metodologías, así como cuándo y dónde introducirlas, practicando y trasladando todo al contexto práctico. Una simulación de lanzamiento de proyecto es vital para evitar todos los errores que hemos enumerado.

 



 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información