| Artículos | 01 DIC 2006

Teletrabajo: la oficina en casa

Tags: Histórico
La opción del teletrabajo se extiende cada vez más
Santiago Carro.
Si está pensando en poner a sus empleados a trabajar en casa, sepa que tecnológicamente es cada vez más fácil. Una línea ADSL y una red privada virtual servirán de base para que el empleado pueda acceder a todos los recursos que el responsable de TI determine. Y desde el punto de vista de la seguridad, no resulta más inseguro estar en la oficina que estar en casa.

La opción del teletrabajo suma adeptos cada vez más no ya sólo entre las grandes corporaciones. Las PYMES también se apuntan a una forma de trabajo no presencial orientada a una reducción de costes no carente de pequeños riesgos, aunque la mayoría de los estudios ven hoy por hoy más ventajas que inconvenientes. Frente a estas ventajas, quizá algunas cuestionables, hay matices que se deben perfilar. Si teletrabajar no significa completar en casa lo que en la oficina no ha dado tiempo a concluir, no implica tampoco “ir por libre” por el mero hecho de trabajar desde casa. Teletrabajar supone un compromiso del teletrabajador para cumplir con la empresa exactamente igual que si estuviera físicamente en la oficina.
En esta línea IBM ha implantado entre sus empleados la estrategia denominada mobility. Para IBM, el teletrabajo equilibra la vida profesional y personal. El plan mobility de IBM implica un mayor grado de confianza entre empleados y directores mediante un sistema de evaluación basado en resultados y no en horas de presencia en la oficina. En este sentido, la compañía Lexmark ha publicado recientemente un estudio entre 4.602 trabajadores en Alemania, España, Francia, Italia, Reino Unido y Suiza. En España el estudio se realizó sobre 517 trabajadores y un gran número de ellos preferirían trabajar desde casa para evitar las distracciones más “típicas” que se llevan a cabo en la oficina. El primer puesto del estudio lo ocupa el “cotilleo” con los compañeros, un 50 por ciento; navegar por Internet lastra el trabajo un 40 por ciento; hacer descansos, un 34 por ciento; mandar correos electrónicos entre amigos, un 26 por ciento; y salir fuera de las oficinas a fumar, un 15 por ciento.
El estudio ha revelado también que, gracias al teletrabajo se dispone de más horas de sueño, lo cual redunda en la productividad y rendimiento de los teletrabajadores.

Qué necesito para teletrabajar
Si usted tiene una de las muchas PYMES del tejido empresarial español y aún le ronda por la cabeza la idea de dar un paso en innovación y mandar a sus trabajadores “a casa”, sepa que no precisa grandes inversiones para poner en marcha un plan de este calado.
Desde el punto de vista tecnológico, para los directores de TI comporta la misma dificultad acometer un desarrollo de teletrabajo para 10 usuarios que para 80. El material que los teletrabajadores necesitarán se reduce a un ordenador portátil y un teléfono móvil; por tener exactamente las mismas posibilidades para conectarse con quien sea, tal y como si estuviera en la oficina. Además, el ordenador portátil da al teletrabajador la posibilidad de trabajar igualmente en la sede, evitando que se pierda el contacto con la empresa. El director de TI ha de asegurarse que en cada casa haya una línea ADSL con una red segura. A partir de aquí, cada línea ADSL se convierte en una sede remota de la empresa y la operadora contratada hace posible la seguridad de extremo a extremo mediante una red privada virtual. De este modo se establece un túnel entre cada ADSL de cada teletrabajador y el nodo donde se encuentra el tunelador. Por este canal VPN la navegación por Internet se hace cifrada. La empresa compra a una operadora una red y el director de TI se encarga de conectar cada portátil con los servidores alojados en las instalaciones de la operadora, integrando cada línea ADSL en la red de la empresa. La práctica más habitual con el tiempo será que los servidores queden alojados en las instalaciones de las operadoras, no en las oficinas de las empresas; entre otras cosas, por seguridad.
Desde el punto de vista de la seguridad un teletrabajador funciona exactamente igual que si estuviera en la oficina. Los diferentes sistemas de seguridad (antivirus, antispam, cortafuegos) se sitúan en el servidor de la operadora, no residiendo todos estos programas en el PC. El PC, cada vez que se conecta con el servidor, actualiza todo el correo entrante y saliente activándose todas las reglas de seguridad, como eliminar spam.
El inconveniente más obvio para un director de TI es que los usuarios están dispersos. De este modo, cuando un portátil deja de funcionar eventualmente, desde el departamento de Tecnologías de la Información pueden disponer de un escritorio remoto, que consiste básicamente en que se pueda controlar todos los ordenadores de manera remota. Otras opciones que los directores de los departamentos de TIC barajan consiste en un servicio de asistencia técnico móvil, capaz de dar cobertura a cualquier empleado que se encuentre en la misma ciudad en poco tiempo.

Cuándo iniciarlo
Muchas empresas estudian el momento idóneo para arrancar un proyecto de esta envergadura. Entre otras cosas hay que hacer una selección del personal que estará teletrabajando durante la fase piloto.
Por otro lado, aproveche cuando tenga que cambiar su parque informático y opte por ordenadores portátiles en vez del clásico PC de sobremesa. Así podrá trabajar cuando lo necesite, de manera eventual, en la oficina. El otro elemento para estar siempre conectado con el resto de los empleados de la oficina y del mundo exterior es una línea ADSL. Por último, un teléfono móvil se convierte en la pieza comodín para tener siempre localizado a cualquiera de los empleados.
De manera paralela, cada empresa puede integrar sistemas de mensajería instantánea, videoconferencia y VoIP. En cierta medida cada trabajador virtualmente está en la oficina junto con sus compañeros.
Otras tecnologías como conexiones GPRS o UMTS facilitan la conectividad a la banda ancha se esté donde se esté. Igualmente, el lanzamiento de dispositivos del estilo Blackberry permite a los trabajadores estar al día del correo electrónico.
De hecho, diversos fabricantes ofrecen soluciones para favorecer el teletrabajo. Nortel, entre sus últimos lanzamientos, ha presentado una plataforma de comunicaciones convergentes para la PYME. El producto en cuestión es el BCM50, capaz de ofrecer tecnología IP y reducir los gastos en comunicación mediante la convergencia de los servicios de voz y datos en una red única, segura y fiable y a la que se puede acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento. Este producto de Nortel, junto con la Digital Mobility Solution, que incluye la versión software BCM 3.7 y Norstar 7.0, permite el acceso móvil a servicios como el desvío, transferencia de llamadas, conferencias y mensajería de voz. Nortel también dispone de servicios para crear redes privadas virtuales (VPN), que permiten conectar a un teletrabajador con un ADSL a partir de 1 MB, conectándose a través del router estándar y confiando la seguridad con un software que se instala en el PC desde donde se teletrabaja.
Junto con Nortel un cada vez más nutrido grupo de empresas ofrecen soluciones para teletrabajar. Colt también dispone de un servicio de telefonía IP que permite efectuar y recibir llamadas IP de voz y multimedia desde sus puestos de trabajo a destinos compatibles mediante las redes WAN y LAN. Este servicio se denomina COLT IP y permite que el

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información