| Artículos | 01 OCT 2001

Una plaga de virus amenaza millones de ordenadores en todo el mundo

Tags: Histórico
La seguridad informática internacional queda en entredicho
Aunque, como es lógico, los ataques de los virus hayan pasado a un segundo plano debido a los ataques sufridos por EE.UU. el 11 de septiembre, parece no obstante que este mes se haya agravado el problema. Diversos virus han dado la voz de alerta en todo el globo por su peligrosidad. El último en aparecer ha sido Nimda, gusano troyano muy peligroso que se propaga por 3 vías diferentes.

W32/nimda.A@mm es el gusano troyano más reciente que ha aparecido en Internet. En pocas horas ha logrado infectar más de 20.000 equipos y se ha propagado por 3 vías diferentes. Este gusano se ejecuta de forma automática, sólo con hacer una vista previa del mensaje que lo contiene. Se transmite por correo electrónico utilizando una vulnerabilidad en el navegador Explorer 5 y los clientes Outlook y Outlook Express. Esta vulnerabilidad reúne dos características: utiliza un código HTML que genera un frame, y utiliza un fichero anexado codificado en base64 marcado como audio/x-wav. Ambas acciones confunden al componente de Explorer que ofrece los servicios de visualización a los lectores de correo de Microsoft y es utilizado por el propio navegador, haciéndole creer que en realidad se trata de un fichero de audio que debe ser reproducido (ejecutado) de forma automática. Los fabricantes de antivirus ya han conseguido poner un remedio al actualizar los antivirus. El origen del mismo se desconoce, pero dentro del troyano aparecía un mensaje ("Concept Virus (CV) V.5, Copyright (C) 2001 R.P.China") que no ha hecho más que desorientar sobre su procedencia real.

De Código Rojo a Código Azul
Los virus más destacados han sido Código Rojo y Sircam. Pero hay otros que han saltado a la palestra, ya que sus secuelas no han pasado por alto. Los usuarios de la Red vieron cómo a mediados de mes se introducía en su ordenador otro virus denominado Código Azul; sus únicas variantes eran el color y sus particularidades. Si Código Rojo trajo de cabeza durante bastantes días a los fabricantes de antivirus, Código Azul entró en escena precisamente para combatir al "rojo". El modo de funcionamiento de Código Azul, para usuarios de Windows NT y 2000, era como un contador de Código Rojo, eliminando el gusano malicioso a la vez que modificaba archivos para prevenir futuras infecciones.
Hay que recordar que solamente en los meses de verano, Código Rojo logró infectar más de 700.000 equipos provocando pérdidas económicas incalculables. En estos momentos, se pone en entredicho el verdadero poder del FBI ppara atajar un mal del que se tenía "cierto conocimiento". La edición americana de PC World ha afirmado que un gusano muy similar a Código Rojo ya apareció durante el pasado mes de febrero hasta mayo en los sistemas de los laboratorios Sandia, un departamento de investigación de energía americano. En septiembre también han aparecido numerosas variantes de virus. El más peligroso ha sido Magistr.B, variante de Disemboweler, que se caracteriza por poder desactivar el software de protección cortafuegos ZoneAlarm y borrar determinados ficheros del equipo infectado. Los destinatarios son escogidos de mensajes de diferentes aplicaciones de correo, buscando ficheros con extensión WAB, así como DBX y MBX, bases de datos de mensajes entre clientes de Outlook y Eudora. Sin embargo, el principal peligro reside en que la variante aumenta el número de directorios donde busca ficheros con extensión WIN.INI y SYSTEM.INI, asegurándose su ejecución en el próximo arranque del sistema.


Pérdidas y más pérdidas
-----------------------------------
Código Rojo y Azul, Sircam, Apost, Magistr.B, Disemboweler... la lista es demasiado larga como para enumerar todos los virus que diariamente recorren los equipos. Portavoces de Panda Software han comentado a PC World que cada día salen decenas de virus, la mayoría de ellos sin importancia, y que su desinfección es tan rápida como efectiva. Sin embargo, cuando surge un "rebelde", las pérdidas resultan ser multimillonarias. Como ejemplo, un dato: sólo Sircam y Código Rojo (con una infección de más de un millón de equipos) ocasionaron pérdidas superiores a los cien mil millones de pesetas entre limpieza y pérdida de productividad. Y eso que la cifra, nada desdeñable, es pequeña si la comparamos con los más de 10.000 millones de dólares de pérdidas ocasionados en los sistemas de información. El ranking de los más "costosos" lo encabeza la celebérrima "carta de amor" que, con sus más de 50 variantes, logró infectar más de 40 millones de equipos con unos gastos cercanos a los 8.700 millones de dólares. La segunda plaza la ostenta Melissa, con un impacto de 1.200 millones de dólares.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información