| Artículos | 01 FEB 2001

Trucos Linux

Tags: Histórico
Javier Cáceres.
Cada día que pasa, Linux se hace un hueco más importante en el difícil segmento de los sistemas operativos. La proliferación de distintas distribuciones ha facilitado sobremanera la instalación y configuración básica del sistema. Sin embargo, existen docenas de pequeños detalles que escapan a estos asistentes y que pueden facilitar considerablemente nuestro trabajo. Estos pequeños aspectos de configuración son los que vamos a cubrir en esta nueva sección que comenzamos este mes. En cada entrega le ofreceremos una serie de trucos sobre temas dispares, que estamos seguros serán de su interés. En esta primera edición, hablaremos de la configuración de algunos detalles del sistema XWindow, y de cómo habilitar el uso de la rueda central de los ratones en los distintos entornos gráficos y aplicaciones más comunes.

1- Pequeños secretos del sistema XWindow
El sistema XWindow ha sido uno de los aspectos de los sistemas Linux que tradicionalmente han dado más problemas a la hora de su instalación y configuración. En el campo de los sistemas gráficos para estaciones UNIX contamos con no pocas alternativas, la mayoría de ellas disponibles para Linux. Si bien buen número de estas soluciones es de carácter comercial, el servidor X más popular (incluido con la práctica totalidad de las distribuciones) es XFree86 que, como su propio nombre indica, es totalmente gratuito. Todo lo descrito a continuación es aplicable únicamente a este servidor X y a ningún otro. Actualmente coexisten dos grandes versiones de XFree86, la serie 3.x.x, y la recientemente aparecida 4.x.x. En función de cuán actual sea nuestra distribución Linux, contaremos con una u otra versión. A efectos prácticos, aunque el archivo de configuración ha cambiado notablemente, los cambios que vamos a realizar son válidos en ambas versiones. Es conveniente hacer notar en este punto que podemos encontrar múltiples aplicaciones externas para la configuración de este servidor X (xf86config, xf86cfg, Xconfigurator, XF86Setup, etc.). Las herramientas diseñadas para la versión 3 no son válidas para la versión 4, a excepción de xf86config, que es compatible por incluirse de serie con las XFree86.
Trabajaremos inicialmente sobre el archivo XF86Config, que se encuentra generalmente (depende de la distribución) en el directorio /etc o /etc/X11. Un rápido vistazo a su contenido nos descubre un archivo estructurado en secciones (definidas por la clave Section), generalmente incluyendo comentarios a cada línea. Este documento controla el comportamiento de lo que es el servidor X, no afecta para nada a la configuración de nuestro gestor de ventanas (KDE, Gnome, WindowMaker, etc.). Todos los cambios que le vamos a proponer a continuación suponemos que se realizarán sobre un sistema ya funcional, previamente configurado. Por si hubiera algún problema, recomendamos que haga, antes de nada, una copia de seguridad de XF86Config.
Impedir el cambio dinámico de resolución. Una de las primeras secciones que encontramos es ServerFlags. Sabemos que, dentro de las X, con la combinación de teclas <CTRL> <ALT> + y <CTRL><ALT> -, podemos cambiar la resolución de nuestra pantalla dinámicamente. Asimismo, pulsando <CTRL><ALT> <BORRAR>, provocamos una interrupción que nos saca del sistema gráfico. Podemos impedir este comportamiento comentando (poniendo una # delante de la línea), las líneas Option “DontZoom” y Option “DontZap”, respectivamente.
Obtener caracteres extendidos. Ya en la sección InputDevices podemos encontrar la solución a cuando no consigamos sacar los caracteres extendidos situados, por ejemplo, debajo de la tecla 1, 2, 3, etc., y que en circunstancias normales se sacan en combinación con la tecla <ALTGR>. Pruebe a eliminar el comentario (quitar la #) de la líneas Option “LeftAlt” “ModeShift”, y Option “RightAlt” “Meta”.
Cambiar la profundidad de color y resolución iniciales. Estos cambios requieren que localicemos la sección Screen. En versiones 4.x.x, en principio sólo habrá una sección de este tipo, pero en las versiones 3.x.x pueden existir varias secciones en un mismo archivo. En la serie 3.x.x, si el servidor X está bien configurado, los cambios habríamos de realizarlos en aquella sección Screen que en la siguiente línea indique Driver “accel”. Cambiar la profundidad de color por defecto, esto es, el número máximo de colores simultáneos en pantalla, se puede realizar de dos formas. La primera y más elegante es incluir la línea DefaultColorDepth N en versiones 3.x.x o DefaultDepth N en el caso de la versión 4.x.x, justo debajo de la línea que indica Monitor “....”. La variable N, en este caso, habrá de sustituirse por un número, la profundidad de color (8, 15, 16, 24, o 32), que hace referencia a los bitsperpixel (bpp), y corresponde a 256, 32.768, 65.556, 16 millones, truecolor... de colores respectivamente. El número elegido tiene que estar indicado unas líneas abajo, en alguna de las subsecciones Display. Precisamente el segundo método para elegir una profundidad de color consiste en alterar el orden de esas subsecciones y colocar en primer lugar el bloque Subsection “Display” que tenga por Depth N, el número de bpp que nosotros deseemos. La selección de la profundidad de color también se puede formar en el momento de arrancar las X Window, mediante el comando startx — -bpp N, donde N será, de nuevo, el bpp que deseemos.
Con respecto a la resolución con la que queremos que arranque nuestro entorno gráfico, se aplica un criterio similar. Dentro de las subsecciones “Display” encontramos una secuencia de resoluciones precedidas de la clave Modes, algo del estilo de Modes “640x480” “800x600” “1024x768”. Esto define que para esa subsección se tienen tres resoluciones distintas y que al arrancar en esa profundidad se ha de seleccionar el modo de vídeo 640 x 480 píxeles. Si se cambia el orden de esa secuencia de modos, la que se indique en primer lugar será la resolución por defecto. Otra orden interesante que se puede incluir en estas subsecciones es Virtual. Virtual define el escritorio virtual, esto es, la resolución del escritorio con la que podemos contar, independientemente de la resolución real del modo gráfico seleccionado en un momento dado. Si indicamos en la subsección, por ejemplo, Virtual 1024 768, aunque estemos en un modo de 640 x 480 píxeles, desplazándonos con el ratón a los márgenes, observaremos una parte de 640 x 480 píxeles de un escritorio de 1.024 x 768, como si de una especie de lupa se tratara, aumentando así el área efectiva de trabajo.

2- Configuración de la rueda central de los ratones actuales
Muchos de los ratones actuales incluyen una pequeña rueda central que nos permite, normalmente, desplazarnos verticalmente por distintos tipos de documentos. Esta es sin duda una de las funciones que, una vez la hemos probado, no podemos volver a vivir sin ella. Su utilidad mientras se navega o consultan archivos de texto queda fuera de toda duda. Lamentablemente, esta función viene deshabilitada por defecto en las distintas distribuciones Linux. La razón reside en que el protocolo a utilizar para acceder a tan novedosa función es dependiente del fabricante del puntero o ratón. Si bien, por ejemplo

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información