| Artículos | 01 JUN 2010

Visual Studio 2010

Tags: Histórico
El nuevo entorno de desarrollo empresarial de Microsoft (I)
José M. Alarcón.
Microsoft presentó recientemente la nueva versión de su entorno de desarrollo de aplicaciones, Visual Studio 2010. Con la herramienta, remodelada totalmente, se lanzan cientos de nuevas mejoras y funcionalidades en la que es la revisión más ambiciosa de la historia del producto. Se ha hecho especial hincapié en las herramientas de trabajo en equipo y ALM, e incluso se ha cambiado el modo de licenciamiento.

Mucho ha llovido ya desde que Microsoft lanzara su primer entorno de desarrollo integrado (IDE) con el nombre de Visual Studio. Corría el año 1997 y con Visual Studio 97 empezaban a converger Visual Basic y Visual C++ en un único entorno, orientado a la creación de aplicaciones distribuidas. Por supuesto, la tecnología .NET en aquella época era poco más que una chispa en el cerebro de sus creadores. Puede que 13 años no parezca demasiado tiempo, pero desde entonces el mundo del desarrollo ha cambiado por completo: nuevas plataformas, nuevos lenguajes, nuevas tecnologías, la orientación total a la movilidad y conectividad, el cloud computing, el cumplimiento de estándares, REST, los ORM, AJAX, Silverlight, procesadores de múltiples núcleos, dispositivos móviles por doquier… Ésta es sólo una muestra de la variedad de tecnologías y requerimientos a las que se enfrentan los desarrolladores a la hora de crear aplicaciones.
Al mismo tiempo que aparecen múltiples escenarios de complejidad creciente, existe una mayor presión para ser más productivos y hacer muchas más cosas en menos tiempo. Ante esta situación se hace necesario disponer de un entorno de trabajo con soporte completo para las principales tecnologías y con grandes herramientas de productividad, tanto para el programador individual como para los equipos de trabajo. Y ésa es la filosofía que ha llevado a crear Visual Studio 2010.
Se trata de la versión del entorno con más cambios y mejoras de la historia. Son cientos de características nuevas o mejoradas que abarcan todos los aspectos del desarrollo y resumirlas en un artículo es harto complicado, por lo que trataré de centrarme en las más interesantes.

Mejoras en el entorno de programación
El primer cambio radical respecto a versiones anteriores es que el propio entorno ha sido escrito de nuevo por completo. Ahora está basado en WPF (Windows Presentation Foundation), lo que permite sacar partido a las características de visualización, escalado, maquetación y flujo de esta tecnología. Ya desde la propia página de inicio (Figura 1) se nota la diferencia, puesto que es mucho más funcional que antes y podemos personalizarla.
Una cuestión muy nimia en el conjunto, pero que ya hace que merezca la pena cambiarse a Visual Studio 2010, es la posibilidad de arrastrar cualquier pestaña o elemento de la interfaz y manejarla de forma independiente al resto del entorno (Figura 2). La ventaja principal que ello ofrece es que podemos sacar partido a múltiples monitores (algo cada vez más habitual) de forma que tengamos, por ejemplo, un diseñador gráfico en una pantalla, el código, la ayuda y otras herramientas abiertas en otra.
Hay multitud de pequeños detalles que hacen más simple la vida del programador. Por ejemplo, al colocarse encima de una variable, método o clase en el código fuente, sin necesidad siquiera de seleccionarla, se resalta automáticamente en todos los sitios en los que se está utilizando (Figura 3) obteniendo de un golpe de vista una buena idea del uso que se hace de ella. Si pulsamos la tecla ALT cuando tenemos código seleccionado en una línea, podemos usar las flechas verticales para seleccionar los mismos caracteres por arriba o por debajo de la selección actual creando una selección múltiple que permite cambiar a la vez todas las líneas, como se ilustra en la Figura 4.
Intellisense es la tecnología que nos ofrece ayuda contextual a la hora de programar, mostrándonos en una lista los miembros de una clase y ayuda sobre el uso de estos a medida que lo vamos necesitando. En esta versión, Intellisense ha sido mejorado sustancialmente. Una característica llamativa es que, anteriormente nos iba mostrando aquellos miembros que empezaban exactamente con las letras que íbamos escribiendo, mientras que ahora muestra todos los miembros cuyo nombre coincide en alguna parte con lo que escribimos. En la Figura 5 podemos observar que al escribir la palabra ‘Data’ se muestran todos los miembros de la clase cuyo nombre contiene esta palabra. Es decir, se ha cambiado de un modo “Empieza por” a un modo “contiene a”.
Aparte de mejorar esta característica la ayuda contextual va un paso más allá permitiéndonos ir creando clases y sus miembros a medida que los vamos utilizando en el código. Es decir, justo lo contrario a lo habitual. Así, en la parte superior de la Figura 6 hemos declarado una variable del tipo ‘NuevaClase’ que es inexistente. Sin embargo Intellisense nos muestra el nombre de la clase como si realmente estuviese disponible para utilizar. Una vez declarada podemos usar el menú contextual de correcciones en el nombre de la clase (se saca haciendo clic a su izquierda o pulsando la combinación CTRL + punto) para indicar que queremos que se cree la definición de la clase por nosotros (parte inferior de la Figura 6). Lo mismo ocurrirá con las diferentes propiedades y métodos, que a medida que los vamos usando podemos ir declarándolos en la clase correspondiente, generándose solos los parámetros y valores devueltos, deduciéndolos del uso que hacemos de los mismos en el código. Este estilo de programación se llama “Consume First Development” y permite ir creando las clases de soporte a medida que decidimos cómo las vamos a usar, lo cual es muy útil en enfoques orientados a pruebas (TDD, Test Driven Development). Si, además, nos confundimos o cambiamos de opinión las potentes características de Refactoring de código incluidas en el entorno nos ayudarán a cambiar cualquier definición.
A la habitual ventana de búsqueda que permite localizar cadenas de texto o expresiones regulares en el código o en archivos, ahora se le añade la característica llamada “Navigate to” o “Búsqueda inteligente”. Esta nueva ventana, sencilla donde las haya como muestra la Figura 7, se lanza con la combinación de teclas “CTRL + coma”. Cuando introducimos cualquier texto en el cuadro de búsqueda se nos muestra de manera automática -e increíblemente rápida- una lista con las apariciones de esa palabra en múltiples fuentes de búsqueda: el código completo de la solución, los nombres de archivo y los resultados de compilación de los ensamblados. Además, en la parte inferior se visualiza información detallada sobre cada resultado, incluyendo la ruta del archivo en el que se localizó, su posición dentro de éste y, si está disponible, la documentación de código de los métodos, propiedades o clases. Pulsando aceptar nos lleva directamente al resultado, abriendo el archivo si es necesario.
Al pulsar con el botón derecho sobre un miembro (propiedad o método) de una clase en nuestro código se nos ofrece una nueva opción denominada “Jerarquía de llamadas”. Al utilizarla se abre una ventana como la de la Figura 8 que nos permite conocer las rutas que sigue el código a partir de esta función, es decir, tanto las llamadas que se

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información