| Artículos | 01 DIC 1995

¿Un juego de niños ?

Tags: Histórico
Teatro Mágico, Explorapedia, El Libro de la Selva, Red Rhino, Crayola Art Studio y Diccionario de Inglés Multimedia
Ramón Montero.

Cuando se trata de escoger un programa dirigido al mundo infantil, la decisión puede resultar equivocada si no se tienen en cuenta ciertas reglas importantes.

Siempre que surge el tema de los programas infantiles en cualquier conversación o debate, aparecen opiniones contradictorias, más o menos apoyadas en experiencias personales, en estudios estadísticos e incluso en conclusiones de tipo sanitarias.

La cuestión está en que por un lado, todos intuimos las grandes ventajas que puede aportar un sistema informático (sobre todo si tiene capacidades multimedia) para adquirir destrezas, incorporar nuevos conocimientos o mejorar procesos en los que se tengan dificultades. Y, por otro lado, las experiencias e informaciones que normalmente aparecen en los medios de información suelen ir en la línea de dar a conocer ciertos casos en los que se han detectado niños con problemas derivados de una utilización abusiva de los ordenadores, lo que nos produce un rechazo automático, o por lo menos, la sensación de estar ante una cuestión que hay que tratar con mucho cuidado.

En este aspecto, como en muchos otros, siempre hay opiniones que valoran positiva o negativamente la utilización de programas informáticos por los niños, pero la opinión de la mayoría de los profesionales (pedagogos, psicólogos, profesores, etc.) que han realizado experiencias al respecto, se decanta mayoritariamente a favor de sus utilización, pero (y este pero es fundamental) siempre que se respeten ciertas reglas importantes.

Sin pretender dictar sentencias basadas en la verdad absoluta, a continuación voy a repasar los aspectos más importantes que se deben tener en cuenta para valorar la utilización por los niños de programas informáticos, dejando muy claro que cualquier tema que influya en la educación de un niño, siempre debe pasar por el tamiz de la escala de valores del educador, ya sea el padre, el profesor o cualquier otra persona que tenga influencia directa con el niño.

En realidad, los apartados que siguen, deben servir más como medio de ayuda para tomar decisiones propias que como manual de fórmulas mágicas, siendo un resumen de las dudas y preguntas más comunes que he observado sobre esta cuestión. Antes de seguir, quiero dejar claro que aunque en el texto se hace referencia constante a "los niños", en realidad se está utilizando el término en forma genérica, sin hacer distinción de sexo entre niños y niñas.

Principales cuestiones

Para delimitar el tema hemos intentado responder a las principales cuestiones que padres y educadores se plantean respecto a la informática infantil.

¿Deben aprender todos los niños a utilizar un ordenador? Es muy común escuchar que hoy en día es necesario saber manejar un ordenador, y por lo tanto, mientras antes se empiece, mejor. Hay que tener claro que un ordenador no es más que una de las muchas herramientas que utilizamos cada día, al igual que una bicicleta, un teléfono o un aparato de música. Si un niño sabe montar en bicicleta o sabe utilizar el equipo de música, disfrutará de esos medios, pero si no sabe manejarlos, no estará menos capacitado para aprender o para jugar a otras cosas. Lo mismo ocurre con los ordenadores. Si los utiliza, aprenderá a manejarlos, pero si no lo hace, ya aprenderá cuando lo necesite, sobre todo, si se tiene en cuenta que cada vez es más fácil adquirir los conocimientos necesarios para manejar un ordenador.

¿Qué tipos de programas existen para los niños? Básica e intuitivamente, la mayor parte de las personas suelen decir que los programas para niños se clasifican principalmente en "juegos" o en "educativos", pero si profundizamos más en la oferta que existe en el mercado, yo creo que la clasificación puede mejorarse (sin ampliarse demasiado) teniendo en cuenta los grupos de "enciclopedias y exploración", "desarrollo de capacidades", "entretenimiento y juegos" y "creatividad y aplicaciones".

Dentro de enciclopedias y exploración se abarcan todos los programas capaces de describir, estudiar y/o divulgar temas, conceptos o personalidades específicas, tales como una enciclopedia de botánica, un manual sobre dinosaurios, un estudio sobre la vida y obra de Leonardo Da Vinci, una descripción de las costumbres de una tribu de indios o un atlas de astronomía.

El grupo denominado desarrollo de capacidades contiene todos aquellos programas encaminados a mejorar el desarrollo de ciertas destrezas y capacidades básicas como la lectura, la escritura, la pronunciación, la organización espacial, etc. En edades mayores se pueden aplicar las técnicas de EAO (Enseñanza Asistida por Ordenador), dirigidas a que los estudiantes trabajen sobre algún tema o asignatura relacionado directamente con los planes de estudios. Es el caso de las utilidades diseñadas para el aprendizaje de las matemáticas, del dibujo, del inglés o de la geografía. También entran en este apartado las aplicaciones que enseñan algún tema en concreto, aunque no sean materias de estudios oficiales, como el aprendizaje del código de circulación, la utilización de Windows 95 o el manejo de un instrumento musical.

Los programas que entran en el tipo de entretenimiento y juegos son los considerados en general como para pasar el rato, lo que no quiere decir, ni mucho menos, que no tengan su importancia. En este grupo, contamos con juegos más o menos mecánicos y más o menos inteligentes, o sea, que no es lo mismo dedicarse a matar marcianos que a jugar al ajedrez, existiendo muchos estados intermedios.

Por último, los programas que se denominan como de creatividad y aplicación son los que se parecen más a las aplicaciones informáticas que utilizan los adultos, tales como los programas de dibujo, los que permiten crear documentos o los que facilitan la creación de tarjetas de felicitación. Estos programas se basan en las mismas funciones básicas que los de los mayores, reducidas y adaptadas a las necesidades de los pequeños.

Esta clasificación es difícil de aplicar en algunas ocasiones, ya que no es raro encontrarse con programas que contienen un poco de varios grupos.

¿Cuál es la edad más adecuada para que los niños utilicen los ordenadores? No existe una respuesta tajante, ya que depende mucho del niño y del programa. La norma que se suele emplear es que cuando un niño es capaz de leer, puede trabajar con la mayoría de los programas infantiles que se comercializan, y por lo tanto, es fácil encontrar aplicaciones para él. Ésto no quiere decir que no se pueda empezar con edades más tempranas, ya que existen utilidades que admiten instrucciones mediante iconos, la voz y/o el cursor. Los programas pensados para niños mayores de siete/ocho años suelen implicar también la necesidad de poder escribir con el teclado palabras, frases o respuestas determinadas.

Hay que prestar mucha atención a los programas que no han sido creados en nuestro país, ya que es muy probable que se comercialicen en algún idioma distinto a los que utilizamos en España. Adquirir un programa en inglés no tiene por qué ser malo, ya que permite que el niño practique un idioma sin que se lo proponga, pero sí que puede implicar que las edades que se indican como aconsejadas, deban ser valoradas y adaptadas a los conocimientos del idioma de cada niño en particular.

Se consideran programas infantiles aquellos que se han diseñado para ser utilizados con edades hasta catorce años. Es muy difícil encontrar programas para niños menores de cuatro años, aunque sí existen aplicaciones que manejan objetos móviles, imágenes y sonidos muy simples. El límite de los catorce años marca la edad en la que se puede acceder a los programas "no infantiles".

Es norma usual que se especifique la edad recomendada en cada paquete, debiendo desconfiar de aquellos que no la indican o de los que marcan períodos muy amplios. Por ejemplo, un programa para "niños de 8 a 80 años" di

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información