BUSINESS TI | Noticias | 09 ABR 2007

El MIT integra circuitos ópticos en un chip de silicio

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han logrado uno de los objetivos más ansiados para mejorar los circuitos integrados: integrar circuitos fotónicos en un microchip de silicio. Un avance tecnológico que podría derivar en nuevos dispositivos de comunicación.
Óscar García
El equipo, que ha publicado los resultados en el ejemplar de enero de la revista Nature Photonics, afirma que al poder aprovechar la velocidad y potencia de las ondas lumínicas, se consiguen rendimientos inconcebibles hasta ahora con circuitos exclusivamente electrónicos.

Gracias a este desarrollo se podrán fabricar en masa nuevos circuitos más potentes que podrían derivar en nuevos dispositivos de telecomunicaciones en el plazo de cinco años. Además, esta tecnología puede emplearse para diseñar superordenadores embebidos en un chip y con unas asombrosas capacidades de procesamiento.

Franz X. Kaertner, profesor de ingeniería eléctrica y ciencia informática del MIT, asegura que este desarrollo permitirá resolver los actuales problemas de comunicaciones tanto en el interior de los chips como en su arquitectura exterior.

La tecnología microfotónica aspira a "moldear" el flujo de la luz. Para ello utiliza dos materiales con diferentes propiedades de refracción, como son el silicio y sus óxidos, de manera que los fotones queden atrapados en un diminuto "salón de espejos" que les proporciona propiedades únicas. Hasta ahora el problema ha sido que los dispositivos microfotónicos son sensibles a la polarización de la luz y las ondas de luz que llegan a través de fibras ópticas pueden tener polarizaciones arbitrarias, por lo que no son apropiadas para que los circuitos trabajen con ellas.

El método del MIT es similar a unas gafas de sol polarizadas, pues separan la luz en dos componentes con diferente polarización, vertical y horizontal, y todo ello integrado en un chip. A continuación se gira uno de los componentes, de manera que ambos tengan la misma polarización y se pasan a través de estructuras idénticas sensibles a la polarización, para salir por el otro lado unidas, sin haber abandonado el chip en ningún momento.

Este procedimiento permite procesar y cambiar el sentido de señales luminosas de entrada polarizadas de forma arbitraria, con un circuito fotónico. Por lo tanto, los componentes ópticos de un sistema pueden integrarse en chips de silicio fáciles y baratos de producir, lo que permitirá reducir los costes y mejorar el rendimiento y complejidad de los dispositivos. La ventaja es que los procesos de fabricación de chips de silicio ya están muy desarrollados y permitirá producir chips de elevada integración e incluso combinar la parte fotónica y la electrónica en un sólo elemento.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información