| Artículos | 01 FEB 2008

Windows Server 2008 se convierte en realidad

Tags: Histórico
Daniel Comino.
Los próximos días 26 y 27 de febrero, Microsoft Ibérica presentará oficialmente en nuestro país Windows Server 2008, la última versión del sistema operativo para servidores. Antes de que esto ocurra, en las siguientes páginas encontrará los principales cambios y novedades que afectan al lanzamiento con más repercusión de este año para la firma de Seattle.

Al igual que el pasado año tuvo especial relevancia el lanzamiento de Office System 2007 y, sobre todo, de Windows Vista, durante 2008 le toca el turno a las plataformas de Microsoft, entre las que destaca la de desarrollo de la compañía, Visual Studio 2008, que está ya disponible a través MSDN (la red de desarrolladores de Microsoft) y SQL Server 2008, el servidor de bases de datos que sustituye a la actual versión 2005.
Pero, sin duda, el lanzamiento más esperado y atractivo de este año para Microsoft (por su especial relevancia y por su categoría de sistema operativo) es Windows Server 2008, probablemente una de las versiones más ambiciosas del producto, ya que supone un gran cambio a nivel estructural, de prestaciones y de rendimiento general.
Según datos de la consultora IDC, Windows Server tiene una cuota de mercado actualmente del 87 por ciento en nuestro país en los servidores de arquitectura x86. No obstante, de acuerdo con Emilio Paz, jefe de producto de Windows Server en nuestro país, “España es un mercado en el que la base instalada de servidores es bastante antigua, por lo que esperamos importantes ciclos de renovación de hardware”. De hecho, reconoce que “el principal objetivo de crecimiento de Windows Server se sitúa dos puntos por encima del crecimiento del mercado del hardware”. Por lo tanto, teniendo en cuenta que IDC prevé un crecimiento del 4 por ciento para este mercado durante 2008, las previsiones de Windows Server se sitúan en una mejora del 6 por ciento.

¿Qué es Windows Server 2008?
Windows Server 2008 es el sistema operativo para servidores de Microsoft y se presenta como el sustituto natural del actual Windows Server 2003 r2. El desarrollo de Windows Server 2008 comenzó poco después del lanzamiento de la versión 2003 en la edición del año 2003 de la Professional Developer Conference (PDC), celebrada durante el mes de octubre en Los Angeles, EE.UU. Desde entonces, Microsoft no ha parado de estar en contacto con programadores, beta testers, clientes y socios tecnológicos con el fin de incorporar el mayor número de mejoras posibles al producto. Desde entonces el producto ha pasado por tres fases intermedias, conocidas como Betas, y dos Release Candidate hasta llegar al producto final. Como dato anecdótico, el nombre oficial de Windows Server 2008 lo dio a conocer Bill Gates durante la pasada edición de WinHEC, celebrada en mayo de 2007.
El hecho de que Windows Vista se lanzase primero y Windows Server lo hiciera prácticamente un año después no es una cuestión trivial, ya que ambos sistemas operativos comparten el núcleo de desarrollo y, a partir de ahí se van añadiendo capas aplicables a cada caso. El hecho de que Windows Vista lleve ya un año en los ordenadores de muchos usuarios y empresas ha supuesto para Microsoft un perfecto entrenamiento para mejorar los fallos que ha tenido el sistema operativo de cliente de la compañía, la mayor parte de los cuales quedan resueltos en el Service Pack 1, que se lanzará al mismo tiempo que Windows Server 2008. Tanto es así, que el núcleo de Windows Server está basado en el núcleo de Windows Vista Service Pack 1. Para el elaboración de este reportaje hemos utilizado Windows Server 2008 Enterprise versión RC1 (Release Candidate 1) en castellano, el último paso intermedio antes de alcanzar el estado de producto final. Sin embargo, para analizar las características del hipervisor (que permite la creación y gestión de máquinas virtuales), es necesario trabajar con la versión Windows Server 2008 Enterprise con Hyper-V integrado (compilación que contiene el núcleo de la versión RC1 y, además, integra los bits necesarios para ejecutar el rol de virtualización). Por otra parte, la versión con Hyper-V requiere ser instalada en una máquina de 64 bits, ya que, como veremos más adelante, no es posible instalar este rol un modo 32 bits.

Mejoras a nivel de kernel
En realidad, Windows Server 2008 integra un profundo cambio a nivel del núcleo del sistema (kernel) que permite implementar nuevas funcionalidades. Entre estos cambios podríamos citar la gestión de la memoria, de la que ahora se encarga NUMA (Non-Uniform Memory Architecture, o arquitectura de memoria no unificada). Básicamente, NUMA nace con el propósito de mejorar el acceso a la memoria cuando se usan los nuevos procesadores multi CPU y multi núcleo, ya que anteriormente el acceso de las distintas CPU a la memoria había presentado algunos problemas, porque era muy complicado y costoso asegurar el ancho de banda y la latencia necesarias soportar los dispositivos multi CPU o multinúcleo, lo que ocasionaba pérdidas de rendimiento y cuellos de botella en el sistema. Sin embargo, con NUMA estos problemas se minimizan, ya que el acceso a la memoria es más rápido y eficiente, al asignar diferentes páginas de memoria a cada núcleo o procesador, eliminando los cuellos de botella y los conflictos entre dos o más recursos accediendo a la memoria simultáneamente. Según declara Microsoft, se espera al menos un 10 por ciento de reducción en cuanto a utilización de CPU para cargas intensas de trabajo de entrada/salida cuando se utiliza NUMA.
Otro de los cambios importantes que trae consigo la nueva versión de Windows Server y que se introdujo por primera vez en Windows Vista es lo que se conoce como WHEA (Windows Hardware Error Architecture, o arquitectura de error de hardware para Windows), que no es más que una tecnología que trata de obtener más información de los posibles errores de hardware que ocurren en el sistema con el fin de usar técnicas conocidas para solventarlos en tiempo real, evitando que la máquina se quede sin respuesta y reduciendo al mínimo posible el impacto en el rendimiento del equipo. WHEA se compone de un mecanismo inteligente que se encarga de descubrir las posibles fuentes de un error, una tabla de errores conocida para contrastar los síntomas que aparecen en cada caso (con el fin de contrastarla y comprobar si se trata de un error conocido), un procedimiento para preservar esa tabla de errores y un modelo de eventos de hardware basado en el sistema Event Tracing para Windows. El ámbito de influencia de WHEA en primera instancia es el procesador, la memoria, el área de caché y los sistemas de interconexión entre los buses PCI, PCI-X y PCI Express.
Además de estas utilidades, Microsoft ha incluido otras ventajas que permiten mejorar la percepción del producto. Una de ellas es la protección contra el parcheo del kernel, una característica que evita el acceso no autorizado al núcleo del sistema con el fin de preservar su integridad, gracias a las técnicas de firmado de código.
Siguiendo con el capítulo de las mejoras, como no podía ser menos, el advenimiento de la nueva versión de un sistema operativo ha de traer consigo irremediablemente una actualización en el soporte del hardware, ya que desde 2003 el mercado ha experimentado un gran avance. En ese sentido, Windows Server 2008 incorpora soporte para ACPI3.0 (lanzada al mercado en octubre de 2006 y

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información