| Artículos | 01 ABR 2007

Tecnología virtual

Tags: Histórico
Resultados reales
Alejandro Solana.
La virtualización es hoy uno de los temas más actuales de la industria de TI. Lo que era una tecnología que sólo se desplegaba para permitir el particionamiento del hardware mainframe, ahora se emplea para una amplia variedad de propósitos en las organizaciones de todo el mundo. Incluso hasta hace poco tiempo se ha visto como algo adecuado sólo para grandes data centers corporativos, pero empresas de menor tamaño están dándose cuenta de sus beneficios.

La virtualización es una capa abstracta que separa el hardware físico del software que corre por encima, dejando un margen para una mayor flexibilidad y la utilización de los recursos de TI. Para los servidores esta tecnología permite múltiples máquinas virtuales –incluso aquellas que corren sobre diferentes sistemas operativos- que operan de forma aislada sobre la misma máquina. Esto significa que las VM (máquinas virtuales) se gestionan, se actualizan y se manipulan de una forma sencilla como los ficheros –haciendo del aprovisionamiento de una máquina virtual un proceso rápido y simple. Según Brian Gammage, de Gartner, la virtualización es “la tecnología más agitadora que afronta el PC en una década”, ante todo porque ha deshecho lo que antes se veía como el enlace irrompible entre el hardware y el software.

No sólo consolidación de servidor
En sus primeros tiempos la virtualización se empleaba típicamente para proyectos de consolidación de servidor en grandes data centers, y aunque ésta ya no es la única y principal fuerza motriz que hay detrás de la proliferación de la tecnología, permanece como la principal. El software de virtualización permite que múltiples servidores físicos se consoliden sobre una única pieza de hardware como máquinas virtuales. Los data centers se benefician de un mayor uso y por más tiempo de los recursos informáticos; el ratio de utilización de un servidor estándar típicamente está en torno al 10-15 por ciento, mientras que un servidor virtualizado ejecuta todo por encima del 80 por ciento de los recursos.
La consolidación de servidor a través de la virtualización ha demostrado que es el camino más eficaz para abordar la problemática de los costes asociados a la potencia y el espacio, que crecen exponencialmente. Sin embargo, los proveedores tienen ganas de demostrar que los beneficios de la virtualización van mucho más allá. En particular, la importancia cada vez mayor de mirar los costes medio ambientales asociados con la tecnología está favoreciendo que los gestores consideren con más atención que nunca el impacto de sus estrategias de compra de tecnología.

Continuidad de negocio
La consolidación de servidor ha sido el primer paso en muchos proyectos de consolidación, pero la tecnología ahora se emplea para desarrollar una solución de continuidad de negocio eficaz. Recuperarse de una caída del sistema con una máquina virtual es un proceso mucho más sencillo que la recuperación de un servidor físico, ya que los sistemas pueden transformarse fácilmente en archivos y después ser restaurados en un servidor objeto. La vida que corre en las máquinas virtuales se puede mover también desde un sistema físico a otro mientras que mantiene la disponibilidad de servicio sin interrupciones y, de esta forma, el hardware puede ser fácil y rápidamente redundado antes de que haya una caída del sistema. Esto puede ayudar a la organización a mantener los sistemas a través de parches y de aplicar service packs, sin que afecte al soporte del usuario final.
Emplear la virtualización para continuidad de negocio es especialmente atractivo para pymes sin presupuesto para sistemas redundantes caros. A diferencia de estas soluciones dedicadas, el software de virtualización puede ofrecer beneficios reales en la planificación de recuperación de desastres. En especial, proporciona a las empresas más pequeñas una plataforma para su crecimiento y puede minimizar la necesidad de gastos en nuevo hardware.

La batalla por el sobremesa
Quizás el área donde la virtualización ha tenido un mayor impacto es en el nivel del sobremesa. Lo que a menudo se define como Assured Computing Environments (Entornos Informáticos Seguros) se ha visto como una vía eficaz de proporcionar a los contractors y a la plantilla que trabajan en modo remoto, una imagen del sobremesa estándar sobre la que toda la información es segura y el acceso a las aplicaciones está controlado de forma estricta. Los sobremesas virtuales hospedados de forma centralizada (Virtual Desktop Infrastructures, o VDI) son viables y atractivos para informática think client o terminal servers. La principal diferencia entre los sobremesas virtuales y otras aproximaciones es que los usuarios acceden desde sus propios entornos PC en lugar de emplear un entorno de aplicaciones compartidas. Con las VDI, los usuarios interactúan con un sobremesa real que parece y se comporta como su PC normal. Un beneficio añadido es que todos y cada uno de los usuarios está aislado del resto, por lo que aumenta la seguridad. Esto es porque no hay un camino para que el malware pueda escapar de un contenedor virtual, que se puede también utilizar para proteger a los usuarios finales de infectarse con un virus de forma involuntaria.
Además, con el desarrollo de plataformas de virtualización cada vez más sofisticadas, un número creciente de proveedores tienen como objetivo proporcionar herramientas que soporten y mejoren esta tecnología. La “comunidad de la virtualización” ha desarrollado herramientas de replicación y backup para las máquinas virtuales, y herramientas de gestión y monitorización para infraestructuras virtuales. La influencia del movimiento Open Source puede sentirse en el mercado de la virtualización, con un grupo de jugadores clave que trabajan para abrir la tecnología.

El futuro
La virtualización está revolucionando la forma en la que los servicios se provisionan dentro de las organizaciones. En los próximos tres años empezará a ejercer una mayor influencia en el sobremesa, ya que las máquinas virtuales se convertirán en clave de las estrategias de TI en las empresas. El despliegue de aplicaciones se convierte en algo más seguro y sencillo, y con esto en la mente, más y más desarrolladores están distribuyendo software en forma de dispositivos virtuales. Este enfoque combina el despliegue sencillo de software con las ventajas de un dispositivo preconfigurado que elimina problemas de configuración y de sistema operativo. Con los dispositivos virtuales, el software se convierte en un servicio autónomo que puede ejecutarse en cualquier lugar y se saca beneficio de la funcionalidad de restauración y backup.
Otro de los grandes retos de los directores de TI es reaccionar rápidamente a los cambios del negocio y proporcionar soluciones tecnológicas flexibles. La virtualización permite mayores niveles de flexibilidad, incluso más que antes –los backups de entornos completos pueden restaurarse como librerías de máquinas virtuales y los entornos corporativos se pueden desplegar rápidamente casi desde cualquier lugar. Este es el grado de flexibilidad que hará de la virtualización una plataforma estándar para la construcción de infraestructuras informáticas cada vez más avanzadas. a style=position:ab<

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información