| Artículos | 01 ENE 2003

Tecnología despuésde la "crisis": tendencias

Tags: Histórico
Jorge García.
Con lo que está cayendo, parece complicado hablar de tecnología y del valor que ésta puede crear en la empresa. Por eso deberíamos dejar claras algunas cosas: la tecnología en sí no crea valor, ni siquiera aumenta la productividad, pero es una poderosísima herramienta para cambiar nuestros procesos y esto sí que nos permite aumentar la productividad y por tanto crear valor. La tecnología no es la culpable de esta crisis pero, desde luego, tampoco es la solución.

Mucho se ha escrito sobre la crisis de la nueva economía , casi tanto como se había escrito en su día sobre su llegada y lo enormemente felices que iba a hacernos el uso de cualquier tecnología por peregrina que fuera. Pero, como ocurre frecuentemente, se han mezclado cosas distintas, de hecho no ha existido crisis de la tecnología sino crisis de las empresas tecnológicas o, mejor dicho, de algunas empresas tecnológicas.
La crisis, entendida como la explosión de la burbuja tecnológica que había llevado a las empresas del sector a valoraciones totalmente desorbitadas, produjo un cambio radical en la visión de las TI, haciendo que cualquier empresa tecnológica, fuera o no correcta su estrategia, sufriera la penalización del sector. Es cierto que la valoración de muchas empresas era totalmente injustificada pero también lo es que en esta crisis, como en todas, “han pagado justos por pecadores”.
Pero más allá de la crisis financiera de estas empresas se encuentra un efecto más profundo que se ha traducido en una desconfianza de las empresas hacia las TI, que hace que cualquier directivo se lo piense mucho antes de tomar la decisión de invertir en tecnología. Si hace unos años todo valía y muchas empresas implantaban las últimas tecnologías con los ojos cerrados y sin mirar siquiera el coste, hoy el ROI de estas inversiones debe ser claroy medible.
El cambio de perspectiva ha sido claro, en estrategia de inversión en TI hemos pasado del “nice to have” -en el que se implantaba la tecnología más sofisticada sin pensar en implicaciones económicas- al mucho más coherente “need to have”, en el que sólo se adoptan aquellas tecnologías capaces de demostrar su potencial de creación de valor de manera inmediata.
Pero ¿cómo afecta la tan traída y llevada crisis a las PYMES? Su problema es sustancialmente diferente, necesitan soluciones y la tecnología sólo les ofrece productos. La PYME percibe la tecnología como algo tremendamente complejo, difícil de gestionar y alejado de su trabajo diario, y muchas veces los fabricantes no son capaces de dar respuesta a estas necesidades. Además, la percepción de la tecnología se ve hoy condicionada por esta crisis de confianza, y las pequeñas y medianas empresas tienen hoy, como las grandes, la sensación de que la tecnología no cumple lo prometido. Pero dejando de lado esta pseudocrisis, a nadie le queda duda de lo crítica que es hoy la tecnología, y lo seguirá siendo cada vez más en el futuro: la no utilización de la tecnología puede dejarnos fuera del mercado, sea cual sea nuestro sector o nuestro segmento.
Y en el corto plazo, hay tres conceptos que protagonizarán la inversión en tecnología: seguridad, entendida más bien como confianza, convertir la tecnología en un recurso totalmente fiable; integración, conjunto de soluciones que tienen el objetivo común de tratar de poner orden en el caos en que se habían convertido los sistemas de muchas organizaciones, la adaptación y el entendimiento entre los distintos sistemas; y movilidad, entendida como ubicuidad, acceso desde cualquier lugar, a cualquier hora a nuestros sistemas. GPRS abre un nuevo mundo de posibles aplicaciones avanzadas que pueden dotar a la empresa de una valiosa herramienta para maximizar la productividad.

Jorge García, Director de análisis de IDC

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información