| Artículos | 01 SEP 2009

Vuelve el fenómeno thin client

Tags: Histórico
Cloud computing, virtualización y Green IT abonan el terreno
Arantxa Herranz.
Los terminales tontos, esos dispositivos con escasa potencia y mínimos recursos, podrían empezar a vivir una segunda juventud con el auge de conceptos como virtualización, informática en la nube (cloud computing) y tecnología respetuosa con el Medio Ambiente (Green IT). No en vano, si todas las aplicaciones y documentos que necesitemos para trabajar van a dejar de estar en nuestra máquina local, ¿para qué queremos más que un dispositivo que sea capaz de acceder a donde se encuentran alojados los recursos?

El concepto de los thin client, o terminales ligeros (o tontos) no es nuevo. De hecho, es en 1995 cuando se empieza en la industria tecnológica a hablar de ellos. Son unos ordenadores muy básicos que, frente al incremento de velocidad o potencia que marcan los calendarios de lanzamientos de los fabricantes, apuestan por llevar nada más que lo básico. El reto es no guardar prácticamente nada en ellos y que sirvan simplemente como punto de enlace entre el usuario y el servidor donde se aloje todo aquello que éste necesite para trabajar: desde la aplicación que va a ejecutar así como los datos y documentos necesarios para su labor. Algo así como una caja tonta que sirva de punto de enlace entre nosotros y todo aquello que necesitemos para trabajar.
Serán, pues, unos terminales tan básicos que no se quedarán obsoletos con el paso del tiempo, puesto que no necesitarán incluir nuevos procesadores más rápidos, nuevas actualizaciones de aplicaciones y controladores ni otro tipo de componentes para poder realizar su cometido.
Las ventajas se asoman, pues, evidentes. Sobre todo si pensamos que muchos de estos terminales tontos también han sucumbido a la tendencia a la movilidad que se experimenta en el mercado y la industria tecnológica. Así pues, muchos de estos thin clients son de la misma apariencia que un portátil al uso, pero no conllevan los peligros asociados a la pérdida, extravío o robo de estos dispositivos, de manera que en caso de que el usuario se quede sin su terminal, no pondrá en riesgo la información corporativa, puesto que ésta no residirá en el disco duro local, sino que permanecerá almacenada en los servidores del centro de datos. Y, por si fuera poco, al ser unos dispositivos tan básicos, tampoco se corre el riesgo de verse infectados por cualquier tipo de malware o virus.
Sin embargo, lo cierto es que, al menos hasta el momento, no han respondido a las expectativas creadas y, tras unos meses de florecimiento, los cierto es que las ventas de thin client nunca alcanzaron cotas importantes. En el mercado seguía primando el aumento de velocidad de los procesadores, las mayores capacidades de los ordenadores y unos discos duros con cada vez mayor número de gigabytes. Los propios implicados en el desarrollo de este tipo de dispositivos reconocen, además, que no todas las aplicaciones funcionaban como se esperaba de ellas. Jeff McNaught, máximo responsable de marketing de Wyse, explicaba a PC World que incluso algunas aplicaciones “se tenían que ejecutar en el PC, en lugar de en el servidor o en el mainframe, lo que suponía un problema”.

De la mano de la virtualización
Sin embargo, este mismo responsable asegura que es ahora, con el auge de conceptos como informática en la nube (cloud computing), tecnología respetuosa con el medio ambiente (Green IT) y virtualización cuando el thin client renace, cual Ave Fénix, de sus cenizas.
No en vano, la industria y el mercado se mueven en una dirección en la que todo parece residir y alojarse en servidores. Tantos los datos como las aplicaciones están, pues, en hardware alejado físicamente del usuario y éste debería poder acceder a todos estos recursos independientemente del dispositivo que utilice. “Los thin client son cada vez más poderosos, aunque hay que cambiar la experiencia del usuario para que se parezca a lo que está acostumbrado a hacer con su ordenador tradicional”, explica McNaught, quien defiende también que es precisamente su compañía la que ha cambiado todo este paradigma. “Wyse ha desarrollado el protocolo necesario para trabajar con cualquier dispositivo o periférico, de manera que el thin client se ha vuelto más atractivo”.
Este protocolo de comunicación es compatible con las diferentes propuestas de virtualización que conviven en el mercado, como VMware, Microsoft o Citrix.
Hablando de estas tres compañías, Wyse defiende que no hay ninguna que sea mejor socio de negocio que otra, aunque sí diferentes. Por ejemplo, de Citrix se alaba que fura la primera que empezó a hablar del concepto de virtualización. El segmento de las PYMES, al que se orienta Microsoft, es el punto más valorado por Wyse de esta corporación, mientras que de VMware se alaba que, a día de hoy, sea el que más excitación está provocando en el mercado.
Por si fuera poco, nuestro interlocutor también defiende que este modelo de trabajar ofrece más garantías de seguridad que con otros sistemas, entre otras cosas porque la información nunca reside en el equipo que utiliza el usuario, lo que reduce las posibilidades de pérdida o extravío, sobre todo en aquellos casos en los que se trabaja con un portátil y éste se pierde o es sustraído por los amigos de lo ajeno. Además, dado que los thin client y las aplicaciones que permiten su utilización contra el servidor son configurables, el usuario sólo accederá a aquellas aplicaciones y, sobre todo, a aquellos datos a los que tenga acceso y privilegio, lo que también redunda en una mayor seguridad.
Y, para muestra de estas garantías de seguridad, Wyse pone un botón: el hecho de que la banca, un sector muy sensible, sobre todo a los datos, confíe cada vez más en la utilización de thin client para su negocio.
“A todo esto tendríamos que sumar que la gestión de los thin client es mucho más sencilla que cuando se trata de todo un parque de ordenadores, especialmente si el cliente tiene varias oficinas repartidas geográficamente o si algunos de sus empleados teletrabajan”, sentencia nuestro interlocutor, quién también alude al concepto de la responsabilidad medioambiental como otro de los puntos fuertes de este tipo de equipamiento. Según defiende el director de marketing de Wyse, los thin client sólo consumen 7 vatios de energía, lo que implica que sean “un 90 por ciento más barato que los ordenadores tradicionales”.

Nuevas soluciones
En cualquier caso, y con el objetivo de facilitar aún más la presencia de los thin client en casa del cliente, se trabaja en unos avances que, como es lógico, se producen en la mayoría de los casos en materia de software dado que, como hemos visto, en hardware apenas hay modificaciones en estos equipos.
Facilitar los grandes despliegues de thin client es una de las materias en las que, por ejemplo, se intenta avanzar en estos momentos, además de en todo lo que tiene que ver con la movilidad y se están desarrollando ya las versiones de estos recursos para dispositivos tipo iPhone, respondiendo principalmente a esta creciente demanda por parte de los usuarios.
Así, por ejemplo, desde Wyse confirmaban que tienen ya sus aplicaciones preparadas para que trabajen en iPhone y que, en breve, también lo tendrán, por este orden, para Blackberry, Windows Mobile y Palm, pero no para Symbian porque consideran que las empresas no están reclamando que esté disponible esta opción. Con estos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información