| Artículos | 01 ABR 2007

Tecnologías Intel para servidores

Tags: Histórico
Los administradores de TI de las empresas se enfrentan a unos duros retos hoy en día. Las dinámicas del mundo de los negocios hacen que la infraestructura de TI deba ser fiable, escalable, flexible y, a la vez, potente, sin que por ello haya que pagar más de la cuenta. Conozca la alternativa que le ofrecen los entornos servidor gracias a las tecnologías de Intel.
La primera pregunta que se hace cualquier responsable de sistemas es ¿necesita mi compañía un servidor? Evidentemente, la respuesta es sí. Sin dudarlo, una gran compañía debe contar con servidores, pero la respuesta es extensible también a la pequeña y mediana empresa.
Los servidores ayudan a solucionar las problemáticas en Tecnologías de la Información que presenta cualquier PYME. Diseñados para una amplia gama de requisitos y tamaños de empresas, los servidores pueden ofrecer una mejora inmediata en el rendimiento y en la fiabilidad de las aplicaciones, junto con la potencia necesaria para ayudarle a soportar la ampliación futura de su empresa. Es más, sin una gran inversión económica, este tipo de equipos le ofrecen un mayor rendimiento y fiabilidad que cualquier entorno de sobremesa.
La tecnología de servidor ha dejado de ser exclusiva de las empresas con grandes presupuestos y mucho personal de TI. Las empresas de cualquier nivel pueden beneficiarse de esta tecnología.
La centralización de la protección y de las funciones de seguridad en un sistema de su red puede ser más eficaz y eficiente que distribuir la función fuera de cada equipo de sobremesa. La recuperación y la copia de seguridad de los datos centrales disminuyen el riesgo de las copias erróneas o pérdidas, incrementando así la protección de sus valiosos datos empresariales.
Además, la centralización de los datos y la mejora del acceso a la información y a las aplicaciones disminuyen el tiempo de inactividad, así como permiten que los empleados sean más productivos tanto dentro como fuera de la oficina. Al compartir archivos entre los empleados, ejecutar aplicaciones de cliente/servidor y permitir que la plantilla móvil utilice el acceso VPN, tiene la posibilidad de aumentar las oportunidades de que este modo de trabajo forje una empresa más productiva.
La tecnología de servidor permite la instalación de aplicaciones que pueden ayudarle a consolidar y gestionar información vital sobre sus clientes y operaciones empresariales mientras comparte esta información entre diferentes canales empresariales. Al gestionar y compartir esta información de forma eficaz, podrá analizar y gestionar su empresa de forma más eficaz permitiéndole mejorar los resultados de su empresa.

Los responsables de TI ante los nuevos retos del mercado
Una vez establecida la necesidad de un servidor, debemos plantear los retos a los que se enfrenta cualquier responsable de TI. Estos pueden resumirse en pocas palabras diciendo que todo responsable debe proporcionar con la infraestructura de su empresa más capacidad, flexibilidad, escalabilidad y seguridad sin disparar los costes de adquisición o mantenimiento de la tecnología.
La infraestructura de una empresa debe proporcionar una mayor capacidad de proceso con el fin de poder responder en el menor tiempo posible a los retos que plantean los clientes y los proveedores. Mayor capacidad de proceso o procesos en paralelo, al contar con más de un procesador, pueden permitir a los responsables dar una respuesta más rápida a las peticiones. Pero esta capacidad no debe frenar la posibilidad de adaptación de la empresa. Así, un incremento de trabajo puntual no puede comprometer unos recursos informáticos concretos, disparando así los costes de infraestructura. Debemos pensar en una plataforma que nos permita asignar recursos en función de las necesidades sin que para ello debamos comprometer físicamente las infraestructuras. Estamos hablando de virtualización, un concepto sobre el que volveremos más adelante, pero que nos permitirá asignar recursos de forma virtual para poder satisfacer las necesidades de proceso sin para ello incrementar el hardware disponible para cada tarea. Y esto enlaza con otro de los aspectos que mencionábamos anteriormente, la capacidad de crecer en función de las necesidades de la empresa, sin que para ello sea necesario incrementar en gran medida los gastos en hardware o software, dado que lo que haremos será asignar recursos que estamos infrautilizando para apoyar a otros que estén llegando a un nivel excesivo de trabajo.

Tecnología Intel Multinúcleo
Los procesadores con varios núcleos representan un punto de inflexión fundamental en el mercado. Se basan en un único encapsulado de procesador que contiene dos o más “núcleos de ejecución” del procesado. Con el software adecuado, permiten una ejecución completamente en paralelo de varios subprocesos de software. Para el sistema operativo, cada uno de los núcleos de ejecución aparece como un procesador independiente, con todos los recursos de ejecución asociados.
Al proporcionar un rendimiento y una fiabilidad mejorados, así como un procesamiento simultáneo más eficaz de varias tareas, la tecnología de procesamiento de varios núcleos promete mejorar la capacidad de uso del sistema al proporcionar más flexibilidad y una mayor capacidad de proceso. Por lo que respecta a los servidores, la tecnología de procesamiento de varios núcleos ofrece un rendimiento más escalable, disponible y fiable, mientras que su empresa aprovecha las ventajas de las servidores y hace más con menos.
Los principales beneficios pueden resumirse en mantener la compatibilidad con versiones anteriores; proteger la inversión en aplicaciones e infraestructuras existentes; tecnología de virtualización, de la que hablaremos posteriormente; mayor rendimiento, consumo energético más bajo y prestaciones de fiabilidad más sólidas en comparación con la generación anterior de tecnologías de memoria DDR y PCI Express, una eficaz tecnología de E/S que combina el rendimiento y las prestaciones de las interconexiones serie de próxima generación y proporciona un ancho de banda escalable para aumentar la flexibilidad y velocidad de la red.

Dos procesadores: Intel Xeon e Intel Itanium2
La respuesta de Intel a los retos de las TI tiene dos claros exponentes: los procesadores Intel Xeon e Intel Itanium 2. Para refrescar la memoria, diremos que, desde 2004, los servidores basados en procesadores Intel Xeon son una plataforma de 64 bits que soporta aplicaciones de 32 bits, lo que permite a los clientes migrar desde los entornos tradicionales de 32 bits a los más capaces de 64 bits sin grandes inconvenientes. con la llegada de los procesadores de Intel Xeon de doble núcleo, se ofrece a los clientes la posibilidad de incrementar su capacidad de proceso sin por ello incrementar el consumo de energía, permitiendo a las empresas crecer con sus instalaciones sin por ello necesitar tampoco más gasto para refrigerarlas. Pero la plataforma Intel Xeon da un paso más, y con la llegada de los Intel Xeon de cuatro núcleos se eleva la capacidad de proceso de los centros de datos hasta un nivel máximo sin un incremento similar en consumo de energía. En definitiva, compatibilidad, fiabilidad y potencia de proceso son las referencias de los procesadores Intel Xeon en el entorno servidor.
Un paso más allá nos llevan los procesadores Intel Itanium 2. Ampliaremos posteriormente las posibilidad

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información