BUSINESS TI | Noticias | 19 ENE 2009

Analizamos a fondo la plataforma Dragon de AMD

Tags: Hardware
La nueva plataforma de AMD es mucho más eficiente energéticamente, es compatible tanto con plataformas anteriores como con el futuro zócalo AM3, y se presenta a precios muy asequibles. No obstante, ¿Puede competir con la excepcional potencia del Core i7 de Intel?
Alfonso Casas

Como ya sucediera con la anterior plataforma Spider, la nueva generación ahora anunciada debe estar formada por tres componentes básicos; por una lado los nuevos procesadores Phenom II X4 (el modelo 920 de 2,8 GHz, o bien, el 940 de 3 GHz, ambos con una memoria caché total de 8 MB). Otro de los componentes que no pueden faltar son la serie de chipsets AMD 790GX, que vienen integrados en las placas base. Y por último, las tarjetas gráficas externas ATI Radeon HD de la familia 4800, pieza fundamental para aportar el máximo rendimiento en gráficos. En los próximos meses llegarán nuevos chipsets integrados en placas base, los cuales habilitarán la compatibilidad con la memoria DDR3. Por el momento, esta es una característica que no podrán aprovechar los usuarios de AMD, frente a las soluciones de Intel que ya la soportan.

PPT_PHEIIX4 web  Antes de entrar en detalle sobre los resultados obtenidos en nuestras pruebas y las mejoras que suponen con respecto a la plataforma anterior conocida como Spider, hay que destacar que las mejoras no van a ser únicamente en rendimiento y potencia, sino también en eficiencia energética, disipación de calor, así como control sobre cada uno de los cuatro nuevos núcleos con los que cuenta el procesador Phenom II X4 de AMD.

Precisamente estos, han evolucionado de forma importante con respecto a los primeros Phenom, y ahora en lugar de basarse en la tecnología de fabricación de 65 nanómetros, utilizan la de 45 nanómetros, con el correspondiente incremento en la frecuencia de reloj, y un consumo de energía mucho más sostenido.

Dicho esto, a los avances naturales de la primera revisión, como era el hecho de disponer de controlador de memoria integrado en el procesador, y la memoria caché L3 compartida con la de nivel L2, se le une ahora un valor total de caché de 8 MB, permitiendo manejar una cantidad superior de instrucciones por ciclo de reloj.


Así, los nuevos procesadores que se corresponden con los modelos 920 de 2,8 GHz y 940 de 3 GHz, son compatibles con todas las placas que dispongan de zócalo AM2+, y ambos poseen un valor TDP (potencia de disipación térmica) de 125 vatios. Si echamos la vista al frente y observamos al principal competidor, Intel cuenta ya con el Core i7, de inferior velocidad de reloj, pero ofreciendo unos resultados excelentes en nuestras pruebas de rendimiento. Frente a estos datos, AMD ahora presenta unos procesadores que presumen de ofrecer la máxima compatibilidad con sus sistemas, tanto con plataformas anteriores, como con las venideras, puesto que con la incorporación de nuevos chipsets en las placas base será posible ofrecer soporte incluso a los últimos módulos de memoria DDR3. Es un factor que los usuarios deben valorar a la hora de ampliar sus equipos, siendo más natural y progresiva la actualización que ofrece ahora la plataforma de AMD frente a la última de Intel (véase análisis de Intel Core i7).

En lo que respecta al chipset gráfico, el integrado en la placa base utilizada es el AMD 790GX con el SB750 como southbridge. Se trata de la misma configuración utilizada en la plataforma Spider, en espera de que lleguen en los próximos meses los nuevos con soporte de memoria DDR3. Así pues, en este aspecto hemos podido utilizar placas base con el mismo chipset para ambas plataformas. Este sistema es compatible con el zócalo AM2+ actual. Lo relevante del chipset es que cuenta con solución gráfica IGP integrada equivalente a una ATI Radeon HD 3300, la cual aporta incluso salida HDMI entre sus conectores externos. Al no tratarse de una HD 4800, no puede considerarse como plataforma Dragon (según AMD), para lo que es necesario recurrir a un modelo externo con conectividad PCI Express x16. No obstante, la IGP integrada ofrece soporte de DirectX 10, gráficos Shader Model 4.0, tecnología ATI AVIVO, así como la funcionalidad más destacable de poder llevar a cabo CrossFireX de tarjetas incluso híbrido, en base a la opción gráfica integrada. El procesamiento del mismo aporta una calidad de vídeo suficiente como para permitir la reproducción de contenidos en alta definición, para lo que ofrece salida HDMI integrada. Y además, el consumo de potencia del sistema completo se reduce a tan sólo 93 vatios típicos, y 155 con la CPU al cien por cien de carga de trabajo.

Sin embargo, para que AMD certifique que se trata de una plataforma Dragon es necesario utilizar una tarjeta gráfica HD 4800 como mínimo. En este sentido, repetimos todas las pruebas con el modelo ATI Radeon HD 4850, y posteriormente con la HD 4870, y con la HD 4870x2, ésta última con el doble núcleo conocido por todos.

Entre las principales conclusiones que podemos sacar de las pruebas, destaca que AMD ha hecho un buen trabajo con los nuevos procesadores Phenom II X4. Al disminuir su tecnología de fabricación a 45 nanómetros se ha conseguido una mejor eficiencia energética, algo que queda patente en las pruebas. En los resultados que ofreceremos en el próximo número de la revista PC World (correspondiente al mes de febrero), se aprecia claramente como a pesar de contar con una gráfica muy superior (HD 3850 frente a HD 4870 con doble conexión de alimentación), el consumo de vatios de una plataforma Dragon frente a Spider apenas se lleva 33 vatios de diferencia trabajando a pleno rendimiento. Por su parte, el índice PC WorldBench nos muestra un incremento en rendimiento 2D bastante espectacular. Superada la barrera de los 100, el valor alcanza los 117, de modo que se equipara en mayor medida a las plataformas de Intel. También podemos adelantar que AMD consigue superar el rendimiento de SkullTrail de Intel (muy orientado a juegos), y aproximarse aunque todavía de lejos a los valores del Core i7. Lo mejor de todo es que lo hace de forma eficiente, es decir, manteniendo compatibilidad entre componentes y a un precio realmente destacable.

 

 

La compatibilidad de zócalo entre procesadores Phenom y Phenom II permite utilizar la misma placa base de la anterior plataforma.

 

 

Los nuevos procesadores favorecen el overclocking. Mediante el software AMD Over

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información