| Artículos | 01 ABR 2004

Todo conectado sin cables ¿es posible?

Tags: Histórico
José C. Daganzo.
Una de las cosas que más nos molesta a la hora de añadir dispositivos y periféricos a nuestro PC es sin duda la gran cantidad de cables que lo acompañan y que no hacen otra cosa que complicarnos la vida. La tecnología inalámbrica, en cualquiera de sus variantes, ha llegado a un punto de madurez muy elevado que nos va a permitir liberarnos de muchos de esos engorrosos cables. el laboratorio de pc world consigue crear un escritorio totalmente inalámbrico. Pero no se engañe, aún seguirá teniendo unos cuantos cables de los que no podrá librarse.

Hoy en día nadie se sorprende por las posibilidades de comunicación inalámbrica de las que pueden hacer uso un PC y el resto de elementos tecnológicos que lo acompañan. Pero lo que sí puede sorprender son las conclusiones que se desprenden del uso e implementación de un escritorio inalámbrico, recogidas al final de este artículo.
Nos hemos propuesto crear un escritorio totalmente liberado de cables y, para mejorar la experiencia de eliminar el mayor número de cables posibles, hemos decidido utilizar un PC compacto, ya que esta opción integra dentro del equipo el monitor y los altavoces, lo cual nos permite, de entrada y sin mayores complicaciones, eliminar el cable de interconexión VGA/DVI, la toma de corriente del monitor, así como los cables de audio y el transformador de corriente de los altavoces. Partiendo de esta premisa vamos a intentar liberar nuestro PC del mayor número de ataduras. Para ello hemos eliminado cables de elementos que hasta ahora nunca habían tenido esta posibilidad.
Lo primero es integrar en el PC las interfaces de comunicación más esenciales (teclado y ratón), para más tarde dotar de conectividad inalámbrica al equipo y finalizar enlazando los diferentes dispositivos haciendo uso de sus posibilidades de conexión inalámbrica.
La forma más sencilla de conseguir que un ordenador convencional disponga de conectividad Bluetooth (BT) es colocar una llave USB Bluetooth, o bien un dispositivo que haga las veces de concentrador BT, como es el caso del conjunto de teclado y ratón utilizado en este artículo.
El ordenador utilizado ha sido un Airis LCD PC 28L01, cuyas principales características técnicas son un procesador Intel Pentium 4 a 2,8 GHz, 512 MB de memoria PC 2100, tarjeta gráfica SiS M650 de 64 MB, TFT de 17” (1.280 x 1.024 píxeles), combo DVD/CD-RW y Windows XP Pro. Un equipo que ha satisfecho nuestras expectativas con creces y ha servido como base estable de nuestro proyecto.
En el preciso momento en que dos dispositivos BT se encuentran en una zona de influencia común, entra en funcionamiento el protocolo LMP (Link Manager Protocol, protocolo de gestión de enlace) que genera una serie de mensajes de reconocimiento/validación que son enviados por ambos dispositivos. Estos contienen información referente a claves de autenticación, cifrado, control del tamaño y negociación del tamaño de los paquetes, estado de la conexión, ciclos de trabajo de cada dispositivo, etc.
La especificación BT incluye dos tipos de enlaces para soportar voz y datos: ACL (Asynchronous Connection-less), que es un enlace asíncrono sin conexión, y SCO (Synchronous Connection-Oriented), un enlace síncrono orientado a conexión. Los primeros (ACL) soportan el tráfico de datos, pero no garantizan la entrega, mientras que los SCO transmiten voz y datos en tiempo real.
Por tanto, resumiendo, cuando dos dispositivos BT entran en un radio de acción común, se encuentran y proceden a descubrirse. Después de esto se intercambian distintos paquetes de datos que permiten mostrar los diferentes servicios BT de que dispone cada uno de estos dispositivos. Entonces llega el momento de asociar los dispositivos y elegir el método de comunicación (con sus correspondientes servicios y validaciones de seguridad).
En este punto lo más común es que se establezca un puerto de comunicación serie y se defina si es necesario el cifrado de la información. Después se pide un código de identificación personal (PIN) y se establece un emparejamiento mediante el uso de un puerto (un puerto COM cuando, por ejemplo, trabajamos con un PC). Con esto ambos dispositivos están preparados para ser utilizados sin mayores problemas.

Teclado y ratón: Logitech Cordless Desktop MX para Bluetooth
Los primeros dispositivos en perder los cables fueron los ratones y los teclados, bien haciendo uso de la tecnología IrDA o bien mediante el uso de radiofrecuencia (la más utilizada en estos momentos). Por tanto no es de extrañar que también se hayan subido al carro de la tecnología BT.
Este conjunto de Logitech está compuesto por tres elementos principales. El primero, un teclado ergonómico con teclas de acceso directo (botones programables), un centro multimedia (para controlar las reproducciones de audio y vídeo), así como una zona que facilita la navegación y el desplazamiento por las páginas web. El segundo es un ratón óptico que dispone de dos botones para facilitar la navegación por Internet, con selector de cambio de programa rápido (para moverse entre los documentos, aplicaciones y navegadores abiertos), botones de movimiento rápido dentro de los navegadores y rueda de desplazamiento. Y, por último, el más importante de todos los componentes, el concentrador inalámbrico Bluetooth (hub), que dota al equipo de esta tecnología y evita que tengamos que usar cualquier otro adaptador de este tipo. Este hub también es el encargado de recargar las baterías del ratón y, como es lógico, necesita un adaptador de corriente para este menester.
En resumen, el elemento quizás más importante de nuestro escritorio inalámbrico no sólo realiza las funciones típicas de ratón y teclado multimedia, sino que sumerge al PC en la tecnología Bluetooth.

Red inalámbrica: NetGear WG511GE y NetGear WG602SE
En toda configuración “sin cables” que se precie, el uso de una red WLAN es ineludible. En nuestro caso, hemos elegido dos dispositivos de NetGear (un punto de acceso y una tarjeta PC Card). Hemos desestimado el uso de un router, debido a que tiene un precio sensiblemente superior y lo más normal es disponer ya de un router cableado. El uso de la tarjeta PC Card se debe a que nuestro ordenador era “compacto” y ofrecía este tipo de conector (el uso de una PCI o USB también es válido). En cualquier caso, hemos elegido una configuración compatible con la norma 802.11g (54 Mbps).
Después de instalar el software de la tarjeta y el punto de acceso hemos de configurar nuestra red. Para ello podemos acceder al programa de administración del punto de acceso o bien hacer uso del menú de administración vía web del punto de acceso. Seleccionamos el nombre de la SSID (red creada), definimos la encriptación WEP (hasta 128 bits), modo de red (en nuestro caso Infraestructura) y podremos comenzar a disfrutar de la libertad de movimientos que ofrece este tipo de LAN.
Este punto de acceso permite realizar ajustes más precisos en la configuración de la red WLAN, como ajustes de IP, ajustes de la configuración WLAN, ajustes de seguridad y control de acceso al punto de acceso.

Impresoras: Brother MW-140BT y HP Deskjet 450wbt
La libertad que ofrece una impresora inalámbrica es una experiencia magnífica. En nuestro caso, hemos incluido dos impresoras distintas (Brother MW-140BT y HP Deskjet 450wbt), ambas con batería aut&

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información