| Artículos | 01 SEP 2007

Un café sin sobresaltos, por favor

Tags: Histórico
Jamaica Coffe Shop instala cámaras IP de Panasonic
Arantxa Herranz.
Función de vigilancia, sí, pero también de gestión para saber, en qué momentos puntuales del día y/o la semana se produce más movimiento de personas para, con los datos en la mano, tomar las medidas oportunas para dejar un buen sabor de boca en el cliente. La cadena de establecimientos Jamaica Coffe Shop ha decidido dotar a algunas de estas franquicias con una cámara IP para llevar a cabo diversas funciones.

Desde cualquier ordenador que tenga conexión a internet tanto los gestores de cada una de las cafeterías como el responsable de sistemas de información de la cadena, Juan Resina, pueden supervisar y controlar lo que pasa en cada uno de los 26 locales en los que, actualmente, se ha instalado alguna de las cámaras IP, concretamente de la firma Panasonic.
Conozcamos, pues, antes de nada, un poco más a Jamaica Coffe Shop, una franquicia de cafeterías especializadas fundada en 1994 y cuya sede central se encuentra en la localidad barcelonesa de Terrrasa.
Aunque en estos momentos son 109 los establecimientos con los que cuenta la franquiciadora, como hemos señalado sólo en 26 de ellos se ha instalado una de estas cámaras IP, según las explicaciones facilitadas por los responsables de la firma. Unos locales que, como mínimo, han de tener 80 metros cuadrados y estar situados en poblaciones con más de 50.000 habitantes.

Solucionar un problema
Como en cualquier otro establecimiento, especialmente si éste se dedica al negocio de la restauración, el trajín de gente entrando y saliendo del local suele ser importante, especialmente en determinados momentos del día o, incluso, de la semana. Así pues, es importante controlar estos picos de afluencia con el objetivo de poder dar el mejor servicio a los clientes, potenciales y actuales.
A ello habría que añadir las crecientes necesidades en lo que a seguridad se refiere. Una seguridad que, en caso como estos, no sólo beneficia a los clientes (en lo que afecta a la prevención de posibles robos de carteras o intimidaciones, así como la posible grabación de todo lo que acontece en los establecimientos), sino incluso a los propios trabajadores de la cafetería y también de sus dueños.
Las cámaras de vigilancia vinieron, sin duda, a dar respuesta a alguna de estas inquietudes, pero muchos gestores se encontraban con el problema de estar limitados físicamente, puesto que, prácticamente, la visualización de las imágenes que ofrecían las cámaras había de realizarse en el mismo local en el que se encontraban estos dispositivos.
Sin duda, la utilización del protocolo IP ha permitido remendar algunos de estos flecos que quedaban pendientes para todos aquellos que querían incorporar medidas de mayor seguridad y gestión en sus establecimientos sin verse atados por las limitaciones que las anteriores condiciones imponían.
En el caso de Jamaica Coffe Shop, la compañía no contaba, hasta la incorporación de diversas cámaras IP de Panasonic, con ningún sistema de video vigilancia, lo que, en palabras de Juan Resina, “era un problema”.

Una cámara por local
Sin embargo, y tal y como reconoce este mismo responsable, la dirección de la empresa “era muy consciente de la utilidad de una herramienta que permitiera a los supervisores el control visual de varios locales a la vez, sobre todo en momentos puntuales del día; y a la vez que permitiera a los diferentes departamentos realizar diversas consultas a través de las cámaras IP”.
Es por ello que la franquiciadora se decide a invertir en este tipo de soluciones, con el objetivo de acrecentar la seguridad en sus tiendas y mejorar la gestión de las mismas. Para ello, se estudiaron las posibilidades que planteaban diversos proveedores, concretamente cuatro, aunque finalmente se opta por las cámaras IP de Panasonic porque, en palabras del responsable de sistemas de información de Jamaica Coffe Shop, “las otras no proporcionaban tanta calidad y funciones útiles a un precio razonable como Panasonic”. Pero, además, nuestro interlocutor defiende que el elemento “decisivo fue el servicio técnico de ámbito nacional que presta este fabricante, capaz de seguir directrices preestablecidas y aplicar los mismos criterios de calidad en cada instalación”.
Así pues, la empresa acomete la instalación de estas cámaras en algunos establecimientos. En estos momentos, y según las cifras facilitadas, son 26 las cafeterías que pueden ser gestionadas y controladas, habiendo en cada una de ellas una cámara IP.
Adentrándonos en algunas de las cuestiones técnicas de estos dispositivos, las cámaras por las que se ha decantado esta franquicia están dotadas con un sistema de control remoto que permite llevar a cabo funciones de panorámica, inclinación y zoom. De esta forma, se consigue tener una cobertura horizontal de visualización de 360 grados, una panoramización de menos 175 a más 175 grados, mientras que, en modo vertical, estas cámaras son capaces de inclinarse hasta los 158 grados. Así, el objetivo es que, con una sola cámara, se pueda llegar a cubrir un espacio más amplio y, por tanto, necesitar menos cámaras para controlar un mismo sitio. Todos estos detalles técnicos se corresponden con la cámara IP HCM311CE de Panasonic, la elegida para las instalaciones en cada una de las 26 cafeterías en las que, en estos momentos, existe esta infraestructura tecnológica. En este punto, cabe adelantar, además, que la compañía no descarta la instalación de estas soluciones en más locales, además de incorporar un equipo de grabación.
Según se desprende de las explicaciones facilitadas por el responsable de sistemas de información de Jamaica Coffe Shop, la apuesta de incorporar estas soluciones en algunos establecimientos no conllevó muchos problemas técnicos, puesto que no se ha necesitado añadir nada nuevo a la infraestructura con la que ya contaban (salvo las propias cámaras, evidentemente). Así pues, y aprovechando los equipos de red local y de comunicaciones existentes, el proyecto desplegado puede resumirse en la instalación de los dispositivos, el cableado interior necesario, configuración básica in situ (puesta en marcha) y configuración específica de forma remota.

Situación en una cafetería
Cada una de las cafeterías suele tener unos cinco empleados en nómina, repartidos en dos turnos. En cada local de los Jamaica Coffee Shop en los que se ha incorporado una cámara IP, ésta suele estar situada en un extremo de la barra puesto que, desde esta perspectiva, y con el uso de la lente motorizada, se consigue, según sus responsables, una cobertura total de la tienda.
De esta forma, quien se encargue de supervisar todo este caudal de imágenes y que, generalmente, suele tener a su cargo varios locales, puede acceder desde su ordenador portátil, o desde cualquier lugar con acceso a internet, a la visualización y control de sus tiendas, para, como decíamos al principio, controlar las horas punta y obtener una mejor organización del establecimiento y de su logística. Además, Resina destaca otra característica de estas cámaras que, además, considera importante, como es el hecho de que dichos dispositivos resisten “las duras inclemencias ambientales de una cafetería, que suelen ser muy duras para los dispositivos electrónicos”.
Asimismo, Juan Resina manifiesta que “

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información