| Artículos | 01 ABR 2005

Tecnología a todo gas

Tags: Histórico
Ya casi es imposible imaginar alguna parcela de nuestras vidas en la que no esté presente la tecnología. El automóvil se ha convertido en una extensión natural de los dispositivos que habitualmente nos acompañan, y tanto estos como los vehículos se benefician de los últimos avances informáticos y técnicos. Vamos a conocerlos más a fondo.

La tecnología ha sido pieza clave para la creación –hace más de 100 años- de la industria de la automoción y su posterior desarrollo. Hubo una época en la que los avances provenían más de la parte mecánica (tracción, consumos, frenada, etc.). En la actualidad, la tecnología se hace patente de un modo más visual, a través de los sistemas de localización por satélite, reproductores de DVD que nos simula estar más en una cabina de primera clase de un avión que en un turismo mientras vemos una película o conectamos una consola de juegos. Pero también la tecnología ha tenido mucho que ver en diversos sistemas de seguridad como el archiconocido ABS, o el control de tracción, opciones ya muy extendidas en coches de gama media y media baja. Ahora los ingenieros buscan nuevos desarrollos para hacer una conducción más cómoda y sencilla: faros bidireccionales, alertas al conductor ante un cambio de carril e incluso aviso de fatiga.

Realidad Virtual
Uno de los puntos comunes a la mayoría de los fabricantes es emplear sistemas de realidad virtual para desarrollar el vehículo. Uno de los motivos para pasar primero el futuro coche por un laboratorio de realidad virtual –preferiblemente en 3D- es el ahorro de costes, además de otras ventajas. En el Centro de Realidad Virtual de Alcalá de Guadaira los ingenieros no sólo pueden visualizar el modelo en desarrollo. Los ingenieros de Audi –por ejemplo- explican por qué el modelo TT -deportivo- dispone en su parte trasera de un pequeño deflector de aire. Este elemento en cuestión no es un mero adorno, se instaló porque a partir de cierta velocidad el aire formaba un rebufo que se alojaba peligrosamente debajo del paragolpes trasero, ejerciendo una fuerza hacia el exterior que podía hacer levantar el coche del suelo.
Un fabricante de coches necesita elaborar un promedio de 60 prototipos antes de que un modelo salga al mercado en su versión definitiva, y el coste de cada unidad se eleva a un millón de euros (aproximadamente). Sin embargo, la Realidad Virtual abarata estos costes en gran medida, ya que el número de prototipos se reduce a unas pocas unidades y los errores se detectan antes de llegar al modelo final.

La frenada del futuro: ANB
Hace exactamente 20 años que Mercedes y Ford incluían el sistema de frenado ABS (Anti Block System, una patente de Bosch en 1936), un sistema que cuando el conductor hundía el pie sobre el freno evitaba el bloqueo de la rueda, lo que permitía a los coches frenar en menos metros; crucial para evitar un golpe. Hoy se ha avanzado sobre la frenada de modo preventivo. La alemana Volkswagen ha desarrollado la Asistencia en Frenada de Emergencia (ANB): un sensor que proporciona información sobre el vehículo inmediatamente anterior o cualquier obstáculo que pudiera aparecer así como la velocidad a la que se circula. Los sensores funcionan en todo momento y si percibe que la velocidad es excesiva o se puede producir una colisión, el sistema inicia una rápida deceleración del coche que podría dar lugar a una frenada brusca.
Ford, que no concibe un coche en la actualidad que no disponga como mínimo de ABS y airbag, cree que en el futuro los coches deberán integrar de serie tanto navegadores GPS como la posibilidad de conectarse a la red de información de tráfico.
Como ya es una realidad tangible que Internet se ha colado hasta en el salpicadero del coche; y como cada vez se hace más hincapié en que determinadas actividades pueden resultar peligrosas -hablar por teléfono móvil, fumar, etc.- los fabricantes de dispositivos electrónicos modifican sus máquinas para conseguir que las acciones puedan ser procesadas de manera oral, de modo que el usuario pueda conducir mientras una voz sintetizada lee el correo electrónico.
Sin embargo hace ya 5 años que Cadillac incorporó en su modelo Sevilla –sólo para el mercado americano- un revolucionario sistema orientado a la visión nocturna a través de la diferencia térmica, alcanzando una distancia cinco veces superior al campo de visión logrado por los faros más potentes existentes en la actualidad, y capaz de reflejar en la superficie del parabrisas la imagen infrarroja del objeto situado en la calzada. Este sistema que, lógicamente, sólo funciona con seres que emanen calor, ha sido imitado por otros fabricantes que han dado una vuelta de tuerca adicional. Así, DaimlerChrysler ha trabajado en sistemas similares que permitan visualizar incluso objetos inanimados que no emitan calor.

Navegadores: para no perderse
Entre las últimas innovaciones por las que está apostando fuertemente la inmensa mayoría de los fabricantes de vehículos hay que señalar los equipos de navegación. Estos sistemas que hasta no hace muchos años eran extras al alcance de unos pocos privilegiados bolsillos –su precio oscilaba en torno a los 3.000 euros hace menos de 3 años- se han convertido ya en elementos casi de serie. Y es que la competencia es sumamente feroz. Los fabricantes de coches –a través de acuerdos con fabricantes para instalarlo de serie- tienen que luchar contra los que ofrecen el mismo producto en PDA. HP, Dell, Palm o Airis, por citar algunas marcas, venden en su catálogo de productos PDA con la posibilidad de adquirir un módulo GPS y el software necesario por unos 400 euros de media. La ventaja que más salta a la vista de estos navegadores es que además pueden usarse como ordenadores de bolsillo.
Con un precio un poco más elevado pero dedicado 100% a la navegación, Tom Tom Go! presentó hace unos meses una solución móvil instalable en el coche. El producto de Tom Tom Go se basa en un pequeño dispositivo –sus formas recordaban los antiguos iMac- con pantalla táctil para introducir las instrucciones. Entre otras personalizaciones, el usuario puede seleccionar una voz masculina o femenina para que le indique la ruta a seguir. Una ventaja añadida de este producto frente a los PDA es que su pantalla no es retroluminiscente, lo que evita que por la noche o en condiciones precarias de iluminación la luz que desprenden estos dispositivos pueda molestar al usuario. La luz de Tom Tom Go es de un azul claro sin brillos excesivos. La cartografía empleada en estos dispositivos ha sido proporcionada por Tele Atlas.

Convergencia de soluciones
Respecto a los fabricantes dedicados en cuerpo y alma al entretenimiento en el coche – Pioneer, Kenwood, Navman...- se ha apreciado una tendencia orientada a unir en un mismo producto equipos de audio, vídeo y navegación. Esto supone una serie de matices. Mientras que para vehículos con equipos de navegación previamente instalados el salpicadero del coche ha de adaptarse a la pantalla de cristal líquido, cada vez más fabricantes optan por dispositivos cuya pantalla sea motorizada y giroscópica. De este modo, el LCD sólo asoma si el usuario usa el navegador, plegándose en posición horizontal y escondiéndose dentro del hueco destinado para el dispositivo. Estos integran además más funcionalidades que enriquecen la experiencia del co

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información