BUSINESS TI | Noticias | 01 ABR 2013

Dell trabaja en prototipos de superordenador basados en ARM desde Barcelona

Tags: Hardware
Sin inmutarse por las batallas que se ciernen sobre la posible compra de la compañía, los investigadores de Dell siguen uniendo las piezas de un prototipo de superordenador basado en los chips de ARM de cara al futuro. El Centro de Supercomputación de Barcelona está en la avanzadilla de esta iniciativa.
PCWORLD PROFESIONAL

Dell ya se ha forjado una idea sobre cómo sería un supercomputador ARM y los diseños del mismo y algunas de sus partes ya se están probando en sus laboratorios, reconoce su director, Tim Carroll. “Es la solución a un problema muy actual. ARM va a ocupar un lugar y el mercado nos va a decir cuál será”, señala.

Los procesadores ARM equipan la mayoría de los smartphones y tablets actuales y van suscitando cada vez mayor interés en el mundo de los servidores. Las CPUs de consumo eficiente podrían reducir la energía necesaria para alimentar los servidores de los grandes data centers, a la vez que aportarían la potencia necesaria para manejar la creciente tendencia de realizar búsquedas Web o la demanda de las redes sociales. Dell ya ha proporcionado prototipos de servidores ARM, de gama media y baja, para que sus clientes comiencen a probarlos.

Pero los superordenadores son otra guerra. “Dependiendo de la carga de trabajo, los chips ARM podrían lograr un uso limitado en estos grandes sistemas”, indica Carroll. Estos chips logran ahorros de energía en los racks, en operaciones de coma flotante por segundo, y algunas instituciones podrían confiar en ellos para dotar sus grandes instalaciones, pronostica el directivo.

Algunos de los superordenadores más rápidos del mundo utilizan chips x86 de Intel o de Advanced Micro Devices, procesadores Power de IBM o Sparc de Oracle. Los chips ARM no se suelen considerar suficientemente potentes para estos grandes ordenadores que se utilizan fundamentalmente en centros de investigación para realizar cálculos complejos.

La incapacidad de superar ciertas barreras de proceso es un hándicap para ARM en este entorno, pero Carroll señala que el mercado puede cambiar rápidamente, impulsado por los procesadores gráficos, que son ahora un complemento clave de las CPUs de los supercomputadores.

“No creo que se comprendan todos los posibles usos”, afirma Carroll, por lo que subraya la necesidad de encontrar escenarios en los que estos chips sean más indicados. En este sentido, el responsable de Dell considera que este ejercicio es más indicado en los ambientes de investigación que en el mercado de consumo, donde los ciclos de desarrollo y su final están siempre presentes.

El mercado de la supercomputación también está cambiando, con la emergencia del cloud, que podría influir en la forma en que se construyen los sistemas, indica. data centerLos cálculos complejos pueden realizarse en servidores remotos, con la nube como mecanismo de petición y distribución de información.

“Vamos a ir en esta dirección. La nube como un mecanismo de transporte para aglutinar todas estas implantaciones de infraestructura”, reconoce el directivo.

El centro de supercomputación de Barcelona ha sido la avanzadilla en la experimentación con superordenadores ARM. El pasado año este centro aseguró que trabajaba en un prototipo de superordenador con procesadores duales Samsung Exynos, y a finales de 2011 anunció otro basado en procesadores Tegra 3 de Nvidia.

Los chips ARM son por ahora solo de 32 y 40 bit, pero la compañía ya ha anunciado su primer arquitectura a 64bit, ARM v8, y el acompañamiento de diseños Cortex-A57 y Cortex-A53 basados en ella.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información