| Artículos | 01 OCT 1996

Web Translator

Tags: Histórico
Traductor de páginas Web sin necesidad de terminar la conexión ni cambiar de aplicación
Oscar G. Peinado.

El uso de Internet es cada vez más habitual en España. Cada día aparecen nuevos proveedores de servicios y cientos de personas comienzan a moverse por la red de redes, pero con un pequeño problema: casi la totalidad de lo que podemos encontrar en Internet está en Inglés. Si este idioma ya estaba implantado como modo de comunicación internacional, con el auge de los nuevos medios de comunicación se hace aun más necesario su dominio o, al menos, el nivel suficiente que permita leer la gran cantidad de información a la que tenemos acceso a través de Internet. Pero ¿y quien no sepa Inglés?, ¿acaso debe resignarse al uso de las escasas páginas en Castellano? Pensando en estos usuarios, Globalink ha creado Web Translator, un traductor de páginas Web que nos permitirá hacernos una idea de lo que dice cada página.

El programa está diseñado para ejecutarse junto con Netscape Navigator en un ordenador 486 con al menos 8 MB de RAM, y además del Inglés y el Castellano, también hace traducciones al Francés y Alemán. Sin embargo, no es posible traducir directamente de Alemán a Castellano y viceversa, sino que es necesario pasar por el Inglés como nexo común entre todos los idiomas. En realidad, al instalar el software se puede elegir el par de idiomas a instalar: Castellano-Inglés, Alemán-Inglés o Francés-Inglés, pudiendo instalar tan sólo uno, dos combinaciones o las tres. Una vez instalado podemos ejecutarlo tras haber arrancado el navegador, apareciendo una ventana con cuatro botones que podemos posicionar donde queramos. Sus funciones se limitan a una breve ayuda, un botón para cerrar la ventana, la configuración del número de páginas traducidas que deseamos almacenar y, el más útil, el botón que inicia la traducción de la página que este cargada en Netscape Navigator. Cuando nos encontremos una página en Inglés que deseamos traducir, basta pulsar el botón Traducir y Web Translator comenzará su trabajo, dejando libre mientras tanto al navegador para visitar otras páginas durante la breve espera. Al comenzar la traducción se preguntará los idiomas de origen y destino, debiendo ser uno de ellos obligatoriamente el Inglés. No debemos esperar una traducción perfecta, ya que ni los más sofisticados programas la consiguen. Sin embargo, si se puede obtener un borrador, válido para aquellos cuyos conocimientos de este idioma sean más escasos. No obstante, habrá frases cuya lectura resulte completamente imposible o su significado haya sido tergiversado, intercaladas con otras cuya calidad de traducción resulta impecable. A modo orientativo diremos que los algoritmos de traducción son los mismos utilizados en la serie Power Translator del mismo fabricante, por lo que serán aplicables, con bastante aproximación, los resultados de la comparativa publicada en el número 115 de PC World (Noviembre de 1995). Hay que tener en cuenta que este programa no soporta diccionarios personalizados, por lo que las traducciones de textos especializados serán de inferior calidad que las de textos genéricos.

Uno de los inconvenientes inherentes a la traducción automática, es que no hace distinciones entre el texto propiamente dicho y los enlaces a otras páginas o las direcciones y nombres propios. Así podemos encontrarnos traducidos los nombres de programas, las direcciones de correo electrónico o de otras páginas Web, etc. Por otra parte, los textos incluidos en las ilustraciones, evidentemente, no puede traducirlos. Por último, existe la posibilidad de traducir Castellano páginas en Alemán o Francés, pasando previamente por Inglés. Si bien la perdida de calidad será mayor que realizando una hipotética traducción directa, puede ser muy práctico cuando encontremos una página en estos idiomas y nuestro desconocimiento de ellos sea absoluto.

Se trata de un software adecuado para personas con conocimientos nulos o escasos de Inglés, Francés o Alemán, y que quieran utilizar las ventajas de Internet, sin que el idioma suponga una barrera. Por menos de 10.000 pesetas tendrán a su disposición una herramienta que les facilitará mucho el entendimiento de los contenidos de la World Wide Web, pero teniendo en cuenta que las traducciones no son fiables al cien por cien, y que habrá frases cuyo significado puede haber cambiado. A aquellos con unos conocimientos más elevados, les puede servir de orientación para traducir con mayor celeridad, pero si su nivel del idioma es mínimamente bueno, le será más cómodo leerlo directamente sin traducir.

FICHA DE PRODUCTO

Nombre: Web Translator

Fabricante: Globalink

Distribuidor: Globalink España

Alcalá Galiano, 4

28010 Madrid

Tel. (91) 308 52 53

Fax (91) 308 53 98

Idioma: Castellano

PVP: 9.900 pesetas

Calificación: 4 estrellas

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información