| Artículos | 01 OCT 1995

Unidades grabadoras de CD-ROM

Tags: Histórico
Philips CDD 522, Pinnacle Micro RCD-1000, Plasmon Data RF-4102, Smart & Friendly CR-R 1002/C, Sony CDU920S, Yamaha CDR 100
Jaime Taboada.

Los grabadores de CD-ROM, o unidades CD-R, se han ido adaptando a las necesidades del mercado bajando sus precios (200.000 pesetas), mejorando sus prestaciones (velocidad cuádruple) y aumentando su oferta (múltiples fabricantes y modelos). Elija en este artículo entre 6 unidades grabadoras comercializadas en España.

Con un mercado de CD-ROM maduro, y con la visión no muy lejana de nuevos dispositivos de almacenamiento masivo de datos, las unidades CD-ROM grabables o CD-R (CD-Recordable) ocupan un lugar muy importante en el espacio de trabajo de profesionales de la multimedia, y cada día más en sistemas de copia de seguridad. No cabe duda de que el CD-ROM ha sido el dispositivo que ha encabezado la revolución multimedia, promoviendo la posibilidad de entregar al usuario grandes volúmenes de información en un espacio reducido.

Hoy en día la estampación de una tirada media de discos CD-ROM puede tener un coste inferior a las 200 pesetas por unidad, mientras que la capacidad equivalente en disquetes de alta densidad puede suponer cuando menos 15.000. Además el CD-ROM permite la utilización desde él mismo de los programas y ficheros de sonido y vídeo, mientras que los disquetes requieren de la previa instalación en el disco duro del ordenador.

Pero la estampación en CD-ROM está limitada a tiradas que superen ciertas cantidades para la obtención de precios interesantes, por lo que para tiradas pequeñas las unidades CD-R son la opción más interesante. Además para el desarrollador multimedia, la unidad CD-R ofrece la ventaja de poder probar su trabajo desde el soporte en el que finalmente se va a utilizar el producto. Alguna que otra vez nos hemos encontrado con programas que el creador había desarrollado y probado en un disco duro, y que desde una unidad CD-ROM resultaban excesivamente lentas. Siempre queda la opción de recurrir a un servicio externo de grabación de CD-ROM, pero el profesional deberá evaluar la ventajas económicas y de tiempo de cada método.

Estampación o grabación

La cuestión principal que se debe plantear el productor de programas multimedia es elegir entre estampación o grabación. Si la producción es grande está claro que la opción es la estampación, proceso de producción que consiste en la confección de discos a partir de un relieve original metálico, que da forma a una de las caras de un disco de policarbonato (el plástico del CD-ROM), que posteriormente es metalizada con aluminio y cubierta con laca por centrifugado. El proceso de fabricación completamente automatizado, asegura la identidad de todos los disco producidos y la perfecta lectura de éstos.

En el caso de los CD-R, cada grabación de disco puede verse alterada por diversos factores, y aunque en las grabadoras actuales la fiabilidad es considerablemente alta, siempre cabe la posibilidad de que una mancha o raya en la cara de grabación del disco, produzca un disco incorrectamente grabado. La única manera fiable de comprobar el disco con total garantía es su lectura completa tras la grabación.

Aparte de esta consideración sobre la fiabilidad de grabación, las más importantes son las del tiempo de producción y el coste. Tenga en cuenta que un CD-ROM lleno se tarda en grabar unos 75 minutos a velocidad normal, 38 minutos a doble velocidad (la más normal hoy en día), o 19 minutos a cuádruple velocidad (mínimo 3 horas por cada 10 discos con una unidad CD-R). En cambio una producción por estampación puede hacerse en menos de 48 horas para cantidades de 50.000 unidades.

Físicamente ambos discos son idénticamente rápidos y legibles por la mayoría de unidades lectoras de CD-ROM, si exceptuamos alguna unidad antigua, que debido al color de su rayo láser lector puede tener problemas con algunos discos CD-R. Esto se debe a que estos discos tienen la metalización dorada, frente al color plateado de los estampados, y con un ligero tono verde.

La organización de un CD-R

Hablaremos a continuación de las diferentes normas que regulan la construcción de discos compactos. Se ha intentado resumir a lo fundamental los documentos que las recogen, y dar una base al comprador de una unidad CD-R para conocer si un determinado equipo o programa, le permitirá obtener los discos que pretende producir.

Un disco CD-R es un soporte que se puede grabar una sola vez, siendo imposible el borrado de la información contenida en él. No obstante el estándar utilizado en este soporte, y especificado según el Libro Amarillo, permite la utilización de sesiones de grabación, cada una de las cuales puede ir ocupando el espacio libre todavía no grabado del disco.

Todas las normas sobre soporte en disco compacto (CD) se encuentran contenidas en cuatro libros, conocidos como Rojo, Verde, Naranja y Amarillo. Cada uno cubre una parte de las normas. El básico es el Libro Rojo, en el que se especifica la codificación de datos. Este libro contiene completamente el estándar de los discos compactos de audio (CD-DA), pero es al mismo tiempo la base para todos los formatos de discos compactos.

El Libro Amarillo contiene las normas para la elaboración de discos de datos CDROM y CDROM-XA, el Libro Verde las normas del formato CDI y los sistemas reproductores de este formato, mientras que el Libro Naranja se ocupa de los discos CD-R.

Sectores de un CD

Sería muy largo explicar aquí detenidamente el contenido de cada uno de estos libros, pero haremos una descripción de los tres niveles superiores de la codificación de los discos compactos. La información de estos se almacena en forma de sectores, que puede ser de cinco tipos resumidos en la figura adjunta. Cada uno de ellos tiene una capacidad y una aplicación diferente. El sector de audio (o tipo 1) contiene sólo la información del audio digital, en el que no se contiene información adicional para recuperación de errores. Esto es así por que los reproductores de CD-DA son sistemas en tiempo real, que en caso de producirse un error de lectura lo solventa mediante filtros que atenúan su incidencia en el oído humano.

Para los sectores utilizados en discos de datos se emplean diversos sistemas de recuperación de errores que reducen la capacidad del disco a cambio de hacer más difícil la pérdida de información. Téngase en cuenta que para un fichero ejecutable, el cambio de un único bit puede suponer la inutilización completa.

El sector tipo 2 contiene 2.048 bytes de información, 4 bytes de detección de error, y 276 bytes para su corrección, y es el que normalmente se utiliza en discos CD-ROM de datos. El sector tipo 4 también se utiliza en CD-ROM, pero en este caso existen 8 bytes que se utilizan como subcabecera y que contiene información relativa a discos con multisesión.

El sector tipo 3 se utiliza muy raramente, siendo utilizado normalmente el tipo 5 en su lugar, que aunque contiene 8 bytes menos de información, permite utilizar dichos bytes como información de la subcabecera. Ésta permite especificar entre otras cosas distintos canales, que se utilizan normalmente, entre otras posibles aplicaciones, en discos CDI que contienen varios idiomas para el sonido, haciendo posible su selección por el usuario. Los sectores tipo 3 y 5 no contienen sistema de corrección de errores, debido fundamentalmente a la naturaleza de la información almacenada en ellos (normalmente audio y vídeo), en la que un error se puede disimular mediante el uso de filtros. Hay que hacer notar que en función del tipo de sector empleado es posible obtener distintas tasas de transferencia de información, variando desde los 150 KB/seg de los sectores tipo 2 y tipo 5, a los 176.400 bytes/seg de los sectores tipo 1.

Pistas

El siguiente nivel en la estructura de un disco compacto es el de las pistas. Estas agrupaciones deben estar formadas de sectores que utilicen el mismo modo, aunque no necesariamente el mismo tipo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información