| Artículos | 01 JUL 2005

Wi-Fi y WiMAX: La revolución inalámbrica

Tags: Histórico
Laboratorio PC World.
La tecnología inalámbrica está en pleno auge: términos como wi-FI o WiMAX son sinónimos de libertad a la hora de comunicarnos e intercambiar información. una auténtica revolución inalámbrica que analizamos a continuación mostrando las características de las redes sin cable actuales y de la próxima generación.

La ventaja que nos ofrecen las redes inalámbricas no es otra que la posibilidad de interconectar diferentes equipos y acceder a Internet –mediante un módem o router inalámbrico- sin las restricciones y limitaciones que impone el engorroso cableado tradicional. Una posibilidad que ha popularizado el uso de estas redes hasta tal punto que hoy en día su presencia es algo habitual en el hogar u oficina e incluso en establecimientos públicos mediante los denominados Hot Spot o puntos de acceso inalámbricos, aumentando día a día los dispositivos compatibles con estas redes: equipos portátiles, organizadores personales o PDA, videoconsolas, etc.
Estas redes, basadas en el estándar 802.11 desarrollado por el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers, instituto de ingenieros eléctricos y electrónicos norteamericano), han estado hasta la fecha relegadas a entornos de escasos metros cuadrados, un panorama que promete cambiar radicalmente con la inminente aparición de la tecnología WiMAX, capaz de ofrecer conexiones de banda ancha alcanzando distancias de hasta 50 kilómetros y que puede suponer el despegue definitivo de otras tecnologías como la telefonía sobre Internet (VoIP).

Tecnología Wi-Fi
En 1999 surge la organización Wi-Fi Alliance – www.wi-fi.com - con el objetivo de promover el uso de las redes de área local inalámbricas y garantizar la interoperatividad entre los diferentes productos compatibles con la norma 802.11 desarrollada por el IEEE.
Este conjunto de especificaciones técnicas se divide principalmente en las normas 802.11b, que opera en el espectro de los 2,4 GHz y ofrece una velocidad de transmisión de 11 Mbps, 802.11a para la banda de 5 GHz con velocidades de hasta 54 Mbps, y la norma 802.11g, que es similar al estándar 802.11b pero ofrece una tasa de transferencia de 54 Mbps.
Para garantizar la compatibilidad entre los dispositivos basados en estas normas la organización creó la marca Wi-Fi (Wireless Fidelity) y el programa de certificación Wi-Fi Certified. Este programa se aplica actualmente a productos como routers, puntos de acceso, tarjetas de red para equipos de sobremesa, portátiles, dispositivos USB, etc. que son sometidos a rigurosos test para garantizar su compatibilidad con las normas IEEE 802.11 a, b o g y su funcionamiento conjunto con el resto de productos Wi-Fi Certified.

Soluciones propietarias
Los productos certificados actualmente por la organización Wi-Fi Alliance están basados en las especificaciones 802.11 a, b y g de IEEE, ofreciendo velocidades de transmisión “teóricas” de hasta 54 Mbps (en el caso de las normas 802.11 a y 802.11g).
Sin embargo, esta velocidad máxima a efectos prácticos y en condiciones de recepción óptimas no supera los 20 Mbps, distando mucho de la que ofrecen las redes de cable Fast Ethernet convencionales –aproximadamente 90 Mbps-. Además, en el caso de la obsoleta norma 802.11b, esta velocidad –aproximadamente 6 Mbps- se convierte en un cuello de botella para la transferencia de archivos de gran tamaño o la transmisión mediante técnicas de streaming de contenidos multimedia de alta calidad.
Como respuesta a esta situación algunos fabricantes decidieron diseñar sus propias mejoras fuera del estándar Wi-Fi para ofrecer velocidades de transmisión superiores. Entre estos fabricantes destacan principalmente Atheros Communications –www.atheros.com– y Broadcom Corporation –www.broadcom.com-, cuyos chips permiten obtener tasas de transferencia teóricas de 108 e incluso 125 Mbps, aunque como ocurría en el caso de las normas 802.11 estándares, su rendimiento real es sensiblemente inferior (aproximadamente 25 Mbps en condiciones óptimas).
Los productos que incorporan estos chips son en su mayoría compatibles con los productos certificados Wi-Fi, pero para aprovechar el mayor rendimiento y velocidad de transmisión que ofrecen será necesario que toda la infraestructura de red esté compuesta por equipos compatibles con la misma tecnología propietaria.

IEEE 802.11n: redes de alta velocidad
En plena fase de desarrollo, la última revisión del estándar del IEEE, denominado 802.11n, surge como respuesta a las crecientes necesidades de velocidad y ancho de banda de las redes inalámbricas actuales, donde los escasos 20 Mbps reales que ofrece el estándar 802.11g vigente parecen haberse quedado cortos para la transmisión de contenidos como audio y vídeo en tiempo real o la transferencia de ficheros de gran tamaño.
Así, el nuevo estándar promete velocidades de transmisión teóricas desde 150 Mbps a 350 Mbps para los primeros dispositivos (se espera alcanzar los 600 Mbps en futuras actualizaciones), estimándose en cualquier caso transferencias de datos reales por encima de los 100 Mbps.
Aparte del comité 802.11 Task Group N (TGn) de IEEE, el desarrollo del estándar 802.11n cuenta con el apoyo y colaboración de los principales fabricantes del sector agrupados en consorcios como TGn Sync –www.tgnsync.org– o WWise.org -www.wwise.org- trabajando según las directrices de IEEE para acelerar el desarrollo y ofrecer soporte a la nueva norma (desde las páginas grouper.ieee.org/groups/802/11 de IEEE es posible conocer el estado actual del proyecto).
Entre las novedades técnicas que se han podido conocer del estándar 802.11n, destacan las mejoras a nivel de control de acceso al medio (MAC, Medium Access Control) y sobre todo la tecnología MIMO (Multiple Input Multiple Output), basada en la utilización de varias antenas en un mismo dispositivo. Cada una de estas antenas es capaz de transmitir su propia señal y permite alcanzar una cobertura de hasta 100 metros en interiores y 400 metros en exteriores, mejorando notablemente el alcance de las redes Wi-Fi actuales.
Según la propia Wi-Fi Alliance, los futuros productos 802.11n –que no verán la luz hasta finales de 2006- serán compatibles con los equipos basados en las normas 802.11 actuales y estarán certificados por dicha organización. Sin embargo, y como suele ocurrir en estos casos, algunos fabricantes se han adelantado y ya han aparecido las primeras soluciones basadas en el borrador de la norma 802.11n, los denominados productos “pre-n”. Al no estar completamente desarrollada la norma, estos productos no se ajustan completamente al estándar, quedando en el aire su compatibilidad con los futuros equipos 802.11n certificados. En el dossier que acompaña a este artículo puede encontrar información completa sobre los productos “pre-n” y sus características principales.

WiMAX: banda ancha sin cables
En los últimos meses quien más y quien menos ha oído hablar de la tecnología inalámbrica WiMAX, acrónimo de Worldwide Interoperability for Microwave Access (interoperatividad mundial para acceso por microondas). WiMAX es un ambicioso proyecto en el que están implicados los principales fabricantes y organismos internacionales con el objetivo de desarrollar un estándar para la comunicación inalámbrica de banda ancha en á

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información