| Artículos | 01 DIC 2006

Un año de renovaciones

Tags: Histórico
Daniel Comino.
El próximo año 2007 es uno de los más importantes de su historia para Microsoft, ya que será cuando aterricen en el mercado las nuevas versiones de tres de sus productos bandera, el nuevo sistema operativo de escritorio, Windows Vista, la herramienta ofimática de productividad, Office 2007, y el servidor de correo, Exchange 2007. Del éxito que recojan con estas tres soluciones dependerá gran parte del futuro de la compañía, que planea los desarrollos de sus próximos productos, como Windows Longhorn Server, (cuyo lanzamiento veremos previsiblemente a finales de 2007), sobre la base de estos tres productos.

Después de abordar en profundidad tanto Windows Vista como Office 2007 en el tema de portada del pasado mes de noviembre, en este artículo vamos a repasar, además de estos dos, los principales momentos que la compañía establecida en Seattle, y por extensión el mercado del software tiene marcados en su calendario de 2007.

Microsoft Exchange 2007
A principios de 2007 verá la luz la sexta versión de la plataforma de correo de Exchange, cuyos pilares fundamentales pasan por integrar mejoras a nivel de colaboración, protección y eficiencia en el despliegue.
En cuanto a la colaboración se refiere, las empresas de hoy en día, debido principalmente a la globalización de sus operaciones, requieren cada vez más, sistemas flexibles, robustos y de alta disponibilidad, ya que sus usuarios han de acceder a la información desde múltiples localizaciones, y a través de múltiples dispositivos. Asimismo, otro de los retos principales que cubre Exchange 2007 es la mensajería unificada, a través de la cual el usuario podrá entrar a su buzón desde cualquier localización, y acceder a recursos como mensajes de voz sobre los que poder escribir comentarios, para que luego sea indexados para posteriores consultas. Por este motivo, Microsoft ha desarrollado su cliente de correo, Outlook, de forma casi idéntica tanto para los clientes de sobremesa, como los que acceden mediante web, a través de Outlook Web Access (OWA). Pero además de esto, Exchange 2007 cuenta con nuevos sistemas de colaboración que permiten, por ejemplo, establecer reuniones de forma sencilla, acceso a los calendario compartidos (es posible incluso enviar un fragmento del calendario por correo electrónico), o crear lugares de espacios compartidos, así como acceder en todo momento a través del correo a información sensible para la empresa, en caso de contar con los servicios de Sharepoint por detrás.
Además de esto, los sistemas de mensajería actuales se han revelado como servicios críticos para las empresas, sobre los que inciden negativamente SPAM, phishing y todo tipo de malware que, bien por su incidencia en el rendimiento, o bien por la pérdida de productividad que provoca, han de ser combatibos de la forma más eficaz posible. Por ello, tanto la robustez de los sistemas de mensajería como la total disponibilidad son características innegociables para una plataforma que se precie. Por ello, para evitar a toda costa caídas en el servicio, Exchange Server 2007 cuenta con varios sistemas de protección para amenazas, tanto desde el nivel interno de la organización, como del exterior.
El último de los pilares de Exchange 2007 tiene que ver con la eficiencia. En este sentido, el nuevo servidor de Exchange aporta nuevas funcionalidades que ayudan al despliegue de la plataforma (ahora más simple, intuitivo y flexible), y además cuenta con múltiples automatizaciones de tareas, lo que reduce el tiempo de mantenimiento por parte del administrador. Precisamente para realizar tareas automatizadas Exchange introduce por primera vez la posibilidad de realizar ficheros scripting, en los que acumular una o varias tareas de forma sencilla a través del nuevo lenguaje de comandos denominado PowerShell (anteriormente conocido como Monad). Profundizando en la eficiencia, uno de los cambios más importantes con respecto a las anteriores versiones, es que Exchange 2007 únicamente estará disponible para entornos de 64 bits (existe también una versión para 32 bits, pero es válida únicamente para entornos de pruebas), y eso incluye a cualquier equipo basado en la plataforma AMD64 de AMD (ya sea Athlon, Opteron o Turion), así como los modelos Xeon de 64 Bits o Pentium EM64T de Intel. Esto implica necesariamente que no habrá actualización desde sistemas Exchange 2003 ya montados.
Aunque todavía no se ha publicado la versión definitiva de Exchange 2007, es posible descargar la versión beta desde la web oficial de Microsoft para Exchange, www.microsoft.com/exchange.

Windows Longhorn Server
Aunque es el más lejano en el tiempo, de hecho todavía no tiene nombre definitivo, Windows “Longhorn” Server verá la luz oficialmente a finales del próximo año.
En este caso, Microsoft se está tomando su tiempo, ya que la presión que recibe por parte de la industria es más fuerte que nunca, según reconocen desde la propia compañía. Los diseños que se manejan en los laboratorios de Redmond se basan en tres claves sobre las que se construirá Windows Longhorn Server (mayor seguridad, escalabilidad y confianza en la plataforma).
Aunque aún se encuentra en fase beta 2 (en esta ocasión se publicará una beta 3, esperada para la primera mitad de 2007), lo cierto es que ya han trascendido varias funcionalidades del sistema.
Entre ellas, por ejemplo, veremos una nueva versión del exitoso servidor Web de Microsoft, Internet Information Services 7 (en este número encontrará la segunda parte de las novedades que incluye) o el nuevo servicio de acceso remoto a equipos, Terminal Services. Además de esto, otra de las novedades que traerá consigo el producto es la nueva instalación del servidor, Server Core, que permite configurar un equipo con los recursos mínimos, sin interfaz gráfica (al arrancar el sistema veremos tan sólo una línea de comandos). Otras novedades incluyen la identidad federada, la nueva protección de acceso (Network Access Protection), particiones dinámicas, ficheros transaccionales o las novedades en torno a la gestión del almacenamiento.

Windows Vista
Sin duda, una de las mayores esperanzas de Microsoft para el año que comienza estén depositadas en Windows Vista.
Una vez hecho pública la disponibilidad de la versión final para empresas (el pasado 30 de noviembre), el próximo reto al que debe enfrentarse la compañía es la presentación para el mercado de consumo, previsto para últimos de enero. A partir de entonces se verá el apoyo que tiene por parte de la industria, desde los fabricantes de hardware y software (que deberán desarrollar soluciones basadas en el nuevo sistema operativo), hasta los ensambladores de equipos (que habrán ofrecer versiones OEM del producto).
El caso es que Windows Vista cuenta con un amplísimo espectro de novedades encaminadas a mejorar la interacción del usuario con la máquina, basados en tres puntos fundamentales: claridad, conectividad y seguridad.
Cuando hablamos de claridad, el primero de los aspectos que ha de estar presente a la hora de comercializar un producto como Windows Vista es la sencillez de uso, sobre todo teniendo en cuenta la variedad de experiencia de los usuarios a los que va dirigido.
En este sentido, Windows Vista es lo suficientemente sencillo para los usuarios menos experimentados, pero a su vez, i

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información