| Artículos | 01 JUL 2000

Windows ME beta 3

Tags: Histórico
Así es el último de los Windows 9x
Javier Cáceres.
Windows ME (antes conocido como Windows Millennium) se sitúa como el sucesor del ya veterano Windows 98. El nuevo ME (o Millennium Edition) será el último Windows que integre el núcleo de Windows 9x antes de pasar definitivamente a la tecnología NT. Descubra en el presente artículo las principales características del que es, sin duda, el Windows más orientado al mercado doméstico de todos los tiempos.

Pese a que no ha sido un camino que podamos calificar de sencillo, parece que por fin Microsoft va a cumplir su vieja pretensión de llevar la tecnología NT al mercado de consumo. En efecto, a nadie se le escapa el hecho de que Microsoft lleve ya un buen número de años intentando acercar sus sistemas basados en la tecnología NT al más poblado de los mercados: el doméstico. Razones que justifiquen esta línea de acción no le faltan. Windows NT es un sistema operativo que fue diseñado a principios de la década de los 90, partiendo de cero, y con dos premisas fundamentales en mente: seguridad y fiabilidad, algo que no han podido ofrecer ninguno de los Windows 9x. Dejando a un lado el tremendo lastre que a los Windows 9x le ha supuesto siempre su relativa dependencia de un sistema operativo obsoleto como es el DOS, esas dos características, seguridad y fiabilidad, se le han ido negando reiteradamente al usuario particular en su equipo de sobremesa. Hemos de tener presente que llevar la tecnología NT al mercado doméstico por cuestiones de compatibilidad tanto hardware como software, no era una empresa en absoluto sencilla. Asimismo, si bien seguridad y estabilidad no han sido los puntos fuertes de la familia Windows 9x, éstos han resultado siempre sistemas operativos plenamente funcionales que se han centrado en facilitar el trabajo del usuario al máximo. Windows ME pasará a ostentar el título de último integrante de esta saga, que comenzara hace un lustro con el conocido Windows 95 y que parece terminar definitivamente con el protagonista del presente artículo.

Presente, pasado y futuro
El objetivo final de Microsoft siempre fue llevar la tecnología NT a todos sus sistemas operativos (a excepción de Windows Powered, antes Windows CE, destinado al mercado de los Palm-PC). Ha sido sin duda una apuesta a largo plazo, pero una apuesta segura. Mantener dos líneas distintas de sistemas operativos en términos de desarrollo, mantenimiento y soporte, es algo mucho más costoso que mantener una única línea. De esta forma, Microsoft ha centrado sus esfuerzos en NT abandonando paulatinamente los distintos Windows 9x. En este curso de acción, la historia del sistema que analizamos hoy es la historia de una relativa improvisación. Windows ME es el fruto de retrasos en el plan original. Tras el lanzamiento de Windows NT 4, Microsoft concluyó que seguía siendo un sistema operativo demasiado grande y lento para la entonces típica máquina de consumo. Sin embargo, sabían que era tan sólo una cuestión de tiempo; no mucho más adelante, el equipo del usuario medio sería lo suficientemente potente como para que ejecutara una versión de NT con cierta suavidad. Igualmente, dado que ya entonces se planeaba un modelo único para controladores de dispositivos (WDM), el problema de la compatibilidad de hardware tenía también sus días contados. Inicialmente, la compañía pretendía que Windows 98 fuera el último sistema operativo de consumo en emplear el núcleo de sus predecesores. La línea de Windows NT 5, entonces previsto para 1999, supuestamente incluiría una versión para el mercado de consumo que sustituiría al 98. Sucesivos retrasos situaron el lanzamiento del nuevo NT en el año 2000 y entonces se decidió que sería más coherente que pasara a denominarse Windows 2000. Microsoft prometió entonces que en cualquier caso lanzaría un Windows para el mercado de consumo basado en el kernel de NT. En un principio este sistema fue conocido como Neptune; ahora ha pasado a denominarse Whistler, y no verá la luz hasta bien entrado el 2001. Esto, en el mercado de consumo, deja un hueco importante desde que se lanzara Windows 98 SE hasta Whistler. Windows ME viene a llenar este hueco, un sistema operativo aún basado en el kernel de Windows 9x, pero que incorpora algunas de las características presentes en su hermano mayor, Windows 2000.

Los 4 puntos cardinales
De acuerdo con lo anteriormente expuesto, bien podríamos considerar a Windows ME como un Windows 98 tercera edición. Sin embargo, el nuevo Millennium Edition incorpora novedades suficientes como para justificar la entidad propia que le otorga el poseer un nuevo nombre. Como veremos más adelante, muchas de esas novedades atañen a la interfaz de usuario (muy similar a la de Windows 2000), pero algunas otras modifican importantes áreas internas del sistema. A vista de pájaro, Windows ME no es más que la interfaz de Windows 2000 con el corazón de Windows 98 y una serie de interesantes extras. Ya en su día, Microsoft hizo públicas las líneas de su imprevisto y novedoso sistema operativo. Como es natural, el mayor número de cambios concierne a dichas áreas, que el gigante americano capitaliza en cuatro puntos claves:
Facilidad de uso: la división de Microsoft encargada del desarrollo de Windows ME, Consumer Windows División (CWD), ha prestado especial atención a este punto y ha venido realizando los cambios precisos en la interfaz y el sistema de ayuda de acuerdo con las sugerencias proporcionadas por miles de usuarios de Windows durante estos últimos años.
Multimedia y entretenimiento: prácticamente cualquier formato multimedia podrá ser representado y manipulado con las herramientas que incorpora el sistema de serie. Asimismo, se potencia todo lo relacionado con el mundo de los juegos y el entretenimiento.
Redes personales: según estudios del gigante del software, con más de 15 millones de hogares que tienen más de un PC, todo lo concerniente a las pequeñas redes locales habría de simplificarse. ME incorpora asistentes para que compartir los datos y el acceso a Internet en una pequeña red local sea un juego de niños.
Acceso a servicios en línea: numerosos asistentes aseguran una conexión sencilla a la red independientemente del adaptador que empleemos para ello. Asimismo la integración con la Web es incluso mayor, incluyendo herramientas para la búsqueda y tratamiento de información en Internet.
Paralelamente a estos cambios, que podríamos calificar como estéticos, encontramos entre otras novedades el SFP o System File Protection (importado directamente de Windows 2000, cuyo objetivo consiste en garantizar la integridad de los archivos del sistema), un nuevo TCP/IP totalmente reescrito, o el inédito Internet Explorer 5.5. Todo lo que sea necesario para que el eslogan que acompaña al producto “It just works”, sea algo más que una frase.

Instalación
Sin lugar a dudas, se ha avanzado mucho desde la versión preliminar que tuvimos la ocasión de evaluar hace unos meses. Esta beta 3, aparte de estar traducida al castellano (a excepción de algunos mensajes de sistema y buena parte de la ayuda), tiene un aspecto mucho más estable y definitivo que la anterior. De hecho, no se esperan muchos cambios entre ésta y la versión definitiva, que muy previsiblemente aparecerá a lo largo de este verano. El proceso de instalación es precisamente uno de los que más ha variado con respecto a versiones beta anteriores, si bien no son

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información