| Artículos | 01 NOV 1995

Traductores para Windows

Tags: Histórico
Spanish Assistant 1.0, Power Translator 2.0, Power Translator De Luxe 1.0, Power Translator Professional 5.0, Key Translator Pro 1.0 y Spanish Amigo 2.0
Jesús Díez.

Oferta de programas que le permiten realizar de forma automática traducciones de textos de inglés a castellano y viceversa.

Durante muchos años se ha venido dedicando gran cantidad de esfuerzo y recursos a la investigación de algoritmos eficaces de traducción automática. En un campo habitualmente restringido al ámbito de Universidades, y trabajando con grandes ordenadores, los investigadores se han enfrentado a uno de los mayores retos que se le plantean al mundo informático en un futuro próximo: conseguir que las máquinas adquieran una de las capacidades más genuinamente humanas, nuestro lenguaje. El premio que se obtendrá si finalmente se cumple este objetivo supondrá, con seguridad, un avance sin igual de la informática, al acabar con una de las principales barreras que todavía frenan la introducción de nuevas tecnologías en la vida cotidiana. Trabajando con unos objetivos menos ambiciosos, algunos de estos programas están llegando al alcance del usuario normal, gracias al vertiginoso aumento de potencia de los actuales ordenadores personales.

Si nos centramos en el objetivo de esta comparativa, los programas que aquí trataremos realizan un esfuerzo considerable para conseguir traducciones correctas, con diverso grado de éxito. Vaya por delante que, en ningún caso, y esto supongo que no será una sorpresa para nadie, consiguen una traducción 100 por 100 correcta. Aún queda tiempo antes de que un traductor profesional vea peligrar su oficio. En este punto, todos los fabricantes de estos productos son sinceros, apuntando sus limitaciones en sus manuales, y advirtiendo que sus programas son básicamente herramientas que asisten en el proceso de traducción. Por el contrario, una publicidad que, a menudo, crea demasiadas expectativas, junto con algunos puntos de venta poco profesionales, son los que atraen potenciales compradores con la esperanza de que estos programas les alivien del problema de mejorar, o incluso aprender, el inglés.

Precisamente he tenido ocasión de vivir un caso cercano en el que un conocido sucumbió a las promesas de cierto vendedor, y adquirió un equipo bastante potente acompañado de un escáner, un programa OCR (reconocimiento óptico de caracteres) y uno de traductores que aquí trataremos. Su intención era obtener buenas traducciones desde el texto impreso de revistas científicas, pero no tuvo que esperar demasiado para darse cuenta de la cruda realidad. Partiendo de los defectos del texto obtenido por OCR, que introducían pequeños errores ortográficos, a los que son muy sensibles los programas de traducción, y continuando con la mediana traducción obtenida, consiguió generar unos textos, realmente pintorescos, pero a menudo muy lejos del significado original. Al protagonista de esta historia se le puede tachar de ingenuo, pero su verdadero problema surgió al buscar asesoría técnica en personas con tanto desconocimiento como falta de profesionalidad.

Con todo esto, no pretendo decir que éste sea el caso más general que un usuario pueda encontrarse. Afortunadamente, multitud de distribuidores conocen sus productos, y conocen los beneficios de hacer bien su trabajo. Simplemente es una advertencia para el problema común de un conjunto de tecnologías muy atrayentes, pero todavía desgraciadamente menos desarrolladas que lo que nos gustaría.

Existen diversas formas de aproximación al problema de la traducción automática. El enfoque más clásico, y el que siguen en más o menos grado todos los programas que analizaremos, es el de la aplicación extensiva de reglas. Primero se produce un análisis sintáctico de las frases, aislando sus componentes, para más tarde aplicar un diccionario que incluye instrucciones gramaticales asociadas, para generar la forma más adecuada de cada palabra.

Otra posibilidad que ya se está investigando, es la de utilizar un sistema experto que tiene acceso a una masiva base de datos de frases ya construidas. Al traducir se busca la frase con estructura más parecida, para luego adaptarla a las circunstancias especiales del caso. Este sistema es ideal para la multitud de excepciones no cubiertas por las reglas gramaticales, y tiene capacidad de aprender de su experiencia previa por sí solo.

Evaluación de los programas

Todas las consideraciones anteriores nos conducen directamente a discutir el método de evaluación de la calidad del texto de las traducciones. A la hora de diseñar dicho método se pensó en varios aspectos: debería medir la capacidad de traducción en ambos sentidos, inglés-español y español-inglés; también debería cubrir diferentes tipos de texto o estilos; y por último, debería seguir un sistema de puntuación que conllevara la menor cantidad posible de componente subjetivo.

Para la evaluación se utilizaron finalmente seis textos, tres en español y tres en inglés. Dentro de cada idioma, se eligieron tres categorías diferentes de textos. Es evidente que, por ejemplo, la dificultad gramatical de un texto técnico o científico, no es la misma que la de un texto literario, así que estas diferencias también deberían reflejarse en las traducciones. Así, se trabajó con un texto médico (una publicación científica estándar), un artículo informático y un fragmento extenso de una novela de literatura contemporánea para cada idioma. Es probable que los fabricantes de estos productos argumentaran que el objetivo de sus programas no es conseguir traducciones perfectas desde textos complejos como pueden ser los mencionados, pero en cualquier caso nos pueden servir sin duda para discriminar sus comportamientos frente a determinadas construcciones gramaticales, y explorar la riqueza de su vocabulario. Los que mejor se defiendan con estos textos, con seguridad también se comportarán mejor con textos más sencillos. A la hora de valorar las virtudes y defectos de cada texto, se distinguieron varias categorías de fallos. Por ejemplo, no podía representar lo mismo un cambio en la acepción de una palabra, que un cambio gramatical que haga ilegible una frase, o lo que es peor, la lleve a un significado diferente del original. Para obtener la puntuación final, se distinguen y se ponderan estos tipos de fallos.

Además de la calidad de los textos, se cuantificó la rapidez de los programas, y se analizó la riqueza de características adicionales que, como veremos, a menudo pueden ser lo que más distinga a algunos programas de otros. Por último, sólo apuntar que el número de palabras que componen los diccionarios de los diferentes programas no son, en ningún caso, una referencia válida para juzgar su calidad. Además, algunos programas incluyen como entradas separadas, por ejemplo, todas las formas conjugadas o derivadas de verbos, mientras que otros las generan a partir de reglas gramaticales.

Consideraciones sobre los resultados

Los resultados, tras someter los seis textos a todos los programas, se recogen en una de las tablas adjuntas. Dos hechos inesperados han simplificado considerablemente el análisis. Por un lado, la familia Power Translator parece estar construida alrededor de los mismos algoritmos de traducción, y generaron textos idénticos. La única excepción fue Power Translator Pro que, gracias a su capacidad de utilizar diccionarios especializados externos, permitió valorarlo de forma separada. Cuando se utilizaba Power Translator Pro, sin activar dichos diccionarios, producía traducciones virtualmente idénticas a las del resto de su familia. Es importante apuntar que, esta similitud, acaba cuando se habla de otras características soportadas, frente a las que presentan notables diferencias. El otro hecho algo más sorprendente surgió al encontrar que tanto Key Translator Pro, como Spanish Amigo, también generaban textos exactamente iguales. Un examen más minucioso encontró similitudes en los ficheros que los componen, especialmente en los ficheros que contienen los diccionarios. Ambos programas,

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información