| Artículos | 01 MAR 2005

Tomar el control de un PC

Tags: Histórico
Blanca Salvatierra.
Con nuestro anterior artículo hemos visto cómo pedir ayuda a alguien mediante asistencia remota. En éste veremos cómo hemos de actuar si somos nosotros la persona a la que se está pidiendo ayuda, además de cómo tomar el control del otro pc para proceder a solucionar el problema.

Ya hemos visto que resulta muy sencillo realizar una petición de ayuda para solucionar un problema informático de nuestro PC mediante la herramienta Asistencia remota. No obstante, no hay que confundir ésta con Escritorio remoto ya que, a pesar de que utilizan la misma tecnología, sus aplicaciones son muy distintas y su forma de funcionar también. La Asistencia remota puede resultar una herramienta muy útil para tardar poco tiempo en resolver el problema informático de otra persona si ésta utiliza un sistema operativo compatible. Con su permiso, no sólo podremos ver su pantalla para ver los mensajes exactos que le aparecen sino también tomar el control de su ratón y teclado, y movernos libremente por su disco duro con la intención de solucionar el problema.
Nuestro artículo anterior no resultaría completo si concluyera con el envío de la invitación. Para que estemos preparados tanto para dar como para recibir ayuda, vamos a ver qué sucede si somos nosotros la persona a la que se le pide asistencia, la forma en la que vamos a recibir el mensaje, cómo hemos de actuar, cómo tomar el control del PC que tiene el problema y cómo liberarlo una vez hayamos solucionado la incidencia.

1- Recepción del correo electrónico de ayuda
Antes de comenzar hemos de saber que si la invitación se ha realizado por Messenger, ésta resulta una opción mucho más rápida, ya que en el momento en el que nos conectemos nos aparecerá la propuesta de la otra persona. Si en ese punto la aceptamos estaremos en disposición de tomar el control de su ordenador. Pero si la invitación se ha realizado a través de correo electrónico, aunque los pasos a seguir tampoco son complicados, sí son mayores en número, y por ello vamos a especificarlos para saber en todo momento cómo hemos de comportarnos. A partir de un determinado punto, los pasos serán los mismos, ya que el control se toma de una forma única, tanto si la invitación se ha realizado por Messenger como si se hace a través de correo electrónico.
A nuestro correo electrónico llegará un mensaje con el asunto Ha recibido una invitación de asistencia remota de: y, a continuación, se indica el nombre de la persona que pide nuestra colaboración. Al abrir el mensaje, en el comienzo encontraremos unas directrices de seguridad previas, así como un enlace en el que podemos encontrar información que puede sernos de ayuda si es la primera vez que ofrecemos asistencia remota a otra persona.
Observaremos cómo el mensaje recibido contiene un archivo adjunto del tipo .MsRcIncident. Asegurándonos de que la persona que nos ha enviado la invitación es de nuestra absoluta confianza, procederemos a abrir ese archivo como si se tratase de otro adjunto cualquiera. Al hacer doble clic sobre él, aparece una ventana en la que se nos pregunta si queremos establecer una conexión con el otro equipo o no. Pulsaremos sobre Sí y, si la persona que nos solicitó ayuda se encuentra conectada a Internet, le aparecerá un cuadro en el que se le pregunta si permite que veamos su pantalla y charlemos con ella.

2- Toma de control del otro ordenador
Nos aparecerá una ventana dividida en tres partes: un historial de chat en el que veremos toda la conversación mantenida con la persona a la que estamos prestando ayuda, un campo de entrada de mensaje en el que escribiremos aquello que queramos comunicar y, por último, una gran ventana a modo de visor en la que nos aparecerá la pantalla del PC de la otra persona.
Para iniciar el control del ordenador, pulsaremos el botón Tomar el control, que se encuentra situado en la barra de herramientas de la ventana anterior. En este punto, al solicitante le aparecerá de nuevo una ventana en la que tendrá que confirmar si desea compartir el control de su equipo (como se puede observar, es necesario dar muchos permisos como para que la conexión remota se produzca sin intervención). Si esa persona pulsa sobre el botón Sí, le aparece una nueva ventana en la que se le indica que está compartiendo el control con otro equipo, especificando también cómo interrumpirlo en el caso de que observe alguna anomalía. Desde el momento en que la persona que solicita la ayuda pulsa sobre el botón Aceptar de esta última ventana ya se está produciendo el control compartido de un mismo ordenador.

3- ¿Hasta qué punto podemos actuar sobre el otro PC?
Para que no haya lugar a confusiones, es recomendable que la persona que ha pedido ayuda no mueva el ratón y, sobre todo, que no opere con su ordenador, ya que serían dos personas las que estarían trabajando a la vez en el mismo entorno de trabajo, con los inconvenientes que esto puede acarrear. Observaremos cómo, una vez que el solicitante de ayuda aceptó darnos todos los permisos necesarios, dentro de la ventana de mayor tamaño que hemos mencionado con anterioridad, nos aparece el escritorio completo de otro ordenador que no es el nuestro.
Si al movernos por las ventanas para trabajar observamos que la resolución que tiene la otra persona no se ajusta al tamaño de la ventana que proporciona Asistencia remota, para no tener que estar moviéndonos con las barras de desplazamiento horizontal y vertical, podemos pulsar sobre la opción Ajustar a ventana, que encuadrará la apariencia del otro ordenador dentro de esta ventana. Siempre podemos volver a la vista anterior pulsando sobre Tamaño real. En este punto y después de movernos por las diferentes ventanas que creamos convenientes para localizar el problema, tenemos dos opciones: podemos comunicar por chat a la persona que solicitó la ayuda cómo ha de actuar para solucionar su problema o bien nosotros mismos podemos proceder a su resolución, ya que el control sobre el otro PC es total.

4- Liberar el control del ordenador
Como el propio programa especificó a la otra persona cuando nos otorgó el control, puede quitárnoslo en cualquier momento simplemente presionando la tecla Escape. Pero, como esta actitud se producirá con más frecuencia si la persona que nos ha pedido consejo desconfía de nosotros, lo más recomendable es que, una vez resuelto el problema, nosotros procedamos a liberar de todo control remoto esa máquina. En la barra de herramientas superior de la ventana, encontraremos la opción Liberar el control. Una vez pulsado, la última imagen del otro ordenador permanecerá en nuestra pantalla, pero ya no tendremos control alguno sobre los iconos que muestra. También podemos indicar así a nuestro interlocutor que hemos resuelto el problema.
Si pulsamos ese botón por error, siempre tenemos la opción de pulsar de nuevo sobre Tomar el control. No obstante, la toma del mismo no es inmediata, y la otra persona tendrá que otorgarnos de nuevo el permiso correspondiente.
Si lo que queremos es desconectarnos de forma total del otro ordenador, utilizaremos el botón Desconectar. En este punto, nos aparecerá una ventana en la que se nos informará de la total desconexión entre los equipos. Para conectar de nuevo, la otra persona deberá solicitarnos ayuda de nuevo.

5- Formas de protegerse
Como hemos visto, si alguien nos cede el contr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información