| Artículos | 29 OCT 2008

Word cumple 25 años

Tags: Hardware
Paula Bardera

25 años, en la flor de la vida está el procesador de textos más conocido y utilizado del mundo, popular, renovado, querido y odiado, en la punta de los dedos de casi todos, porque... ¿quién no conoce a Word? Que tire la primera piedra aquel usuario, profesional o doméstico, que no haya utilizado alguna vez en su vida el archiconocido procesador de textos. Y aunque pudiera parecer que siempre ha sido el rey en este mercado, lo cierto es que, en sus 25 años de historia, ha pasado por todas las etapas posibles en cuanto a popularidad. De hecho, hoy en día, el dominio de Microsoft se extiende tanto, que, desde el punto de vista de los usuarios en general, no existe prácticamente mercado de procesadores de textos, porque, ¿alguien recuerda a Lotus Manuscript? 





En realidad, el programa de Microsoft tuvo unos comienzos agitados y extraños en octubre de 1983, cuando salió al mercado. No se convirtió en un producto de consumo de masas hasta, al menos, cinco años después. Incluso cuando Word había alcanzado una posición de liderazgo en el mercado, experimentó muchas críticas y retrasos.

En las siguientes líneas hacemos un breve repaso a la historia de Word y cómo ha evolucionado en este viaje de 25 años en los que ha pasado de unos comienzos inciertos a ser el rey más absoluto del mundo de los procesadores de textos.



El primero procesador de textos WYSIWYG: Xerox Bravo

Antes de que existiera Word, se utilizaba Bravo, el primer procesador de textos WYSIWYG (what you see is what you get). Charles Simonyi y Butler Lampson desarrollaron este revolucionario programa en el centro de investigación de Xerox en Palo Alto en 1974 para una máquina denominada Xerox Alto, que ostenta el honor de haber sido la primera computadora en utilizar un ratón y una interfaz de usuario gráfica. Aunque Xerox nunca llegó a vender Alto comercialmente, su larga influencia se puede sentir aún hoy en día en los ordenadores y sistemas operativos más modernos, incluyendo una pequeña aplicación conocida como Microsoft Word. 



Entre Microsoft y Xenix 


Charles Simonyi, desarrollador de Xerox Bravo, se incorporó a la plantilla de Microsoft tras recibir una oferta de empleo directamente deBill Gates en el año 1981. Un buen día, Gates, Paul Allen y Simonyi decidieron producir una serie de aplicaciones tales como una base de datos, una hoja de cálculo y un procesador de textos. Simonyi pronto fichó para el proyecto a un antiguo empleado de Xerox llamado Richard Brodie y juntos empezaron a trabajar en “Multi-Tool Word”. Con Brodie haciendo la mayor parte de la programación, desarrollaron la versión 1.0 en Xenix, un sistema operativo parecido a Unix desarrollado por Microsoft y que hoy en día ha pasado al olvido. No mucho tiempo después, el departamento de marketing de la compañía desechó lo de “Multi-Tool” del nombre por ser demasiado largo y así nació “Microsoft Word”.





Los albores de DOS 


Word 1.0 fue lanzado para Xenix y MS-DOS en octubre de 1983. Desde la versión 1.0 hasta la 5.0 de DOS eran prácticamente iguales en lo que a imagen de pantalla se refiere. Estas primeras versiones de Word mostraban en ocasiones una interfaz algo confusa, pues las mismas claves podían realizar tareas distintas en diferentes modos o submenús. Esto les hizo remontarse hasta sus raíces en Bravo y simplificar las cosas.

Pero estos cambios hicieron que Corel se pudiera poner un paso por delante de su competidor con Corel WordPerfect, que contaba con diferentes combinaciones de teclas para acceder a funciones. Sin embargo, la batalla no estaba ganada, pues en el horizonte de Word había una mejor interfaz que le acercaría al público, aunque para ello harían falta equipos totalmente nuevos para llevar esta nueva manera de interactuar hasta Word.



Mientras tanto, en Mac...

Al mismo tiempo que Bill Gates impulsaba el desarrollo de un procesador de textos, Jeffery Harbers lideraba un equipo en Microsoft para importar Word a un Macintosh en ciernes, allá por el año 1985. Entre las innovaciones que incluía estaban la capacidad de mostrar diferentes fuentes para el tipo de letra y distintos tamaños. Word 1.0 para Mac también contaba con una interfaz gráfica de usuarios totalmente manejable con ratón y con menús desplegables.

Estos nuevos y apasionantes atributos impulsaron enormemente las ventas de la versión para Mac, que superaron a las de MS-DOS Word durante, al menos, cuatro años. A día de hoy las ventas de Microsoft Word para Mac siguen siendo muy fuertes.



Bienvenido Mister Windows 


Volviendo al hogar de Word, el entorno Windows desarrollado por Microsoft seguía aumentando sus capacidades. Con el creciente éxito de la versión para Mac, parecía lógico que Microsoft creara una versión de Word para su propio entorno de interfaz gráfica.

Así, la compañía lanzó Word 1.0 para Windows en 1989, que era muy similar a la de Mac, con una interfaz manejable en su totalidad por un ratón, con menús desplegables y con características de pantalla realmente WYSIWYG (what you see is what you get). Todo ello a un precio de 500 dólares de la época. Con el lanzamiento de Windows 3.0 en 1990 por 149,95 dólares y las actualizaciones a 79,95, por fin despegaron las ventas de Word para Windows y, a lo largo de los siguientes años, Microsoft consolidó su control sobre el mercado de los procesadores de textos para PC.



La GUI se pasa a DOS 

Siguiendo la pista de su pariente basado en Windows, Word para MS-DOS alcanzó la cima con las versiones 5.5 lanzada en 1991 y con la 6.0, que vio la luz en 1993. Ambas contaban con las mismas características mencionadas anteriormente, como los menús desplegables o la interacción con el ratón. Y los modos gráficos WYSIWYG mostraban los caracteres subrayados, en negrita o cursiva. Eso sí, el futuro de Word estaba en Windows, pero no antes de que diera un pequeño rodeo…




Los otros sistemas operativos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información