| Artículos | 01 NOV 2002

Trabaje con su PC de manera segura: ergonomía

Tags: Histórico
José C. Daganzo.
Disponer de la mejor tarjeta gráfica, regrabadora DVD o un rapidísimo procesador no es lo más importante de nuestro PC. El elemento que más hemos de cuidar de nuestra configuración es... nuestra salud.

Cuando se sienta delante del ordenador existen muchos factores que pueden afectan a su salud, y que en muchas ocasiones no evalúa. La calidad del material con el que trabaja es responsable directa de su salud laboral, aunque en muchas ocasiones de nada sirve si no atendemos a unas sencillas normas de uso y ergonomía.
Este artículo pretende mostrar una serie de hábitos y costumbres que favorecerán a su organismo, rendimiento e incluso humor. En él se describen las recomendaciones más generales para que trabajar delante de un PC no afecte a su salud. Se han omitido elementos tan evidentes como tener la pantalla limpia, acudir al oftalmólogo periódicamente, etc., pues existen consejos que son obvios. Pero tenemos a bien recordarle ciertos aspectos: realice descansos periódicos -al menos uno por hora-, evite rutinas –levántese a recoger hojas impresas, etc.-, dependiendo del convenio vigente en su empresa tiene derecho a una o varias revisiones médicas anuales, evite las corrientes de aire, etc.
Como es lógico, no pretendemos que el usuario se obsesione con los ángulos y posiciones que se describen en este artículo, ya que, con tan sólo un poco de cuidado podemos acercarnos a los valores recomendados. Un último comentario antes de comenzar: si comparte el PC con varias personas, invierta unos segundos cada día en comprobar que todo su material se encuentra en la posición y formas correctas, de igual forma que debería hacer al compartir un coche: reglaje de asiento, espejos, etc.

1- Frente al monitor
La posición y distancia a la que coloque el monitor es clave para su bienestar general. La posición de la pantalla ha de estar entre 5º y 35º por debajo de su línea de visión horizontal. Respecto a la distancia a la que debe colocar el monitor, se determina de manera muy sencilla. Estire su brazo hacia delante y ponga la pantalla del monitor más o menos a la altura de los nudillos.
Como norma general, un monitor TFT es considerablemente mejor que un CRT, ya que su vista sufrirá menos. Además, un CRT emite radiaciones de 15 kHz que nosotros no somos capaces de detectar pero nuestro cerebro sí recibe, causando fatiga mental.
La resolución más recomendable para un monitor CRT de 15” es de 800 x 600 con un refresco de 85 Hz. Trabajar a mayores resoluciones es poco saludable, aunque su monitor lo soporte. Si debido a su labor debe incrementarlo, procure que su refresco esté en 85 Hz o más.
El uso del filtro sólo es recomendable si no puede evitar los reflejos de otra manera. Éste ha de ser de calidad con antirreflejos de al menos un 90%, antirradiación, antiestático y con polarización de ambas caras.
Si usa gafas con lentes bifocales o trifocales la altura del monitor es algo a tener muy en cuenta, no incline la cabeza hacia atrás para ver por la parte inferior de sus gafas. Para evitar esto disminuya la altura del monitor.

2- En la silla
La espalda es una de las partes de su cuerpo que más problemas le dará si no cuida la postura. Descanse el cuerpo en su totalidad sobre la silla, distribuyendo el peso del mismo de manera uniforme entre el respaldo y el asiento.
Asegúrese de que la parte inferior de su espalda se encuentra totalmente apoyada en el respaldo de la silla y nunca se incline hacia delante para trabajar. Tenga en cuenta que las sillas de cualquier oficina deben cumplir una serie de requisitos como disponer de control de altura, amortiguación de peso, ruedas frenadas y base antivuelco de al menos cinco brazos.
También es recomendable disponer de una silla que posea reposabrazos, ya que están pensados para proporcionarle descanso entre las pausas de su labor, nunca los utilice -ni tampoco los muslos- para apoyar los brazos mientras trabaja.
La postura más idónea para sentarse es aquella en que la espalda forma un ángulo de 90º y 120º con respecto al asiento de la silla.

3- Manos y pies
Las manos merecen especial atención, ya que son las encargadas de manejar tanto el ratón como el teclado, y están continuamente en acción. Ha de colocarlas de manera que no creen tensiones ni en las muñecas ni en el antebrazo. Para ello, la mano ha de mantenerse recta mientras escribe -sin apoyarla sobre la mesa-, si bien puede usar un reposamuñecas para conseguir esta posición y a su vez mantener las manos descansadas. La muñecas también han de estar en posición recta cuando escribe, pues en caso contrario se sobrecargarían, lo que repercutiría de manera negativa.
Para manejar el ratón de manera adecuada, apoye la totalidad de su palma sobre él y no gire ni tuerza la muñeca mientras lo está usando. Tanto el ratón como el teclado han de estar en el mismo plano -a la misma altura-. Para saber si tiene las manos colocadas a la altura correcta, gírese sobre su silla y colóquese al lado de su mesa, ponga su codo de forma que forme un ángulo de 90º. Si está a la altura correcta, el codo deberá estar a la misma altura que las teclas G y H del teclado. Los pies han de estar totalmente apoyados sobre el suelo o reposapiés, no colgando, ni mucho menos trabajar con las piernas cruzadas. Si dispone de un reposapiés, éste ha de ser lo suficientemente grande como para permitirle colocar los pies en diferentes posiciones dentro de su superficie.

4- Luminosidad y ambiente
Desempeñar su labor delante del PC requiere unas determinadas condiciones ambientales para facilitarle el trabajo. Puesto que su vista ha de estar continuamente variando su posición entre la pantalla, documentos de texto, teclado, etc., la pupila sufre continuas variaciones con la consiguiente fatiga visual que eso genera. La luminosidad recomendada para una mesa de trabajo es de 500 Lux. También conviene que vigile si su monitor sufre reflejos de cualquier índole -luz de una ventana, fluorescente, etc.-. En ese caso varíe la posición del mismo o modifique los elementos necesarios para que esta situación se solucione.
La temperatura de trabajo varía dependiendo de la época del año. Así por ejemplo, la temperatura recomendable en invierno debe oscilar entre 20º C y 24º C, mientras que en los meses de verano ha de estar comprendida entre 23º C y 26º C. No obstante, la temperatura óptima gira en torno a 21º C. La humedad recomendable es de entre 45% y el 65%, para evitar sequedad en los ojos y reducir las cargas electrostáticas que generan los aparatos con los que convivimos.
La legislación española (R.D. 486/1997) establece un rango de temperaturas entre 17º y 27º C para el trabajo en oficinas, con una humedad relativa entre el 30% y el 70%.


BENEFICIOS: Evitará lesiones producidas por malos hábitos en el trabajo.
COSTE: Gratuito.
TIEMPO REQUERIDO: 15 minutos. (1)
NIVEL DE EXPERIENCIA: (1)
HERRAMIENTAS NECESARIAS: Ninguna.

La consideración del coste y del nivel de experiencia van de uno a tres iconos que equivalen a un nivel bajo, medio o alto de requerimientos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información