| Artículos | 01 NOV 2001

Tecnologías de acceso de banda ancha

Tags: Histórico
La explosión en la capacidad del bucle de abonado
Ramón J. Millán.
La enorme rivalidad comercial entre las distintas operadoras de telecomunicaciones y los grandes avances tecnológicos actuales han traído consigo multitud de ofertas de modalidades de acceso de banda ancha que permiten a los usuarios disfrutar de la telefonía clásica, el acceso a Internet a alta velocidad y otros servicios más avanzados. Las tecnologías ofrecidas actualmente en España para llevar la revolución digital a nuestros hogares son: RDSI, ADSL y el cable. La elección de una u otra tecnología depende del uso que se vaya a hacer de la Red y del coste que se esté dispuesto a asumir.

La funcionalidad inicial de Red Telefónica Básica o RTB, con alrededor de 800 millones de líneas de cobre enterradas y aéreas en todo el mundo, ha sido progresivamente ampliada. El objetivo inicial era ofertar telefonía, pero actualmente ya se ha generalizado su utilización para el envío de faxes y la interconexión de ordenadores. No obstante, los 56 kbps que ofrece para la transmisión de datos son insuficientes para la mayor parte de los usuarios domésticos para conectarse a Internet. Las tecnologías RDSI y ADSL, puesto que permiten proporcionar a los abonados servicios digitales de banda ancha sobre las líneas telefónicas de par trenzado de cobre actualmente instaladas, son las utilizadas por las operadoras tradicionales de voz y datos locales para competir con las operadoras de cable, que han empezado a ofrecer servicios de datos de alta velocidad utilizando cablemodems sobre nuevas redes híbridas de fibra óptica y cable coaxial.
Por ello, RDSI y ADSL son las tecnologías por las que apuesta Telefónica, con más de 17 millones de líneas telefónicas en España, para competir con las operadoras de cable en la captación y retención de clientes. Cerca de un 80% de los 17 millones de líneas telefónicas en España, son susceptibles de utilizar ADSL y en la actualidad hay más de 150.000 abonados. En cuanto a la RDSI, que es susceptible de ser instalada casi en la totalidad de las líneas telefónicas, actualmente hay más de 700.000 líneas abonadas. El número de usuarios de cable es ya superior a los 320.000, repartidos entre Cableuropa (ONO) y la Agrupación de Operadoras de Cable (AOC), que integra a las otras once grandes operadoras de cable.
La última tecnología de acceso en aparecer, el servicio de distribución multipunto local o LMDS (Local Multipoint Distribution Service) facilitará la construcción de redes propias de alto ancho de banda a las operadoras de telecomunicaciones con una inversión relativamente pequeña y en un plazo muy corto, siendo una alternativa muy atractiva y que puede frenar la implantación de las tecnologías DSL. En este caso, la conexión se establece mediante radiodifusión celular digital punto a multipunto, donde las señales viajan desde la estación central hacia los diferentes hogares y oficinas (o viceversa), diseminados por toda la célula de cobertura. La tecnología LMDS es la que menos implantación tiene en el mercado, al ser la que más tarde se ha regulado.

RDSI
La Red Digital de Servicios Integrados o RDSI es una red que procede por evolución de la RTB convencional, y facilita conexiones digitales extremo a extremo entre los terminales conectados a ella (teléfono, fax, ordenador, etc.) para proporcionar una amplia gama de servicios, tanto de voz como de datos.
El acceso básico RDSI está constituido por dos canales B a 64 kbps cada uno y un canal D a 16 kbps. Los canales B pueden utilizarse indistintamente, independiente o simultáneamente, para voz y datos, sólo para voz o sólo para datos; el canal D se utiliza para señalización y provisión de servicios suplementarios.
La RDSI aprovecha la infraestructura de usuario actualmente existente. Cuando el cliente solicita un acceso básico RDSI, se le instalará un dispositivo de terminación de red o TR1 en forma de cajetín o roseta conectado permanentemente a la red eléctrica, con dos puertos para que pueda conectar directamente sus terminales RDSI (teléfono, tarjeta de red) como se muestra en la Figura 1. Si lo desea, se le puede instalar un modelo de terminación de red TR1 mixto con dos puertos adicionales específicos para conectar hasta dos dispositivos analógicos (teléfono, fax, etc.).

ADSL
La tecnología de línea de abonado digital asimétrica ó ADSL (Asyncronous Digital Subscriber Line) es una nueva tecnología para modems, que proporciona un acceso asimétrico y de alta velocidad a través del par trenzado de cobre actualmente instalado en las oficinas y casas de los usuarios de la RTB.
El sistema de acceso ADSL se compone de dos módems en cada extremo de la línea telefónica, tal y como se ilustra en la Figura 2, creándose tres canales de información: uno descendente (de la central al domicilio del abonado) de hasta 2 Mbps -que podrá llegar hasta los 8 Mbps en un futuro-, otro ascendente (del domicilio del abonado a la central) de hasta 300 kbps, y el del servicio telefónico básico a 64 kbps. El hecho de que el canal de recepción tenga mayor velocidad que el canal de envío de datos, es decir, que el acceso sea asimétrico, se adapta perfectamente a los servicios de acceso a información como en la navegación por Internet, en los que normalmente el volumen de información recibido es mucho mayor que el enviado. El ADSL sólo es factible actualmente si la distancia entre la central y el domicilio del usuario es menor a 3,5 km.
El canal del servicio telefónico básico es separado del módem digital mediante filtros, garantizando así la continuidad del servicio telefónico ante una caída o fallo de dicho módem, lo cual es una ventaja respecto a RDSI. El hecho de que los modems ADSL incorporen la función que separa la voz de los datos es además muy interesante para los usuarios finales, que pueden de esta forma utilizar simultáneamente el teléfono y, por ejemplo, acceder a Internet.

El cable
Una red Híbrida Fibra Óptica-Coaxial o HFC es una red de telecomunicaciones por cable que combina la fibra óptica y el cable coaxial como soporte de la transmisión de señales.
En la Figura 3 se presenta un esquema de una red de cable. La cabecera se encarga de recibir y procesar las señales de televisión, de enviar y recibir las señales de telefonía procedentes de los abonados y de convertir al nivel físico las señales de datos, de forma que puedan ser enviados a través de fibra óptica a la red de distribución. La red troncal suele presentar una estructura de anillos redundantes de fibra óptica que une a un conjunto de nodos de distribución que sirven a unos 500 hogares pasados. En los nodos de distribución se produce una conversión óptico-eléctrica, para poder distribuir la señal a través del cable coaxial que llega hasta la red del abonado. La distancia que recorren las señales descendentes desde la cabecera hasta el hogar del abonado puede ser de hasta 80 km, de los cuales sólo unos 2 km corresponden al coaxial. El acceso mediante cable necesita de un tendido nuevo o la modificación del existente, por lo cual su despliegue de cara a la operadora es mucho más caro, está limitado a grandes capitales y es muy lento en comparación con las tecnologías ADSL y RDSI.
Las operadoras de cable dan acceso a un gran número de canales y, generalmente, ofertan ta

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información