| Artículos | 01 ABR 2008

Video vigilancia IP: un Gran Hermano en nuestra red

Tags: Histórico
Múltiples posibilidades sin intromisión en la intimidad
Arantxa Herranz.
Si hacemos caso a los datos que facilita una de las empresas más importantes de seguridad de nuestro país, 8 de cada 10 robos en España se producen en pequeñas y medianas empresas (frente al 20 por ciento localizado en viviendas). Un dato que podría por sí sólo justificar la adopción de sistemas de videovigilancia. Pero, además, si estas herramientas soportan el protocolo IP, entonces las posibilidades de una tradicional cámara van mucho más allá, respetando siempre los límites que la ley establece.

En España, el 80 por ciento de los robos se producen en PYMES y el 20 por ciento en viviendas, que principalmente son unifamiliares. Son los datos facilitados por Prosegur, una de las mayores empresas de seguridad en nuestro país, quien también señala, basándose en datos de su propia experiencia, que el mayor número de saltos de alarma tiene lugar los días laborables, por ser el momento en el que se conectan y desconectan más sistemas, y más concretamente, en las horas de aperturas y cierres de los negocios. Como cabría esperar, la madrugada el momento más elegido por los amigos de lo ajeno para cometer estos robos, siendo el mes de mayores incidencias el de julio, puesto que las ventanas suelen estar abiertas por el calor y se inicia el grueso vacacional.
Evidentemente, contar con un sistema de videovigilancia puede ayudarnos a prevenir estas situaciones (siempre será más fácil que un atracador intente penetrar en nuestro negocio si ve que no tenemos cámaras instaladas que puedan recoger su imagen para una mejor posterior identificación).
Sin embargo, no debemos simplificar el uso y las ventajas de estas herramientas a estos extremos, ya que podríamos decir que las aplicaciones de vídeo IP son prácticamente ilimitadas.

Amplio abanico de aplicaciones
Si hablamos de soluciones de videovigilancia, lógicamente el primer mercado objetivo que nos viene a la cabeza es el ya mencionado de las empresas de seguridad. Pero, como decimos, no son las únicas que pueden sacar provecho de sus posibilidades. La experiencia de los fabricantes de este sector dictamina que gestionar recursos, realizar inventarios, analizar conductas de compradores, controlar procesos industriales, realizar practicas de tiro a distancia e incluso para controlar y fotografiar las migraciones de la fauna de un parque natural sin tener que molestarla, son sólo algunos de los ejemplos, y reales, que pueden hacer un uso intensivo de estas herramientas.
Es decir, que las posibilidades que ofrecen los productos de vídeo IP son múltiples, de manera que quizá sólo nuestra imaginación sea la limitación a su aplicación a diversos campos.
Eso sí, como en toda tecnología, hay sectores que parecen más interesados y son más proclives a la adopción e incorporación de dichas herramientas. Por citar sólo algunos, podemos pensar en la educación (para la detección y análisis de conductas delictivas o control de asistencias), el comercio minorista (conteo de personas, control de stocks, análisis de conductas de compradores, control del manejo de las cajas), industria (control de procesos) y transporte (acciones delictivas, prevención de actos terroristas), sin pasar por alto las Administraciones Públicas (protección de edificios públicos y del Patrimonio y por el control de tráfico).
Y, por supuesto, aunque algunos usuarios particulares también apuestan por este tipo de soluciones, y pese a que el objetivo último puede ser similar, los sistemas para usuario final son mucho más sencillos que para aquellos destinados a un uso más profesional, ya que se necesita mejor calidad de imagen, grabación de las imágenes durante un período determinado, infrarrojos, altavoz...
Así pues, cualquier empresa que quiera proteger a sus clientes, empleados o bienes frente a posibles amenazas a la seguridad puede apostar por este tipo de soluciones, pero teniendo en cuenta que, en función del tipo de empresa que sea, las amenazas a las que tendrá que hacer frente serán diferentes. Y es que suele ser raro que una empresa o negocio no esté expuesta a amenazas a la seguridad, aunque éstas sean de diferente naturaleza, por lo que prácticamente cualquiera puede beneficiarse de la implantación y uso de un sistema de videovigilancia.
Eso sí, desde Sony también se apunta que quizá lo más correcto sea hablar de “sistemas de monitorización de vídeo”, ya que la videovigilancia no es más que un uso particular de estos sistemas, que admiten un rango amplísimo de aplicaciones posibles.

Desde la solución más básica…
Así pues, y una vez determinado que casi cualquiera puede incluir una solución de videovigilancia, hemos querido conocer cuál sería la solución más básica que podemos contemplar.
De esta forma, una solución básica de videovigilancia podría estar compuesta por una única cámara IP que vigile la puerta de entrada de nuestro negocio y que estuviera conectada a internet a través de un router ADSL con una dirección IP fija. Al tener la cámara su propia dirección IP, para poder ver las imágenes sólo tendríamos que conectarnos a internet desde cualquier ordenador, teclear la dirección IP de la cámara en la barra de direcciones del navegador e introducir los datos de nombre de usuario y contraseña. Al ser una solución básica, únicamente podríamos ver las imágenes en directo, en el mismo momento en el que éstas se están produciendo, ya que no se produciría ningún tipo de grabación.

… hasta la más compleja
Pero si lo que necesitamos en algo más complejo, entonces estaríamos hablando de una solución que ya estaría compuesta por varios tipos de cámaras (fijas, minidomos, cámaras robotizadas, inalámbricas…) además de un software de gestión y grabación instalado en un servidor.
Por supuesto, esta instalación también podría incorporar otros dispositivos, como focos de infrarrojos (para poder captar y grabar imágenes en total oscuridad), relés (para activar la grabación de alguna de las cámaras cuando se abre una puerta, por ejemplo), sirenas (que se activen cuando alguna de las cámaras detecte que se ha producido algún movimiento)…
Si nos referimos al software, además del destinado a la grabación de imágenes procedentes de las cámaras del sistema, Carlos Viloria, responsable de producto en Sony, explica que esta aplicación también “podría realizar un procesamiento avanzado de las señales de vídeo para identificar números de matrículas, reconocer caras… A diferencia de los sistemas analógicos, que estaban basados únicamente en un hardware y, por tanto, limitados en su funcionalidad, en los sistemas de monitoreo de vídeo en red existe un software que corre en un servidor y que puede procesar la señal de vídeo para extraer cualquier tipo de información de utilidad para la aplicación en cuestión”.
Para entender más gráficamente cómo puede ser una solución más compleja, desde Axis se nos invita a pensar en la instalación de un aeropuerto, donde la exigencia en seguridad es extrema, existen grandes espacios a cubrir y distintos protocolos de vigilancia. Así, la instalación estaría compuesta por un “indeterminado n

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información