| Artículos | 01 OCT 2005

Una cuestión de tamaño

Tags: Histórico
Memoria flash
Angel Gonzalo.
Los dispositivos de almacenamiento que utilizan memoria flash, aunque presentan una capacidad menor que los discos duros portátiles, tienen la gran ventaja de su reducido tamaño y gran portabilidad.

La memoria flash es un tipo de almacenamiento no volátil que utiliza circuitos electrónicos en lugar de los medios magnéticos y ópticos de los discos duros y de los CD y DVD a los que estamos tan acostumbrados. Este hecho permite reducir considerablemente el tamaño de los dispositivos que la utilizan (confiriéndoles una enorme portabilidad) así como aumentar su resistencia a golpes, ya que al carecer de partes mecánicas es más difícil que se puedan dañar con una caída. Sin embargo, su capacidad es mucho menor que la de los discos duros (aunque superior a la de un DVD en algunos casos) y el coste por megabyte es, por ahora, mayor.

Tarjetas: pasado, presente y futuro
A pesar de que en informática una década es todo un mundo, la aparición de las primeras tarjetas de memoria se remonta sólo a 1994. Evolucionadas a partir de la EEPROM (Electrically Erasable Programmable Read-Only Memory), permitían leer y escribir varias posiciones de memoria en una única operación trabajando a nivel de bloques de bytes en lugar del nivel de byte de las EEPROM y una única operación simultánea. Las primeras en aparecer fueron las CompactFlash (conocidas como CF) de la mano de la compañía estadounidense SanDisk. Tras ella y en una evolución de casi a formato por cada dos años fueron lanzándose las SmartMedia (SM), MultiMedia Card (MMC), Memory Stick (MS), Secure Digital (SD) y xD-Picture Card (xD), en este orden.
La evolución del mercado ha hecho desaparecer casi por completo el formato SmartMedia a favor de Secure Digital como tarjeta de memoria de cámaras digitales no profesionales, cuando hace apenas cuatro años copaba el 50% del mercado. Además, las SD son junto con las MMC, las más utilizadas también en reproductores MP3 y PDA, lo que las convierte en el medio más popular hoy en día.
Recientemente la firma surcoreana Samsung, que supone más del 50% del mercado de fabricación, ha anunciado que para el año que viene tiene prevista la producción comercial de tarjetas de memoria de 16 GB de capacidad con tecnología de 50 nanómetros (frente a los 60 de las tarjetas actuales). Tal es el compromiso de Samsung con esta tecnología que vaticina la desaparición de los discos duros a favor de este tipo de memoria.

CompactFlash (CF)
Las tarjetas CompactFlash fueron las primeras en aparecer en el mercado, allá por 1994, de la mano de la compañía estadounidense SanDisk. Podemos encontrarlas de dos tipos: Tipo I (con un grosor de 3,3 mm) y Tipo II (5 mm) y son las más grandes en cuanto a dimensiones y capacidad, llegando hasta la nada despreciable cifra de 12 GB. A pesar de haber surgido durante esta última década toda una serie de duros competidores, las CF continúan al pie del cañón, centradas casi exclusivamente en el mercado de las cámaras fotográficas digitales de gama profesional, al que ofrecen la más alta capacidad de almacenamiento (algo cada vez más demandado en estas cámaras, fáciles devoradoras de megabytes) y un rendimiento acorde a sus necesidades.

SmartMedia (SM)
Cronológicamente fueron las segundas en aparecer, en 1995, tras las CF. Se trata de una marca registrada de Toshiba a la que también se conoce con el rimbombante y poco práctico nombre técnico de Solid State Floppy Disk Card (SSFDC). Su diseño es totalmente diferente al de las CF, ya que lo único que ocultan en su interior es un rápido chip NAND de memoria y carecen de controlador integrado que gestione el intercambio de datos como en las anteriores. Este hecho provoca que sus dimensiones sean muy reducidas, llamando poderosamente la atención su diminuto grosor: sólo 0,76 mm. Usadas principalmente en cámaras digitales, si las miramos por su lado frontal (el de la etiqueta) podemos diferenciar dos tipos: las que tienen la “muesca” a la izquierda son de 5V y las que la tienen a la derecha de 3,3V.
Como ya decíamos en la introducción, su uso ha caído en picado en tan solo cuatro años, pues debido a sus escasos 128 MB de capacidad máxima de almacenamiento, se han sustituido por las xD.

Multimedia Card (MMC)
Aparecieron en 1997 por iniciativa de Siemens y SanDisk y son de las más pequeñas (excepto en grosor, donde el primer premio se lo llevan las SM, como acabamos de ver). Son también las que menos pines incorporan, sólo 7, aunque esta cifra se ha visto aumentada a 13 en las nuevas tarjetas -basadas en la reciente especificación 4.0 (de este mismo año)- surgidas a su estela: MMCplus y MMCmobile. Estas últimas pueden operar a voltaje dual entre 3,3V y 1,8V, lo que las hace perfectas para los teléfonos móviles de última generación que requieren consumos reducidos. En cuanto a capacidad, hemos pasado de los 4 MB de las primeras tarjetas a los recientes 2 GB de las más modernas. Es un formato usado, además de en cámaras digitales, al igual que la mayoría de rivales, en otros dispositivos como reproductores MP3, PDA o teléfonos móviles.
Junto con las Memory Stick son, posiblemente, las que más variantes presentan. Además de los ya vistos cabe citar otros dos más: secureMMC y RS-MMC. El primero de ellos es un derivado que ofrece un plus de seguridad con encriptación y protección hardware mientras que el segundo responde al nombre de Reduced-Size y como su propio nombre indica es un formato de un tamaño reducido, prácticamente la mitad que el estándar MMC (en cuanto a longitud, 18 mm), pudiéndose utilizar la misma ranura gracias a un adaptador.

xD-Picture Card (xD)
Desarrolladas por Fujifilm y Olympus (y fabricadas por Toshiba) las eXtreme Digital (aunque la x se escribe en minúscula) son las más modernas de todas, ya que aparecieron hace 3 años, en 2002. De hecho, su última versión (Type M) es de este mismo año y permiten alcanzar capacidades de hasta 8 GB al usar una arquitectura de celdas en múltiples niveles, aunque hasta el momento sólo podemos encontrarlas de 1 GB como máximo. Es un formato que se usa exclusivamente en cámaras digitales y está especialmente optimizado para ello.

Memory Stick (MS)
Con una forma que recuerda a una barra de chicle (tienen la misma longitud que una pila AA) hay que remontarnos al año 1998 para ver el nacimiento de esta invención propietaria de Sony. Prácticamente sólo son utilizadas en los productos de la marca japonesa (cámaras digitales, reproductores, teléfonos) y fueron pioneras en incorporar un método (pestaña) para evitar el borrado accidental de los datos, como también incluyen las SD.
Es, con diferencia, el que más variantes tiene, pudiendo llegar fácilmente a liarnos con tanta tarjeta. Las tenemos Memory Stick “a secas”, Memory Stick Duo, Memory Stick Pro, Memory Stick Pro Duo, MagicGate Memory Stick y MagicGate Memory Stick Duo, fundamentalmente. La denominada simplemente Memory Stick fue la pionera, con una interfaz serie y sin ningún tipo de protección de derechos de autor. Las versiones MagicGate añadieron a la tarjeta el soporte de este tipo de protección (que es un estándar para proteger los derechos, principalmente musicales, de autor). Finalmente, las Pro incorporaron además la interfaz paralelo, ganando en velocidad y capacidad (su l

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información