| Artículos | 01 DIC 1996

Telefonía Digital en Windows 95

Tags: Histórico
Interfaz de programación de Microsoft
David Dodríguez.

Una telefonía digital perfectamente integrada en un ordenador personal era un sueño que resultaba inalcanzable. Ahora, gracias al avance imparable de las líneas RDSI y determinados kits de desarrollo, aquel sueño se ha convertido en una realidad al alcance de cualquiera.

Entendemos telefonía como aquella tecnología que integra un ordenador con la red telefónica. Su propósito es que con la telefonía la gente pueda usar sus ordenadores para tomar ventaja de un gran rango de avanzados servicios y sofisticadas comunicaciones basados en una línea de teléfono. Existen algunos estándares en el mercado que permiten la programación de ciertos aspectos telefónicos. Por ejemplo, para la red RDSI, o Red Digital de Servicios Integrados, (denominada ISDN en el resto del mundo), existe el famoso estándar CAPI. Sin embargo, lo que nosotros buscamos es la posibilidad de desarrollar una telefonía completa y genérica, que pueda utilizarse tanto con aparatos analógicos como digitales y que se encuentre ampliamente difundida.

En el presente artículo analizaremos la interfaz de programación de Microsoft, perfectamente integrada en el entorno Windows 95, la cual recibe el nombre de TAPI (Telephony Application Programming Interface). TAPI soporta tanto voz como transmisión de datos para una gran cantidad de terminales, proporcionando servicios desde llamadas de marcar y hablar hasta correo electrónico internacional. También veremos un ejemplo concreto que consiste en un programa que monitoriza una red RDSI, sin influir en el sistema, anotando todas las llamadas recibidas, incluyendo la fecha y hora y el número de teléfono del que llama.

Uso de telefonía en aplicaciones

Aparte de la imaginación que tenga cada uno (como se suele decir, las buenas ideas se pagan) podemos referirnos aquí a aquellas aplicaciones básicas que son indicadas en la propia documentación de TAPI.

En esencia, se trata de obtener una gestión eficiente de las llamadas de voz, así como controlar las operaciones de transferencia de datos, ya sean tan comunes como enviar o recibir facsímil o integrar toda una red de ordenadores.

TAPI nos permitirá conectarnos directamente a la red telefónica; marcar números de teléfono automáticamente; transmitir documentos tales como ficheros, facsímiles (faxes) o correo electrónico; acceder a datos procedentes de diversos servicios de información; establecer y manejar llamadas de conferencias; recibir, almacenar y ordenar correo de voz; utilizar el identificativo de la llamada entrante para automatizar su gestión; controlar las operaciones de un ordenador remoto y establecer un marco de colaboración entre ordenadores en base a las líneas telefónicas.

Un aspecto muy importante es que la aplicación que requiere un servicio telefónico no tiene porqué saber nada de las particularidades del mismo. De esta forma se crea una programación independiente, plenamente funcional, que puede sobrevivir a los cambios tecnológicos del entorno donde vaya a ser ejecutada.

Servicios telefónicos

En España, a efectos prácticos, tenemos tres tipos de servicios: la red básica, la digital o RDSI y la celular (teléfonos móviles digitales).

En la red básica, puramente analógica, es difícil de implementar nada que no sea el típico módem o máquina fax. En cualquier caso, es posible encontrar en el mercado tarjetas que sean capaces de monitorizar la línea a efectos de tarificación o control de llamadas y que permitan la conexión a un ordenador. Los mayores defectos de las líneas analógicas residen en su bajo ancho de banda (la máxima velocidad de transmisión de datos que se ha conseguido alcanzar es de 28.8 Kbits/sg.), la propensión a errores diversos y a la compleja interactuación racional con máquinas procesadoras.

La red digital RDSI soluciona todos esos problemas: es totalmente digital, puede alcanzar velocidades de hasta 128 Kbits/sg., es mucho menos propensa a los errores, es un estándar internacional y, lo más interesante, puede acoger innumerables servicios adicionales que pueden ser gestionados directamente por ordenadores. Entre estos servicios tenemos la posibilidad de identificar las llamadas entrantes, desviar llamadas, gestionar llamadas en espera, transmitir simultáneamente voz y datos, obtener información detallada sobre facturación, etc.

La red digital celular es muy similar a la RDSI en prestación de servicios, pero siempre va a resultar con un ancho de banda mucho menor, hasta el punto de ser inferior que las líneas analógicas de la telefonía básica a la hora de transmitir datos. Habitualmente se alcanza una velocidad máxima de 9.6 Kbits/sg. De los teléfonos celulares sólo diremos que el estándar GSM y su entorno está en una fase de gran dinamismo y promete grandes avances en sus prestaciones.

Interfaces telefónicas

Las interfaces más comunes, que a todos nos resultan conocidas, son los típicos módems o faxes, ya sean en tarjetas internas al ordenador o externas. Con estos dispositivos es posible recibir o enviar información digital, así como marcar números y detectar las llamadas entrantes. El control de estos dispositivos se suele realizar mediante comandos Hayes, aunque este proceso es transparente a la aplicación. Otros aparatos más sofisticados no están al alcance de todos y suelen traducirse en costosas centralitas que suelen disponer de un enlace con ordenador mediante un puerto serie.

Los teléfonos móviles suelen precisar una interfaz especial que se conecta al ordenador, permitiendo la comunicación en base a simular a un módem o facsímil. Dado que el principal objetivo de un teléfono es su movilidad, las interfaces suelen consistir en tarjetas PCMCIA conectables a ordenadores portátiles. Una característica única, que no se puede encontrar en los sistemas analógicos, es el SMS (Short Message Service) que consiste en dar un servicio bidireccional de forma que se puedan intercambiar mensajes alfanuméricos breves (unos 160 bytes de longitud). De esta forma puede lanzarse un mensaje a otro usuario y recibir la respuesta. Este servicio también puede ser implementado como mensajería con ordenadores, por ejemplo a través de Internet. En efecto, un usuario con su ordenador podría enviar un mensaje a determinadas empresas que dieran este servicio, sin necesidad de estar abonado a la red telefónica ni de pagar llamadas internacionales.

De tratarse de redes RDSI, existen dos soluciones. Una de ellas, absurda para cualquier sistema informático, es utilizar convertidores analógicos que permiten la utilización de los dispositivos y teléfonos convencionales. Otra es utilizar tarjetas específicas que se conectan al ordenador. Tal vez la solución más inteligente, dada la novedad que suponen estas redes, es utilizar un sistema mixto.

Hay que destacar que una tarjeta RDSI es un enlace apropiado entre la red y el ordenador, pero no influye en el tipo o uso de información enviada. Dicho de otra forma, toda la información enviada por la línea es digital. Si enviamos voz, un facsímil (fax), un fichero, una foto o una secuencia de vídeo es algo irrelevante. Serán otras aplicaciones las encargadas de convertir las señales analógicas a digitales o viceversa. TAPI sólo tiene la misión de gestionar la comunicación, pero no su contenido. Una línea RDSI puede verse como un único dispositivo capaz de transferir tasas de 128 Kbits./sg. o bien como dos dispositivos independientes de 64 Kbits/sg.

En ocasiones no somos conscientes del tipo de dispositivo que se va a utilizar, pues el servicio nos es dado a través de una red local. En efecto, en una organización de cierta entidad puede existir un ordenador que hace la función de servidor de comunicaciones, siendo la red local la encargada de recoger y comunicar cada uno de los puestos con dicha máquina. Ya sea porque hay una red local, o porque existen varios ordenadores que pu

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información