| Artículos | 01 DIC 2009

Tecnología de servidor, la respuesta a los retos de las TI

Tags: Histórico
Los retos de las empresas son cada vez mayores y la tecnología se presenta como la solución a muchos de ellos con propuestas que buscan aportar a los profesionales una respuesta eficiente y efectiva a sus necesidades. Conceptos tales como ahorro energético, virtualización y rendimiento inteligente adquieren un protagonismo real en este momento, y son las posibilidades que ofrece la tecnología como respuesta a los retos que plantean las empresas. Conozca de primera mano cómo la tecnología para servidores de Intel ofrece una opción tecnológica que busca satisfacer las demandas de los centros de datos.

Los retos para 2010
La consultora Gartner hacía público un reciente estudio en el que mostraba las principales tendencias para este año 2010. Así, y partiendo de esta base, hemos querido proponerles alternativas tecnológicas que aportan los servidores para poder acometer estos retos con garantías.
Son 10 las grandes tendencias que desgrana la consultora: cloud computing, analítica avanzada, TI ecológica, cliente computing, reorganización del centro de datos, social computing, seguridad, memorias flash, aplicaciones móviles y virtualización bajo demanda. Analicémoslas brevemente antes de hablar de propuestas tecnológicas.
Cloud computing no es algo nuevo y, de hecho, se estima que el 71 por ciento de las empresas lo utilizarán. No elimina costes, pero ayuda a reestructurarlos, y la consultora pone sus miras en las empresas que ofrecen servicios en la nube. Por su parte, tras muchos esfuerzos para obtener datos, información, llega el momento de analizarlos para obtener ventajas competitivas de ellos, lo que ayudará a prever lo que va a pasar antes de que esto ocurra.
El respeto por el Medio Ambiente es, por suerte, una prioridad, apoyándose en las reducciones de consumos y en tendencias tales como el e-documento, el teletrabajo o la telepresencia. Y tampoco es novedoso el concepto de client computing, si bien las compañías podrán pensar en reestructurarlo en función de las nuevas definiciones del espacio de trabajo individual que permite la tecnología.
Los costes asociados al centro de datos y a su mantenimiento, sobre todo, hacen que la consultora se replantee la forma de construirlo y ampliarlo. Mientras una tendencia que mezcla lo personal y lo profesional, lo laboral y, sobre todo lo social, acabará llevando a las empresas hacia las denominadas redes sociales.
Tampoco es nueva la seguridad, si bien el acento lo pone Gartner ahora no en la seguridad reactiva, sino en la preactiva, anticipándose a las amenazas estudiando los comportamientos sospechosos. Por su parte, la memoria Flash reduce los costes de almacenamiento a la vez que mejora el rendimiento, lo que las hace apreciadas tanto en el terreno empresarial como en el del consumo.
Otra evolución imparable es la de las aplicaciones móviles, que, dado el crecimiento exponencial de usuarios, seguirán creciendo en su uso y en sus posibilidades, llegando a ofrecer alternativas a lo que hasta la fecha sólo podía ofrecer el PC. Y, por último, la virtualización bajo demanda, una alternativa que reduce costes y complejidad a los responsables de TI.

Ahorro en el consumo energético
El consumo de energía en el centro de datos se ha convertido en una gran preocupación para las empresas. Desde el año 2002, los costes de electricidad han aumentado en un 5,5 por ciento al año, y las organizaciones están ahora dedicando aproximadamente en energía y refrigeración la mitad de cada dólar gastado en hardware. Según Gartner, se espera que este ratio aumente sustancialmente a lo largo de los próximos años.
Una estrategia clave para reducir el consumo de energía es la consolidación de servidores antiguos en otros equipos nuevos. El procesador Intel Xeon serie 5500, gracias a la Intel Intelligent Power Technology, esto es, la Tecnología de Energía Inteligente, ofrece mejoras automatizadas en el ahorro de consumo energético, proporcionando a los usuarios un mayor control de sus gastos en electricidad. Entre estas prestaciones se destaca un nivel de consumo en modo de inactividad de tan sólo 10 vatios, lo que supone una reducción del 50 por ciento en comparación con los procesadores de la generación anterior. Nuevas puertas de energía integradas, basadas en la tecnología exclusiva de puerta de metal con high-k k de Intel, permiten a los núcleos en inactividad desconectarse de forma independientemente.
El procesador Intel Xeon serie 5500 también lleva a un nuevo nivel el uso inteligente de la energía, ofreciendo hasta 15 estados operativos automáticos, lo que crea importantes mejoras en la gestión de energía del chip, ajustando el consumo energético basándose en el volumen de información que fluye a través de un sistema en tiempo real, sin sacrificar con ello el rendimiento.
Las pruebas comparativas de Intel indican que un centro de datos de tamaño medio, con 6.000 operaciones simultáneas en servidores basados en procesadores Intel Xeon de 45nm, podría ahorra 316.000 dólares en costes de consumo de energía cuando se compara con el empleo de la generación anterior de procesadores de doble núcleo de 65nm.

Gestión inteligente del rendimiento
No se trata tanto de contar con una tecnología que ofrezca el máximo en cada momento, sino de contar con aquella que sea capaz de adaptar sus flujos de trabajo y sus capacidades a las necesidades del propio centro de datos de forma dinámica.
Intel Turbo Boost Technology es una de las tecnologías que Intel ha implementado en la microarquitectura Intel de nueva generación, conocida por su nombre código Nehalem. Esta tecnología incrementa de forma automática la velocidad de procesamiento de los núcleos por encima de la frecuencia operativa básica si no se han alcanzado los límites especificados de energía, corriente y temperatura. Junto con la tecnología Intel Hyper-Threading Technology, aumenta el desempeño para cargas de trabajo que ejecutan uno o varios subprocesos. Intel Turbo Boost Technology se activa cuando el sistema operativo solicita el estado de máximo desempeño del procesador. La frecuencia máxima de Intel Turbo Boost Technology depende de la cantidad de núcleos activos. El tiempo durante el cual el procesador se mantiene en el estado de Intel Turbo Boost Technology depende de la carga de trabajo y del entorno operativo, para ofrecerle el desempeño que necesita, en el momento y en el lugar en que lo necesita.
Cuando el procesador funciona por debajo de los límites y la carga de trabajo del usuario exige mayor desempeño, la frecuencia del procesador aumentará de forma dinámica en 133 MHz a intervalos breves y regulares hasta alcanzar el límite superior o la cantidad máxima posible de núcleos activos. En cambio, cuando se alcanza alguno de los límites o se supera, la frecuencia del procesador disminuirá de forma automática en 133 MHz hasta restablecer el funcionamiento del procesador dentro de sus límites operativos.
Con esto, el rendimiento del sistema se adapta a las necesidades del usuario, permitiendo así, cuando sea necesario, presentar un menor consumo de energía, otro de los factores a tener en cuenta en los centros de datos, como veíamos anteriormente.

Virtualización
La tecnología de virtualización de Intel, asistida por hardware, aumenta la capacidad de administración, la seguridad y la flexibilidad en los entornos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información