| Artículos | 01 OCT 2009

Videocámaras digitales con memoria Flash

Tags: Histórico
José C. Daganzo.

La expansión de los contenidos en vídeo hace que la popularidad de las videocámaras digitales se dispare, ya sea para grabación de acontecimientos familiares (vacaciones, bodas, etc.) como para dar respuesta al mercado de los jóvenes consumidores de dispositivos electrónicos que, además de para los aspectos antes mencionados, orientan su uso a compartir sus grabaciónes en Internet, a modo de videopodcast o similares.

Al igual que las cámara mini-DV han desaparecido desde hace ya tiempo prácticamente de todos los puntos de venta, su evolución más evidente o modelos con disco duro interno de gran capacidad e incluso las que utilizan discos ópticos como soporte de grabación, están siendo relegadas a un segundo lugar por las que actualmente gozan de la aceptación del público en general: las que utilizan tarjetas de memoria flash como elemento principal para almacenar las grabaciónes. Si bien, tanto las de disco duro como las de tarjeta de memoria están capacitadas para la grabación de contenidos en HD, el menor tamaño de las segundas y el sustancial descenso del precio de las tarjetas de memoria flash hace que la mejor relación entre tamaño y calidad decante la tendencia hacia el tipo de videocámaras digitales analizadas en esta comparativa.
En estos momentos, la compra de una videocámara con capacidades Full HD es la única opción que han de barajar los posibles compradores de uno de estos dispositivos, ya sea con motivo de la renovación de una vieja cámara o bien, llegado el momento de adquirir una de estas cámaras por primera vez. En general, todos los modelos probados nos han dejado buen sabor de boca, pero cada uno de ellos presenta unas singularidades que les diferencia del resto.

¿Para qué quiero un modelo HD?
La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: para disfrutar de unos contenidos en alta definición de los momentos que quiere recordar. Si bien, se ha de tener en cuenta el uso que hará de estos contenidos y contar con dispositivos Full HD en los que reproducir las grabaciónes con total calidad y software adecuado.
En estos momentos, los televisores Full HD han sufrido un descenso de precios significativo; así, es posible encontrar modelos con un precio de 800 euros y varios conectores HDMI. No confundir el término Full HD con HD Ready, ya que los modelos más económicos lucen el distintivo de HD Ready (preparado para HD) pero llegado el momento de visualizar vídeo en HD los televisores compatibles no ofrecen la definición necesaria para visualizar el contenido HD en todo su esplendor. Lo mejor es contar con un modelo Full HD o True HD, donde se adquiere una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles y el escaneado progresivo de la imagen (con todos sus frames).
También es interesante contar con software adecuado para la manipulación de imágenes HD, una vez que llega el momento de editar el vídeo en nuestro ordenador. De nada sirve grabar en Full HD si luego perdemos calidad durante el tratamiento del vídeo, o no contamos con un dispositivo de visualización acorde al vídeo en alta resolución.

La óptica
Un elemento vital de cualquier cámara es la óptica que monte, pues es el lugar por donde pasa la imagen antes de ser tratada definitivamente por el procesador de imagen de las mismas. Si la óptica es de baja calidad, por mucha resolución que anuncie el fabricante para el sensor o sensores, si la óptica falla, la calidad de la grabación fallará desde el momento en el que se está capturando la primera imagen del vídeo. En las cámaras probadas, la calidad de las ópticas incorporadas son de buena calidad y están avaladas por fabricantes de sobrada experiencia, como Carl Zeiss o Leica, entre otros.

La calidad
Los modelos Full HD se basan en la grabación a 1.920 x 1.080 píxeles en modo progresivo (1.080p), algunos fabricantes ofrecen grabación en 1.080 líneas en modo entrelazado (1.080i), lo que por definición no podría ser considerado como True HD. Pero colocan una salida HDMI en la propia cámara capaz de convertir esa señal entrelazada en progresiva (en tiempo real), lo que puede generar una perdida de calidad.

El zoom
Al igual que sucede en cualquier dispositivo que cuenta con zoom óptico y zoom digital, el parámetro que más peso tiene en una videocámara digital es el dato que indica el zoom óptico o real que ofrece, en el que se asegura estar captando la secuencia sin ningún tipo de interpolación.
Resulta muy llamativo observar modelos que ofrecen zoom digital de 500 o 1.000 aumentos, pero ese impresionante zoom que anuncian no es otra cosa que un proceso de interpolación de la imagen original que simula acercarnos al objetivo, con la consiguiente pixelización resultante en las imágenes (por ello su utilización ha de ser en condiciones de extrema necesidad), motivo por lo que su uso no es nada recomendable.

Obteniendo fotografías
Todas las videocámaras actuales, Full HD o SD (definición estándar) tienen función de captura de imágenes fijas o modo de toma de fotografías.
En este sentido, al igual que sucede con las cámaras compactas de fotos que graban vídeos (casi siempre con una calidad no muy buena), las videocámaras están pensadas para grabar vídeo con sonido y no para capturar imágenes fijas. Por ello, por muchos megapíxeles que tengan en ese modo, la calidad suele ser bastante normal, pero en ningún caso ofrecen una calidad realmente sobresaliente y la aparición de ruido y aberraciones cromáticas en las mismas, es de lo más común.

Canon Legria HF200
Este modelo es una buena opción para adentrarse en la grabación de contenidos Full HD, dado su sencillez de manejo y la buena calidad de las grabaciónes que realiza. Prácticamente puede configurar todas las opciones de grabación y reproducción con un par de pulsaciones, acceder a cualquier tipo de ajuste y controlar la forma en la que captura el vídeo con tan sólo pasar un rato manejando los controles.
Su pantalla de 2,7 pulgadas, ofrece una reproducción bastante real de la acción que está teniendo lugar durante la grabación y además cuenta con varios botones adicionales situados en el marco, tanto en su parte izquierda como en la zona inferior, con los que acceder a la configuración avanzada de la videocámara, así como para funciones como el zoom, inicio o parada de la grabación, reproducción de los clips grabados y mucho más. Los botones situados en la parte inferior tienen una especie de membrana plástica, lo que no les da aspecto de ser muy duraderos, todo lo contrario de los controles del lateral de la pantalla.
Entre sus características más destacables, una antorcha LED para la grabación en lugares oscuros, zapata para accesorios al que se pueden conectar antorchas y micrófonos externos, su flash y las buenas opciones de conectividad, entre las que destaca la posibilidad de hacer una escucha o previo de sonido ayudado por su salida de auriculares.
En lo que a conectividad se refiere, queda por mencionar la po

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información