| Artículos | 01 MAY 2007

VMWare Converter 3.0

Tags: Histórico
Cuando virtualizar se pone fácil
Juan Blázquez.
Converter 3.0 hace más fácil la transformación en virtual de los equipos Windows y supone un avance importante para los técnicos involucrados en procesos de virtualización

Cuando se trata de consolidación con VMware, una de las principales dificultades a resolver en estos proyectos es la conversión en virtual de los equipos físicos ya en producción. Igualmente, aunque más fácil de abordar, tampoco es baladí el traspaso de máquinas de VMware Server/GSX al formato del hermano mayor, ESX, o la importación de máquinas virtuales de otros fabricantes. Hasta ahora, además de una concienzuda planificación, era crucial elegir con sumo cuidado las herramientas con las que realizar el proceso. No era raro tener que combinar varios programas para conseguir consolidar todo en una misma plataforma, sin demasiados sobresaltos. Además, en este caso hay que hablar en plural y en pasado, porque hasta hace muy poco no se podía contar con una herramienta que pudiera aplicarse a distintas necesidades en la migración hacia los virtualizadores de VMware. El reciente lanzamiento de VMware Converter 3.0 trata de poner un poco de orden y clarificar esta situación.
Aunque no es la herramienta definitiva, y al fabricante se le podría pedir un poco más de esmero en las funcionalidades que da el programa, no hay duda de que representa un avance significativo respecto a los programas anteriores dedicados a esta finalidad, el asistente P2V y VMware Importer. En la práctica, VMware Converter 3.0 puede considerarse la fusión de estos dos programas, y se presenta en dos ediciones; la versión Starter, de libre utilización, y Enterprise, que se licencia como parte del soporte del programa de gestión de la infraestructura virtual, Virtual Center. Las limitaciones de la versión gratuita con respecto a la de pago son más formales que funcionales. La diferencia principal hay que buscarla en la capacidad de la versión Enterprise de manejar conversiones locales y remotas, mientras que la versión Starter sólo permite trabajar en conversiones locales. De esta forma, si se licencia el programa, se podrán lanzar y manejar simultáneamente varias conversiones, ubicarlas en remoto o en red, y hacerlas en caliente o en frío, con la máquina origen arrancada o apagada, según convenga. La versión Starter no tiene estas habilidades. Pueden parecer diferencias que no justifiquen la adquisición del programa, pero cuando se está virtualizando, las facilidades de la versión Enterprise puede simplificar mucho las cosas cuando se aborda un proyecto de envergadura, ahorrando tiempo y trabajo, algo que justifica verdaderamente el precio. Por lo tanto, este licenciamiento que propone el fabricante hay que considerarlo acertado, puesto que permite al programa atender tanto las necesidades puntuales de migración a virtual, como aquellos otros proyectos de mayor calado, y cuyo coste sea proporcionado a lo que se necesita hacer, máxime cuando los destinatarios del programa se les presupone clientes de VMware.
En cuanto a la operativa del programa, como parece ya norma del fabricante, su interfaz sólo se puede encontrar en inglés. El programa se puede utilizar como consola de gestión centralizada, en la versión Enterprise, para todas las migraciones/importaciones que se lleven a cabo, o sólo como interfaz local de operación en la versión gratuita. En cualquier caso, y a pesar del idioma, resulta fácil de utilizar, mostrando la información relevante de forma cómoda, concisa y bien presentada. Los asistentes para realizar las operaciones que permiten las distintas versiones son claros, están bien estructurados y presentan el proceso con poco margen para dudas. Sin embargo, la ayuda, igualmente en inglés, puede hacer torcer el gesto a los operadores más bisoños.
En lo que se refiere a la importación, el proceso se realiza a buen ritmo, y en los experimentos iniciales no se ha producido ningún contratiempo digno de mención. Se nota la experiencia acumulada con VMware Importer, y no habría estado de más que se hubiera aprovechado para ampliar el soporte a otros fabricantes con software de clonación en catalogo similar al de Symantec. Igualmente, hubiera sido interesante que la cobertura incluyera a máquinas virtuales Linux, para que la consolidación de VMware con esta herramienta tomara mayor sentido.
Y en la conversión, lo cierto es que supera con creces a P2V Assistant. Destaca su capacidad para reconocer y manejar discos Windows dinámicos, y la posibilidad de clonar los discos por sectores, lo que acelera el proceso y mejora los resultados de la imagen obtenida, ampliando el radio de acción sobre la configuración de discos que puede abordarse en el equipo a clonar. El hardware soportado en la máquina que se clona deja de ser una cortapisa para usar el software del fabricante y llevar de físico a virtual ordenadores descatalogados o de componentes inciertos, una circunstancia que se refuerza con la posibilidad de hacer las clonaciones en caliente. La conversión se percibe más rápida en su realización y las distintas opciones para llevarla a cabo simplificarán mucho los proyectos más enrevesados, en cuanto a momento y tiempo para poder ejecutarlas.



Lo mejor: Clonación, importación y migración
Lo peor: Sólo para entornos Windows


VMWare Converter 3.0
-------------------------------
FABRicanTE: VMware
WEB: www.vmware.com
DISTRIBUIDOR: VMware
TEléfono: 914 185 801
IDIOMA: Inglés
PVP:Starter: Gratuito Enterprise: Consultar

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información