| Artículos | 01 ENE 1998

Tecnologías de impresión en color

Tags: Histórico

¿Se ha preguntado en alguna ocasión cómo funciona su impresora? El conocimiento de las tecnologías de impresión es fundamental a la hora de decantarse por uno u otro modelo de impresora. A continuación le explicaremos todos los detalles que debe conocer para hacer una buena elección.

¿Sabe en qué consiste el dithering?

Tal y como se ha explicado en el capítulo anterior, el gran problema que existe a la hora de reproducir imágenes digitales es conseguir un aspecto continuo que simule la calidad analógica (calidad de las fotografías clásicas). Recordemos que en la calidad analógica existe continuidad absoluta tanto en impresión como en colores, y es exactamente lo que se intenta simular en entornos digitales. Para esto, muchas de las tecnologías de impresión (aunque no todas) se basan en un método de engaño al ojo. Este engaño consiste en utilizar diminutos puntos de colores primarios en diferentes proporciones, de forma que el ojo, con la distancia de visionado, los funde en un único color y se consigue la sensación de tener millones de colores. Así, con sólo tres o cuatro tintas opacas, su inyección en diferentes proporciones y su correcto posicionado en el papel se consigue un efecto óptico que simula la utilización de muchos más colores de los que existen en realidad. A esta técnica se la denomina dithering y es utilizada en muchos entornos diferentes además de en los sistemas de impresión. Como se puede suponer, el posicionado de los distintos puntos de colores en el papel es un aspecto fundamental para conseguir un buen efecto. Este posicionado de los puntos se realiza mediante diferentes tramas y las imágenes tramadas son las denominadas imágenes halftone o imágenes en medias tintas.

¿Cuál es la importancia del halftone?

La reproducción de imágenes con sombras (como las fotografías) supone un problema para cualquier dispositivo de impresión. Para entender el problema nos vamos a imaginar que trabajamos con una impresora que sólo tiene un color, por ejemplo, tinta negra. Si deseamos imprimir un rectángulo negro, no hay problema, pues en todo el rectángulo se inyectará tinta. Sin embargo, si deseamos realizar un degradado de negro a blanco pasando por los diferentes tonos de gris, la cosa se complica. Los mecanismos habituales de las impresoras (ya veremos las excepciones) inyectan o no inyectan tinta, pero no existe ningún método mecánico o eléctrico que permita imprimir una tinta gris partiendo de una tinta negra. Aquí es donde entran en acción las medias tintas o halftone. Lo que se hace es tomar una porción de imagen compuesta por una matriz de puntos, por ejemplo, 4 puntos de ancho por 4 de alto. Volviendo al ejemplo, si deseamos un negro completo, entonces inyectaremos tinta en los 16 puntos, consiguiendo una zona completamente negra. Si lo que deseamos es un color blanco, nada más fácil, simplemente no se imprime nada. Pero si deseamos un gris al 50% (50% negro y 50% blanco) lo que se hace es tintar de negro la mitad de puntos de la zona, en nuestro caso 8 puntos, dejando los otros 8 en blanco. Si se trata de un gris con 25% de negro y 75% de blanco, simplemente se calculan los puntos a rellenar de negro. Así, toda la mecánica de la máquina se reduce a inyectar o no inyectar tinta, pero mediante halftone conseguimos simular las sombras que de otra forma serían imposible reproducir.

Si en vez de utilizar únicamente negro utilizamos otros colores, la tarea es la misma, simplemente calcular el número de puntos de la zona que tenemos que imprimir de uno de los colores primarios y el número de ellos que dejamos en blanco. Para simplificar el trabajo de la maquinaria antes de imprimir se debe de llevar a cabo una separación de colores.

¿Por qué es necesaria la separación de colores?

La separación de colores (véase figura de la página anterior) es un paso fundamental a la hora de imprimir imágenes en color. En unos casos será la combinación hardware/software la que resuelva el problema, pero en otros tendremos que ser nosotros mismos. Habitualmente esta tarea se nos da resuelta, sobre todo si trabajamos con impresoras. No ocurre lo mismo si deseamos que nuestro trabajo sea filmado para hacer miles de copias. En este caso tendremos que ser nosotros, o bien uno de los empleados de la imprenta donde llevemos nuestro trabajo, los responsables de realizar la separación de colores. En el caso de la impresora de color, cuando enviamos una imagen RGB a imprimir, el propio controlador de la impresora se encarga de realizar tanto la separación de colores como el dithering. Por este motivo el controlador de la impresora es uno de los factores que más influyen en el acabado final de la imagen.

Sin embargo, aunque nosotros en contadas ocasiones tengamos que realizar una separación de colores, no viene mal saber en qué consiste y como se trabaja con ellas, ya que esto nos ayudará a comprender muchos de los parámetros que habitualmente se utilizan en los diversos programas de autoedición.

La separación de colores consiste en dividir la imagen original en cuatro subimágenes. Cada subimagen se corresponde con uno de los colores primarios del modelo CMYK, es decir, una subimagen de cián, otra de magenta, otra de amarillo y otra de negro. El software analiza los colores de la imagen original y determina, para cada punto, la cantidad de cada color primario que lo compone (recordemos que con la combinación adecuada de colores primarios podemos conseguir cualquier color del espectro). Entonces se almacenan cuatro imágenes en tonos de gris que se comportarán de igual forma que el ejemplo que poníamos para el caso de un solo inyector de tinta negra. A grandes rasgos podemos decir que cada inyector de la impresora imprime una de las imágenes procedentes de la separación de colores. La única misión de los inyectores es lanzar tinta o no lanzarla en función de si el punto de la subimagen que se imprime es negro o es blanco. Evidentemente para llegar a este punto se han tenido que combinar todas las técnicas descritas hasta aquí: dithering, halftone y separación de colores.

Resumiendo, ¿Cuál es el proceso completo

que sigue una imagen hasta que se imprime?

Hemos visto de forma separada cada uno de los procesos que debe seguir una imagen para poder ser lanzada en una impresora basada en el modelo CMYK, que por otro lado son las impresoras más comunes. Recordemos que uno de los factores clave es que la mayoría de las impresoras lanzan tintas opacas y que únicamente se puede lanzar o no lanzar tinta. Entonces, partiendo de una imagen RGB que acabamos de escanear o que hemos recogido de un CD, el proceso que se sigue es el siguiente:

En primer lugar, se realiza la separación de colores, para convertir la imagen original RGB en una imagen CMYK. Una vez tenemos cuatro subimágenes en tonos de grises se trabaja con cada una de ellas por separado. Se aplica una trama a cada separación, variando el ángulo de la trama de una separación a otra, para evitar que las tintas se superpongan al ser impresas. Por ejemplo, podemos utilizar un ángulo de 0º para el amarillo, un ángulo de 15º para el cián, uno de 45º para el negro y 75º para el magenta. Así verificamos que las tintas no se superponen (ya que al ser opacas una ocultaría a la otra), y un punto de la imagen en realidad estará compuesto por cuatro puntos de impresora debidamente alineados. Así, una vez tenemos tramadas todas las separaciones se envía cada una de ellas a cada inyector de la impresora, o bien se imprimen todas ellas en tonos de grises para llevarlas hasta nuestra imprenta favorita.

¿Qué son las tramas estocásticas?

El término estocástico se utiliza fundamentalmente en ambientes estadísticos. Hace referencia al desorden y se mide en términos de probabilidad. En el caso que nos ocupa se aplica a las tramas que se utilizan para halftone. Tradicionalmente l

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información