| Artículos | 01 JUL 2008

WiMax y LTE luchan por reinar en las comunicaciones sin cable

Tags: Histórico
Tecnologías de comunicación inalámbrica de ancho de banda
Arantxa Herranz.
Son dos propuestas de tecnología de comunicación inalámbrica de alta velocidad diferentes, pero ambas llevan ya un largo camino recorrido y ambas luchan por un mismo espectro y tipo de usuario. Cada una de ellas promete cuadruplicar la actual velocidad de conexión sin cables de la que disfrutan los usuarios en estos momentos. Y ambas luchan por ganar esta batalla.

Ambas propuestas se parecen en la manera en la que transmiten señales e, incluso, en la velocidad de sus redes. Las principales diferencias tienen más que ver con políticas determinadas y sobre la elección que cada operador hará de una y otra. Por eso, algunas voces aseguran que esta guerra recuerda a la protagonizada hace no mucho por Blu-ray y HD DVD.
En cualquier caso, esta hipotética y futura “guerra inalámbrica” no tiene por qué conllevar que una de las propuestas desaparezca, aunque los analistas consideran que LTE tendrá una tremenda ventaja sobre WiMax en los próximos años, debido principalmente a que los operadores que trabajan sobre el estándar GSM (Global System for Mobile communications) son mayoría en todo el mundo, por lo que es bastante probable que utilicen LTE como manera de actualizar su red. GSM es, qué duda cabe, el estándar de comunicación móvil más popular.
Además, los analistas también consideran que LTE dominará el mercado a pesar de la reciente atención que ha generado el anuncio de los planes de futuro de una joint venture creada por Sprint Nextel y Clearwire. Unos planes que pasan por crear una red WiMax a lo largo de todo Estados Unidos y que se espera que de cobertura entre los 120 y los 140 millones de usuarios en este país a finales de 2010. También en este país otras dos operadoras (las mayores del país), AT&T y Verizon Wirless, poseen planes de adoptar LTE, con despliegues previstos para 2011 ó 2012.
Así las cosas, algunos analistas consideran que WiMax y LTE son directamente comparables en términos de lo que se puede hacer con ambas propuestas, aunque se insiste en que es bastante probable que LTE tenga una ventaja mundial sobre WiMax a largo plazo, al verse L TE como la actualización natural de GSM. Sin embargo, desde la consultora The Farpoint Group advierten que esto no significa que WiMax muera de éxito o no sobreviva.
Según Gartner, las redes GSM serán el 89 por ciento de todo el mercado mundial en 2011. Y aunque esta misma consultora atribuye a WiMax la esperanza de las redes 4G (de cuarta generación), entiende que LTE será el estándar dominante.

Quiénes juegan
Pero, además de las operadoras, también hay otros implicados en el éxito o no de cada una de estas propuestas de redes móviles: desde los propios fabricantes hasta los grupos de estándares.
Y, hasta ahora, no se puede decir que LTE sea un estándar puro y duro. Sin embargo, no es menos cierto que su estatus como tal puede ser ratificado a finales de este mismo año por un grupo de fabricantes que se denomina a sí mismo como 3GPP (Third Generation Partnership Project). De momento, además, LTE está en fase de pruebas en Estados Unidos, Europa y China, aunque no se sabe con exactitud cuáles son las localizaciones en las que se están desarrollando estas pruebas ni otros detalles sobre las mismas.
Por su parte, el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) seleccionó 802.16e como su estándar WiMax Movil (que añade ventajas frente a la versión “fija” de WiMax) a finales de 2005. Una propuesta que está siendo adoptada por algunas operadoras en Estados Unidos (como la mencionada Sprint), mientras que en otros países, como España, aún se tienen que determinar, por parte del gobierno, quiénes tendrán la licencia de uso en determinados espectros y bandas. Algo que, según algunos implicados en el desarrollo de WiMax, está frenando el desarrollo de esta tecnología en nuestro país y, con ello, el despliegue de servicios y ofertas.
Mientras, un grupo denominado WiMax Forum, compuesto por más de 500 fabricantes y otras compañías, se ha establecido a sí mismo como la autoridad para certificar la compatibilidad WiMax de los productos. En abril, comunicó la certificación de ocho productos WiMax para su utilización en la banda de los 2,3 GHz, mientras que está previsto que aquellos que trabajan en la frecuencia de los 2,5 GHz estarán certificados a finales de este año.
En lo que respecta a los fabricantes de infraestructura, Intel es quizá el mejor exponente de empresa que apuesta por WiMax. De hecho, se calcula que su inversión asciende a miles de millones de dólares en investigación, que han dado como resultado chipsets con este estándar así como prototipos de nuevos productos de dispositivos de acceso a internet, como los MID (de los que ya nos ocupamos en el número de junio de PC World). Ejemplos de fabricantes que se han sumado a estas propuestas son variadas, aunque también es cierto que algunos de ellos, como puede ser Motorola, no se han casado en exclusividad con esta propuesta y también trabajan en el desarrollo de productos compatibles con LTE.

Cuestión de velocidad
Como toda nueva propuesta de tecnología, la gran pregunta es saber cuál será el rendimiento, tanto de LTE como de WiMax. El gran enfoque tecnológico de ambas tecnologías ha estado en la velocidad que pueden ofrecer al usuario. Los máximos teóricos para WiMax están en los 70 Mbits por segundo, mientras que para LTE se prometen hasta 100 Mbits por segundo.
Estas velocidades permitirían unas transmisiones de video altamente mejoradas, así como unos juegos en red más vivos. Para los usuarios profesionales, estas velocidades se traducirían en unos accesos muy rápidos a grandes almacenes de datos corporativos enviados a través de canales encriptada. Algunos visionarios creen que ambas tecnologías pueden abrir la puerta a videollamadas inalámbricas. En estos momentos, y por similitud, las videoconferencias se realizan desde puestos fijos y son relativamente caras, además de no muy fiables si no se tiene una conexión fija de alta velocidad.
Las velocidades que se esperan tanto de LTE como de WiMax no son fáciles de forzar, básicamente porque las tecnologías se están desplegando en estos momentos. Por eso, han de entrar en juego y en consideración muchos factores, incluyendo el hecho de que un operador tenga planes de enviar señales por un canal que tiene un ancho de banda de 40 MHz, el doble del estándar de 20 MHz, según remarcan desde la consultora ABI Research.
La velocidad que puede disfrutar un usuario final depende de cuántos usuarios estén conectados a una misma antena de telefonía, su proximidad a la misma, la frecuencia con la que utilicen el sistema y la velocidad del procesador del dispositivo con el que se conecten, entre otros factores. Por eso, muchos implicados en el desarrollo de estas tecnologías tampoco quieren hablar ni comprometer cifras concretas de las velocidades “reales” de las que se va a poder disfrutar, aunque sí se reconoce que una cosa son las velocidades teóricas que se pueden llegar a alcanzar y otra muy distinta las reales.

Diferencias notables
Aunque, como venimos diciendo, existen parecidos más que razonables entre estas dos propuestas de tecnologías inalámbricas de banda ancha, las diferencias entre LTE y WiMax también son notables, pese a que ambas tengan mucho en común.
A

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información